Oji­to con Pa­pá Noel

La Vanguardia - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Co­mo Pa­pá Noel (a.k.a. San­ta Claus) se pa­sa el año en sus dos re­si­den­cias ha­bi­tua­les –la de La­po­nia y la del polo Nor­te–, qui­zá no se ha en­te­ra­do de có­mo lo uti­li­zan en cier­tos lu­ga­res de Eu­ro­pa. Em­pe­ce­mos por Alicante. En es­ta ciudad, que aho­ra tie­ne co­mo al­cal­de a Luis Bar­ca­la, del PP, ca­da año, cuan­do lle­gan es­tas fe­chas ins­ta­lan una Ca­sa de San­ta Claus para que los ni­ños se ha­gan una foto con el bar­bu­do. Pe­ro es­te fin de semana, que es cuan­do em­pe­zó a fun­cio­nar, se en­con­tra­ron en la en­tra­da un car­tel que re­za­ba: “Prohi­bi­do ha­cer fo­tos con el mó­vil”. A con­ti­nua­ción, el pre­cio que de­ben pa­gar para que un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal les ha­ga las fo­tos: 5, 8 y 10 eu­ros por uno, dos o tres re­tra­tos.

No es al­go que me sor­pren­da mu­cho. En los años cin­cuen­ta, cuan­do era ni­ño y vi­vía en Sants, en la en­tra­da del Mer­cat Nou po­nían a un Rey Ma­go. Te sen­ta­bas en sus ro­di­llas y un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal te to­ma­ba una foto que, pa­sa­dos unos días y con­ve­nien­te­men­te re­ve­la­da, re­co­gías pre­vio abono de una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de pe­se­tas. Pe­ro en aque­lla épo­ca no ha­bía mó­vi­les. Aho­ra, sí. Por eso en Alicante la prohi­bi­ción de ha­cer fo­tos

El com­por­ta­mien­to éti­co de San­ta Claus es­tá ca­da vez más en en­tre­di­cho

con el mó­vil y la obli­ga­ción de pa­gar para te­ner un re­tra­to he­cho por un “fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal” des­agra­da a par­te de la po­bla­ción, em­pe­zan­do por los par­ti­dos de la opo­si­ción, que re­cuer­dan que los años an­te­rio­res –cuan­do go­ber­na­ba el PSPVPSOE con Guan­yar y Com­pro­mís– los pa­dres fo­to­gra­fia­ban a sus hi­jos jun­to a Pa­pá Noel y no pa­ga­ban ni un du­ro. La por­ta­voz so­cia­lis­ta di­ce que quie­re ver el ex­pe­dien­te de la ad­ju­di­ca­ción de la Ca­sa de San­ta Claus para ave­ri­guar el mo­ti­vo por el que el PP op­tó por una ofer­ta que in­clu­ye pa­go obli­ga­to­rio por ha­cer­se la foto, y si se pi­die­ron tres pre­su­pues­tos o se ad­ju­di­có a de­do: “Nos pa­re­ce ver­gon­zo­so que el señor Bar­ca­la apro­ve­che la Na­vi­dad para ha­cer ca­ja. No es nor­mal que los pa­dres ten­gan que pa­gar cin­co eu­ros para fo­to­gra­fiar­se con Pa­pá Noel”.

Mien­tras tan­to, en Ale­ma­nia, en la ciudad bá­va­ra de Roth, el con­flic­to que in­vo­lu­cra a Pa­pá Noel es otro. Ca­da di­ciem­bre, en el cen­tro de la ciudad po­nen un ár­bol de Na­vi­dad. Tra­di­cio­nal­men­te, los ni­ños cuel­gan cartas con la lis­ta de los re­ga­los que quie­ren re­ci­bir el día 25. Es­cri­ben su nom­bre, su edad y, ló­gi­ca­men­te, la di­rec­ción en la que el hom­bre bar­bu­do de­be en­tre­gar los re­ga­los. Pues es­te año no pue­den col­gar cartas. Por­que, se­gún el nue­vo Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos de la Unión Eu­ro­pea (que en­tró en vi­gor el 25 de ma­yo pa­sa­do), esas mi­si­vas no se pue­den en­viar a Pa­pá Noel sin el con­sen­ti­mien­to es­cri­to de los pa­dres, acep­tan­do de for­ma ex­plí­ci­ta que esos da­tos pue­dan com­par­tir­se con ter­ce­ros.

Ya no es só­lo que el in­di­vi­duo que ves en la puer­ta de las tien­das y los cen­tros co­mer­cia­les se pa­se el día re­pi­tien­do el son­so­ne­te re­pug­nan­te del “Ho, ho, ho!” y sea a me­nu­do un cur­da con pa­ra­fi­lias sino que, ade­más, aho­ra es­tá cla­ra­men­te in­vo­lu­cra­do en una red que, por ca­da foto que te ha­ces con él, te ex­tor­sio­na eco­nó­mi­ca­men­te y, ade­más, al­ma­ce­na tus da­tos para, lue­go, pa­sar­los a ter­ce­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.