Bar­ce­lo­na, ca­pi­tal eu­ro­pea de mo­vi­li­dad

La Vanguardia - - OPINIÓN -

BAR­CE­LO­NA li­de­ra­rá los pró­xi­mos sie­te años, pro­rro­ga­bles a otros sie­te, el desa­rro­llo de un modelo de mo­vi­li­dad ur­ba­na, un pro­yec­to eu­ro­peo en el que par­ti­ci­pan tre­ce ciu­da­des eu­ro­peas, en­tre ellas Ams­ter­dam, Co­pen­ha­gue, Ham­bur­go, Hel­sin­ki o Es­to­col­mo, die­ci­sie­te em­pre­sas co­mo Seat, BMW, Sie­mens, Ama­deus o Volks­wa­gen y die­ci­ocho uni­ver­si­da­des, en­tre las que se en­cuen­tran la UPC, Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don o la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na. La de­sig­na­ción, de­ci­di­da el pa­sa­do miér­co­les por el Ins­ti­tu­te of In­no­va­tion and Tech­no­logy (EIT), tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ac­tuar co­mo un gran la­bo­ra­to­rio eu­ro­peo de so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles y efi­cien­tes para los re­tos que plan­tea hoy la mo­vi­li­dad ur­ba­na. El pre­su­pues­to del pro­yec­to ron­da los 1.600 millones de eu­ros.

Se tra­ta, sin du­da, de una gran no­ti­cia para la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Des­de que Bar­ce­lo­na per­dió la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, ha­ce tres años, el co­mi­sio­na­do para la Pro­mo­ción Eco­nó­mi­ca del Ayuntamiento se pu­so a tra­ba­jar, jun­to con re­pre­sen­tan­tes de otras ins­ti­tu­cio­nes, para cons­ti­tuir el con­sor­cio MOBILus (Mo­bi­li­tat per a Es­pais Ur­bans Ha­bi­ta­bles), en el que par­ti­ci­pan ciu­da­des eu­ro­peas, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y uni­ver­si­da­des de pri­mer ni­vel y em­pre­sas pun­te­ras en au­to­mo­ción, mo­vi­li­dad y tec­no­lo­gía apli­ca­da al sec­tor. Un tra­ba­jo rea­li­za­do de for­ma dis­cre­ta que cul­mi­nó el miér­co­les con la de­ci­sión en su fa­vor adop­ta­da por el EIT en Bu­da­pest, y cu­ya se­de se es­ta­ble­ce­rá, en prin­ci­pio, en las ins­ta­la­cio­nes de Ca l’Alier, en el Po­ble­nou.

Bar­ce­lo­na tie­ne una gran tra­di­ción en el desa­rro­llo téc­ni­co y la in­no­va­ción de la mo­vi­li­dad ur­ba­na. Por ejem­plo, fue la pri­me­ra ca­pi­tal en do­tar­se de la lla­ma­da on­da ver­de, ha­ce más de me­dio si­glo, por la que los se­má­fo­ros se po­nían en ver­de a me­di­da que avan­za­ba la cir­cu­la­ción, lo que en su día cons­ti­tu­yó una no­ve­dad muy ce­le­bra­da. Una tra­di­ción que el EIT ha te­ni­do en cuen­ta, por­que los avan­ces en es­te sec­tor han se­gui­do im­ple­men­tán­do­se co­mo, en­tre otras ini­cia­ti­vas, las su­per­man­za­nas; la nor­ma­ti­va que obli­ga a las bi­ci­cle­tas a ba­jar de las ace­ras; la re­gu­la­ción de los vehícu­los de mo­vi­li­dad per­so­nal; el des­plie­gue de la red oc­to­go­nal de au­to­bu­ses o el desa­rro­llo del sis­te­ma de co­ches y mo­tos com­par­ti­das. Es de­cir, que Bar­ce­lo­na dis­po­ne de un back­ground del que se pue­den be­ne­fi­ciar to­das las ciu­da­des eu­ro­peas. Pe­ro no es só­lo eso. La ca­pi­tal ca­ta­la­na ob­tie­ne con es­ta con­ce­sión un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal que le pue­de be­ne­fi­ciar en sus ex­pec­ta­ti­vas de apos­tar por ser se­de de un sis­te­ma em­pre­sa­rial de in­no­va­ción e in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.