Me­de­llín vi­ve

Aun en esa vo­rá­gi­ne de un mundo cri­mi­nal, Me­de­llín in­ven­ta y pro­yec­ta, a par­tir de su gen­te e ins­ti­tu­cio­nes, con un ac­ti­vo pe­rio­dis­mo co­mu­ni­ta­rio

La Vanguardia - - OPINIÓN - OB­SER­VA­TO­RIO GLO­BAL Ma­nuel Cas­tells

Me­de­llín con­quis­tó ha­ce tiem­po el ima­gi­na­rio mun­dial. Por ma­los mo­ti­vos. Se­de del cár­tel de Me­de­llín, el pri­mer im­pe­rio del nar­co­trá­fi­co, y ho­gar de su lí­der, el le­gen­da­rio Pa­blo Es­co­bar, se ha con­ver­ti­do de la mano de Net­flix en es­ce­na­rio de múl­ti­ples se­ries de te­le­vi­sión de gran éxi­to co­mo Nar­cos. Es más, hoy día, las em­pi­na­das ca­lles de la Co­mu­na 13, epi­cen­tro del cár­tel en los años ochen­ta, es­tán ates­ta­das por gru­pos de tu­ris­tas con guías que les cuen­tan his­to­rias de vio­len­cia y muer­te, y tam­bién de re­sis­ten­cia ciu­da­da­na y trans­for­ma­ción cul­tu­ral. Pe­ro cui­da­do con des­viar­se del re­co­rri­do, por­que unas ca­lles más allá se si­gue ma­tan­do. Cla­ro que me­nos. De cin­co mil ho­mi­ci­dios anua­les cuan­do ma­ta­ron a Es­co­bar (di­ciem­bre de 1993), se ha pa­sa­do a unos qui­nien­tos.

Ca­da ase­si­na­to es uno de más, pe­ro, en tér­mi­nos de frial­dad es­ta­dís­ti­ca, Me­de­llín ya es­tá por de­ba­jo de las gran­des ciu­da­des me­xi­ca­nas y bra­si­le­ñas, en par­ti­cu­lar de Río, que aho­ra ha emer­gi­do co­mo la proa de la bar­ba­rie. El cár­tel ya no exis­te, fue eli­mi­na­do fí­si­ca­men­te por la policía y por los Pe­pes, si­ca­rios fi­nan­cia­dos por el ri­val cár­tel de Ca­li, que, a su vez, fue li­qui­da­do por la DEA es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro la eco­no­mía cri­mi­nal se crea pe­ro no se des­tru­ye: se trans­for­ma. Así fue­ron sur­gien­do mi­ni­cár­te­les, or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les es­truc­tu­ra­das en red de geo­me­tría va­ria­ble. Tan­to en Co­lom­bia co­mo en Mé­xi­co, en Amé­ri­ca La­ti­na y en Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras ha­ya de­man­da de dro­ga, ha­brá ofer­ta por­que las ga­nan­cias son las más al­tas de cual­quier in­dus­tria. Ya sea en co­caí­na, en he­roí­na (so­bre to­do he­roí­na ne­gra) y ca­da vez más en an­fe­ta­mi­nas y otras quí­mi­cas, en par­ti­cu­lar la de­vas­ta­do­ra fen­ta­ni­lo pro­du­ci­da en Chi­na.

Aho­ra bien, Me­de­llín ya no es­tá do­mi­na­do por el cri­men y la vio­len­cia. Su ciu­da­da­nía reac­cio­nó, so­bre to­do a par­tir del 2000. Mien­tras que el pre­si­den­te Uri­be, tam­bién de Me­de­llín, se em­pe­ñó en más vio­len­cia tan­to con­tra las gue­rri­llas co­mo con­tra los nar­cos (aun­que ha­cien­do la vis­ta gor­da so­bre sus pa­ra­mi­li­ta­res), un mo­vi­mien­to ciu­da­dano sur­gió en Me­de­llín, una alian­za so­cial que in­cluía des­de el em­pre­sa­ria­do lo­cal has­ta las aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les, gru­pos de mu­je­res, igle­sias, y la ac­ti­va in­te­lec­tua­li­dad de la ciudad. Li­de­ra­do por un jo­ven uni­ver­si­ta­rio doc­to­ra­do en Ma­te­má­ti­cas en Wis­con­sin, Ser­gio Fa­jar­do, triun­fó en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del año 2003 y se con­cen­tró en re­cons­truir el te­ji­do so­cial y dar al­ter­na­ti­vas a los jó­ve­nes de los ba­rrios po­bres, car­ne de ca­ñón del si­ca­ria­to. Hu­bo po­lí­ti­cas mu­ni­ci­pa­les efi­ca­ces en trans­por­tes (me­tro, te­le­fé­ri­cos para las co­li­nas), ener­gía, vi­vien­da, agua, al­can­ta­ri­lla­do, apro­ve­chan­do la em­pre­sa pú­bli­ca mu­ni­ci­pal de Me­de­llín (EPM), que, des­de los años cin­cuen­ta, asu­mió los ser­vi­cios pú­bli­cos de la ciudad y ad­qui­rió una con­si­de­ra­ble ca­pa­ci­dad de ges­tión, ade­más de ge­ne­rar ga­nan­cias.

Pe­ro no só­lo de al­can­ta­ri­lla­do vi­ven los jó­ve­nes. Y ahí se desa­rro­lla­ron pro­gra­mas cul­tu­ra­les, de mú­si­ca, tea­tro, ar­te, que in­vo­lu­cra­ron a mi­les de jó­ve­nes, con al­gu­nos de esos gru­pos ad­qui­rien­do fa­ma in­ter­na­cio­nal. Ex­pe­rien­cias co­mo la crea­ción del Ate­neo Por­fi­rio Bar­ba Jacob de Me­de­llín, por un gru­po de jó­ve­nes in­te­lec­tua­les, ges­to­res cul­tu­ra­les y ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes que en­ri­que­cie­ron la ciudad.

Mi es­tu­dian­te Melissa Brough do­cu­men­tó en su te­sis doc­to­ral es­ta ex­tra­or­di­na­ria y mul­ti­for­me crea­ti­vi­dad cul­tu­ral, por lo que me cons­ta que no es pro­pa­gan­da mu­ni­ci­pal. La al­cal­día ini­ció víncu­los de co­la­bo­ra­ción con otros ayun­ta­mien­tos y en par­ti­cu­lar con Bar­ce­lo­na, con­si­de­ra­da su modelo por los ges­to­res de Me­de­llín. Téc­ni­cos e in­te­lec­tua­les bar­ce­lo­ne­ses es­tu­vie­ron en Me­de­llín, y son re­cor­da­dos co­mo ins­pi­ra­do­res de la ex­pe­rien­cia. Aun así, la de­sigual­dad so­cial y ur­ba­na es tan es­can­da­lo­sa co­mo en Bo­go­tá.

En el nue­vo desa­rro­llo de El Po­bla­do se eri­gen ru­ti­lan­tes cen­tros co­mer­cia­les, ras­ca­cie­los de ofi­ci­nas y ho­te­les. Y una cla­se me­dia al­ta ému­la del con­su­mis­mo es­ta­dou­ni­den­se. Aun­que no hay da­tos, pa­re­ce ob­vio que una par­te de esa pros­pe­ri­dad pro­vie­ne del la­va­do de di­ne­ro acu­mu­la­do por el trá­fi­co de dro­gas y ser­vi­cios au­xi­lia­res. Pe­ro tam­bién es­tá cla­ro que en lu­gar de se­guir am­plian­do el ne­go­cio cri­mi­nal la ma­yor par­te se ha des­ti­na­do a in­ver­sión ur­ba­na y em­pre­sas de ser­vi­cios que han mo­der­ni­za­do la eco­no­mía lo­cal.

Aun­que las au­to­ri­da­des lo­ca­les rechazan cual­quier re­fe­ren­cia al nar­co, Es­co­bar si­gue vi­vien­do en el ima­gi­na­rio lo­cal. En su tum­ba fa­mi­liar, en el be­llo ce­men­te­rio del Mon­te Sa­cro, hay flo­res fres­cas dia­ria­men­te. Y es que aun cuan­do la gen­te re­cuer­da las atro­ci­da­des co­me­ti­das por Es­co­bar y sus si­ca­rios, con una au­tén­ti­ca gue­rra de ám­bi­to nacional, tam­bién mu­chos agra­de­cen ca­lla­da­men­te sus pro­gra­mas so­cia­les y de vi­vien­da que me­jo­ra­ron las con­di­cio­nes de vi­da en los ba­rrios más po­bres.

Sin em­bar­go, la eco­no­mía cri­mi­nal no ha des­apa­re­ci­do en Co­lom­bia, co­mo tam­po­co lo ha he­cho en la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. So­bre to­do en los mu­chos te­rri­to­rios que aún es­ca­pan por com­ple­to al con­trol del Es­ta­do. Los acuer­dos de paz son esen­cia­les para ini­ciar el ca­mino ha­cia la paz. Pe­ro hay mu­cho tre­cho por re­co­rrer. So­bre to­do por la per­sis­ten­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les en que se con­vir­tie­ron los an­ti­guos pa­ra­mi­li­ta­res. Que dispu­tan te­rri­to­rio y trá­fi­co con di­si­den­cias de las FARC y con el ELN y el EPL. Hay zo­nas, co­mo el Cho­có, en la fron­te­ra con Pa­na­má, se­gún me in­for­ma el pres­ti­gio­so pe­rio­dis­ta Juan Die­go Res­tre­po, en don­de el prin­ci­pal ne­go­cio es aho­ra el tra­sie­go de in­mi­gran­tes ile­ga­les asiá­ti­cos y afri­ca­nos ha­cia Pa­na­má y de allí al Nor­te. O en la fron­te­ra con Ecua­dor, en torno a Tu­ma­co, don­de hay mi­les de hec­tá­reas de cul­ti­vo y la­bo­ra­to­rios de co­ca con­tro­la­dos por los pa­ra­mi­li­ta­res sin que el Go­bierno en­tre a mo­les­tar­los.

Pe­ro aun en esa vo­rá­gi­ne de un mundo cri­mi­nal, Me­de­llín in­ven­ta y pro­yec­ta, a par­tir de su gen­te y sus ins­ti­tu­cio­nes, con un ac­ti­vo pe­rio­dis­mo co­mu­ni­ta­rio apo­ya­do por la al­cal­día, y con una re­vi­ta­li­za­ción del cen­tro ur­bano, im­pul­sa­da por la bi­cen­te­na­ria Uni­ver­si­dad de An­tio­quia. Más allá del nar­co, Me­de­llín vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.