El pró­ji­mo

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Hoy se ce­le­bra uno de los dog­mas cris­tia­nos por ex­ce­len­cia, el de la pu­re­za de la Vir­gen, dis­cu­ti­da por los pro­tes­tan­tes, pe­ro pri­mor­dial en el ca­to­li­cis­mo. Es, pues, un día de re­co­gi­mien­to para aque­llos que han he­cho de la trans­cen­den­cia re­li­gio­sa un mo­tor de vi­da. Y da­do que los dog­mas re­li­gio­sos no pa­san por el ta­miz de la ra­zón, sino por la fuer­za de la fe, na­da de­bo aña­dir, más allá de res­pe­tar la es­pi­ri­tua­li­dad que se con­vier­te en fuen­te de hu­ma­ni­dad.

Y de hu­ma­ni­dad va el ar­tícu­lo por­que, pre­ci­sa­men­te por­que res­pe­to esa luz que la­te en la es­pi­ri­tua­li­dad pro­fun­da de mu­chos cre­yen­tes, me pa­re­ce per­ti­nen­te se­ña­lar la po­ca hu­ma­ni­dad que aho­ra de­mues­tran las je­rar­quías ecle­siás­ti­cas. El ar­tícu­lo vie­ne mo­ti­va­do por la lec­tu­ra de la car­ta que Isa­bel Tu­rull, her­ma­na de Jor­di Tu­rull, es­cri­bió al dia­rio Ara, con un tí­tu­lo que era una de­nun­cia: “¿Dón­de es­táis, obis­pos?”. Y la pre­gun­ta aña­día otras, igual­men­te de­mo­le­do­ras. Por ejem­plo, des­pués de pre­sen­tar­se co­mo “per­so­na que ha es­co­gi­do a Cris­to co­mo eje que guíe mi vi­da”, aña­día: “Je­sús di­jo: lla­mad y se os abri­rá. ¿Có­mo es que las puer­tas de la je­rar­quía

Isa­bel Tu­rull: “Lan­zo un gri­to de­ses­pe­ra­do para que co­mo cris­tia­nos os pro­nun­ciéis an­te una in­jus­ti­cia”

ecle­siás­ti­ca per­ma­ne­cen ce­rra­das a una in­jus­ti­cia que es­tán su­frien­do vues­tros her­ma­nos y que ha lle­va­do a al­gu­nos de ellos a op­tar por una op­ción tan drás­ti­ca co­mo es una huel­ga de ham­bre para cla­mar jus­ti­cia? “¿Qué ha­ría Je­sús? ¿Se que­da­ría ca­lla­do?”. “¿Qué te­méis? ¿A per­der clien­te­la? Si es eso, en­ton­ces vues­tra Igle­sia es una em­pre­sa y os ten­dríais que qui­tar la pa­la­bra cris­tiano”. Ca­be aña­dir que la car­ta de Isa­bel no re­cla­ma­ba apo­yos a la in­de­pen­den­cia, ni a nin­gu­na op­ción ideo­ló­gi­ca, só­lo re­cor­da­ba que ha­ce más de un año que su her­mano y sus com­pa­ñe­ros es­tán in­jus­ta­men­te en­car­ce­la­dos y que co­rres­pon­de a la Igle­sia es­tar al la­do de aque­llos que su­fren una in­jus­ti­cia. En re­su­men, que quie­nes li­de­ran la Igle­sia y ac­túan –o de­be­rían ac­tuar– se­gún los prin­ci­pios cris­tia­nos no tu­vie­ran du­das an­te el dilema en­tre la ley y la dig­ni­dad de las per­so­nas. De he­cho, ha­ce po­cas se­ma­nas ese mis­mo dilema lo re­sol­vía la Igle­sia evan­gé­li­ca ho­lan­de­sa, cuan­do de­ci­dió ce­le­brar los ofi­cios de ma­ne­ra in­te­rrum­pi­da para evi­tar la de­por­ta­ción de una fa­mi­lia ar­me­nia. La ley y las per­so­nas, y los evan­gé­li­cos op­ta­ron por es­tar al la­do de las per­so­nas.

El si­len­cio de la je­rar­quía ca­tó­li­ca ca­ta­la­na, en cam­bio, es tan cla­mo­ro­so, que re­sul­ta hi­rien­te. Ni vi­si­tas a los pre­sos, ni pro­nun­cia­mien­to an­te la huel­ga de ham­bre, ni sín­to­mas de preo­cu­pa­ción, ni ges­tos para apa­ci­guar el su­fri­mien­to. Y no va­le lo de que no quie­ren ha­cer po­lí­ti­ca, por­que no ha­cien­do na­da es pre­ci­sa­men­te cuan­do ha­cen mu­cha y muy sig­ni­fi­ca­ti­va po­lí­ti­ca. Y no pre­ci­sa­men­te, po­lí­ti­ca cris­ti­na.

Aca­bo con las pa­la­bras de Isa­bel: “Lan­zo un gri­to de­ses­pe­ra­do para que co­mo cris­tia­nos os pro­nun­ciéis an­te una in­jus­ti­cia”. Se tra­ta de los Evan­ge­lios, se­ño­res obis­pos..., aque­llo de amar al pró­ji­mo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.