Bi­cis fue­ra de su ca­rril

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Mu­chas ve­ces, me he vis­to cir­cu­lan­do por el ca­rril la­te­ral de la ave­ni­da Dia­go­nal en Bar­ce­lo­na, a las ocho de la ma­ña­na, a vein­te ki­ló­me­tros por ho­ra. Es­to no es de­bi­do a la ma­la cir­cu­la­ción cau­sa­da por los vehícu­los, sino que es cau­sa­do por gen­te que se en­cuen­tra cir­cu­lan­do con sus bi­ci­cle­tas en pleno ca­rril de ave­ni­da Dia­go­nal. Des­pués de que la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na Ada Co­lau de­ci­die­se in­ver­tir millones de eu­ros en la cons­truc­ción de ca­rri­les bi­ci, ve­mos que a es­tos no se les da el uso de­bi­do.

Apar­te de mal­gas­tar el di­ne­ro

de los im­pues­tos en ca­rri­les bi­ci que no se usan, al­gu­nos ci­clis­tas em­peo­ran la cir­cu­la­ción y cau­san lar­gas re­ten­cio­nes que, con­se­cuen­te­men­te, ha­cen ele­var las emi­sio­nes de CO2 y otros ga­ses con­ta­mi­nan­tes. Por lo tan­to, no só­lo mal­gas­ta­mos di­ne­ro, sino que ha­ce­mos de Bar­ce­lo­na una ciudad más con­ta­mi­na­da y me­nos eco­lo­gis­ta.

MARC VIÑAS ROSAS Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.