Ma­ti­zar el afo­ra­mien­to

La Vanguardia - - OPINIÓN -

El in­ten­to de ma­ti­zar el afo­ra­mien­to de los Dipu­tados y Se­na­do­res con­sis­ten­te en que só­lo po­drán ser juz­ga­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo por de­li­tos co­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de su car­go (“El Go­bierno lan­za su re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción para li­mi­tar afo­ra­dos”, Po­lí­ti­ca, 1/XII/2108), y en el im­pro­ba­ble su­pues­to de apro­bar­se, re­mi­ti­ría a di­chos al­tos dig­na­ta­rios a la jus­ti­cia or­di­na­ria para to­dos los de­li­tos no vin­cu­la­dos a su car­go.

Y, me pre­gun­to: ¿qué dis­tin­ción hay en­tre uno y otro de­li­to? Si no exis­te tal dis­tin­ción, só­lo me que­da la sos­pe­cha de que la pre­fe­ren­cia de ser juz­ga­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo en lu­gar de un tri­bu­nal or­di­na­rio obe­de­ce a que el or­di­na­rio se ha­lla com­pues­to por jue­ces en cu­yo nom­bra­mien­to el par­ti­do del acu­sa­do no tu­vo voz ni vo­to, es de­cir, te­ner que afron­tar una acu­sa­ción en igual­dad de con­di­cio­nes de to­do ciu­da­dano de a pie.

LEO STÖBER AUBLET Sus­crip­tor Sit­ges

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.