La de­cons­truc­ción (2)

La Vanguardia - - OPINIÓN - Juan-Jo­sé Ló­pez Bur­niol

De­jan­do al mar­gen su sig­ni­fi­ca­do fi­lo­só­fi­co, la Real Aca­de­mia de­fi­ne el ver­bo de­cons­truir co­mo des­ha­cer ana­lí­ti­ca­men­te los ele­men­tos que cons­ti­tu­yen una es­truc­tu­ra con­cep­tual. A lo que hay que aña­dir el pro­pó­si­to que im­pul­sa to­da de­cons­truc­ción, que no se ago­ta en la de­mo­li­ción sino que la tras­cien­de, al asu­mir­la co­mo pre­pa­ra­ción o ba­se para la cons­truc­ción de una nue­va es­truc­tu­ra que sus­ti­tu­ya a la an­ti­gua. Así su­ce­de con la tran­si­ción es­pa­ño­la a la de­mo­cra­cia, que vie­ne sien­do ob­je­to de una de­cons­truc­ción sos­te­ni­da a lo lar­go de los úl­ti­mos años, que no aho­rra crí­ti­cas para ella y sus lo­gros con el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de de­rri­bar el ré­gi­men po­lí­ti­co que alum­bró sus­ti­tu­yén­do­lo por otro. El es­que­ma ar­gu­men­tal es muy sim­ple: se co­mien­za de­ni­gran­do la tran­si­ción por lo que se di­ce tu­vo de ce­sión por par­te de los de­mó­cra­tas an­te las es­truc­tu­ras de la dic­ta­du­ra; se si­gue con el cues­tio­na­mien­to de la Cons­ti­tu­ción de 1978, co­mo fru­to o cria­tu­ra de la tran­si­ción; se pa­sa a la ac­ción me­dian­te el ata­que sis­te­má­ti­co y per­ti­naz a la mo­nar­quía, cla­ve de ar­co ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do; y se con­clu­ye con­de­nan­do el “ré­gi­men del 78” por ser me­ra con­ti­nui­dad de una dic­ta­du­ra fas­cis­ta, in­ca­paz de al­can­zar los mí­ni­mos de una de­mo­cra­cia ho­mo­lo­ga­ble.

La tran­si­ción cris­ta­li­zó en un pac­to cons­ti­tu­cio­nal en­tre las fuer­zas en pre­sen­cia (re­for­mis­tas del ré­gi­men, de­mo­cris­tia­nos y opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca) que alum­bró la Cons­ti­tu­ción de 1978. Cua­tro son –se­gún el pro­fe­sor So­lo­zá­bal– sus ras­gos de­fi­ni­to­rios: 1) Una fir­me y de­li­be­ra­da vo­lun­tad de con­sen­so pro­pi­cia­da por el re­cuer­do aún vi­vo de la Gue­rra Ci­vil, que pri­mó, so­bre cual­quier otra, la idea de “in­clu­sión”. 2) La mo­nar­quía par­la­men­ta­ria sin po­der efec­ti­vo –es de­cir, sin som­bra de so­be­ra­nía– co­mo cla­ve de ar­co del en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal y ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad. 3) El Es­ta­do au­to­nó­mi­co, fru­to de una transac­ción en­tre el na­cio­na­lis­mo cen­tra­lis­ta es­pa­ñol y el na­cio­na­lis­mo pe­ri­fé­ri­co mo­de­ra­do, co­mo fór­mu­la para en­cau­zar el pro­ble­ma te­rri­to­rial. 4) El Es­ta­do co­mo po­der pú­bli­co ac­ti­vo en los pro­ce­sos so­cia­les, en los que in­ter­vie­ne y a los que re­gu­la en aras del in­te­rés ge­ne­ral.

Tras cua­ren­ta años de vi­gen­cia al­ta­men­te po­si­ti­va de es­ta Cons­ti­tu­ción, se ob­je­ta de en­tra­da que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la se ha ba­sa­do en un “pac­to de ol­vi­do” que qui­zá te­nía sen­ti­do en un mo­men­to crí­ti­co, pe­ro que aho­ra exi­ge al me­nos una pro­fun­da re­vi­sión del tex­to cons­ti­tu­cio­nal, cuan­do no la sus­ti­tu­ción del ré­gi­men que ver­te­bra por otro en for­ma de re­pú­bli­ca. Es­ta crí­ti­ca abo­mi­na del que til­da co­mo un re­la­to edul­co­ra­do de la tran­si­ción, a la que ca­li­fi­ca de to­ma­du­ra de pe­lo. Se di­ri­ge for­mal­men­te a la iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca por­que, sin fuer­za su­fi­cien­te, hi­zo ex­ce­si­vas ce­sio­nes, pe­ro se ce­ba con du­re­za en el res­to de los ac­to­res, a los que acha­ca que la tran­si­ción no con­lle­va­se nin­gún cam­bio en la es­truc­tu­ra del po­der eco­nó­mi­co, es de­cir, que no hu­bie­se una re­vo­lu­ción, jus­to lo que se que­ría evi­tar. El pa­so si­guien­te es el ata­que a la mo­nar­quía, que se con­cre­ta en es­tos tér­mi­nos to­ma­dos de un re­cien­te ar­tícu­lo de Pa­blo Igle­sias: 1)Des­de el mo­men­to en que la mo­nar­quía ya no es el pre­cio que pa­gar por un sis­te­ma de li­ber­ta­des, su fun­ción

La tran­si­ción es­pa­ño­la a la de­mo­cra­cia vie­ne sien­do ob­je­to de una de­cons­truc­ción sos­te­ni­da en los úl­ti­mos años

his­tó­ri­ca para la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la ha per­di­do sen­ti­do. 2) Ade­más, la mo­nar­quía in­co­mo­da a ca­da vez más pro­gre­sis­tas y es re­cha­za­da por una ma­yo­ría en Eus­ka­di y Ca­ta­lun­ya, por lo que ha de­ja­do de ser un sím­bo­lo de uni­dad y con­cor­dia. El 23-F re­for­zó a Juan Carlos; el 3 de oc­tu­bre de­bi­li­tó a Fe­li­pe VI. 3) Es­pa­ña ne­ce­si­ta do­tar­se de ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas que hu­yan de la uni­for­mi­dad y el ce­sa­ris­mo, re­pre­sen­ten la fra­ter­ni­dad, ga­ran­ti­cen la jus­ti­cia so­cial y re­co­noz­can la di­ver­si­dad de los pue­blos y gen­tes de Es­pa­ña.

Por con­si­guien­te, si la tran­si­ción de­cep­cio­nó a sec­to­res de la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, que se sin­tie­ron en­ga­ña­dos por los par­ti­dos de iz­quier­da (PCE in­clui­do) al no pro­du­cir­se una rup­tu­ra sino una ne­go­cia­ción, y ade­más la mo­nar­quía ya no es un fac­tor de es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­rio, que­da abier­ta la puer­ta para el re­pu­dio del “ré­gi­men del 78”, por ser una me­ra con­ti­nui­dad ma­qui­lla­da de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, así co­mo para su sus­ti­tu­ción por una re­pú­bli­ca. Un pro­pó­si­to cu­yo ori­gen y al­can­ce se per­fi­lan con un par de ci­tas del mis­mo Pa­blo Igle­sias, extraídas de Nu­do Es­pa­ña, el li­bro que re­co­ge la dis­cu­sión po­lí­ti­ca sos­te­ni­da por Igle­sias y En­ric Ju­lia­na. En él, Igle­sias se in­clu­ye en­tre “quie­nes ve­ni­mos de la tra­di­ción mar­xis­ta”, tras lo cual, y re­gre­san­do a las fuen­tes an­te­rio­res al eu­ro­co­mu­nis­mo, afir­ma: “A di­fe­ren­cia del PCE, no­so­tros no re­nun­cia­mos a na­da, no tran­sa­mos. (...) No tran­sa­mos ni si­quie­ra en lo sim­bó­li­co”. Un tex­to su­ges­ti­vo que pro­vo­ca una pre­gun­ta y plan­tea una du­da. La pre­gun­ta es ¿quié­nes son es­tos “no­so­tros” ?, ha­bi­da cuen­ta de que no pa­re­ce que Igle­sias uti­li­ce el plu­ral ma­yes­tá­ti­co: ¿son los di­ri­gen­tes de Po­de­mos? ¿Po­de­mos en su con­jun­to? Y la du­da es ¿qué pa­sa si “los otros” tam­po­co “tran­san”? Lo que po­dría dar lu­gar a que to­dos ter­mi­ná­se­mos de nue­vo a “tran­sa­zo” lim­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.