Sully y otros pe­rros del mon­tón

La Vanguardia - - OPINIÓN - San­dra Bar­ne­da

La ima­gen del pe­rro de Bush fren­te a su fé­re­tro dio la vuel­ta al mundo y con­mo­vió a mi­les de per­so­nas que se afa­na­ron a col­gar esa es­ce­na en la red. Sully, un la­bra­dor de ca­si tres años, se con­vir­tió en el sím­bo­lo de la fi­de­li­dad y el amor pu­ro, tras el fa­lle­ci­mien­to del que fue­ra el pre­si­den­te nú­me­ro 41 de Es­ta­dos Uni­dos, Geor­ge Bush, a los 94 años. No es la úni­ca his­to­ria de pe­rros que han dor­mi­do so­bre la tum­ba de sus due­ños fa­lle­ci­dos o es­pe­ran­do su vuel­ta du­ran­te años en el mis­mo pun­to don­de ocu­rrió la tra­ge­dia. El más co­no­ci­do fue Ha­chi­ko, un pe­rro de ra­za ja­po­ne­sa que, tras fa­lle­cer su due­ño, du­ran­te nue­ve años acu­dió a la es­ta­ción de tren de Shi­bu­ya a la mis­ma ho­ra que siem­pre se re­en­con­tra­ba con él. La his­to­ria se hi­zo tan po­pu­lar en Ja­pón que in­clu­so hi­cie­ron una pe­lí­cu­la.

Es­tas es­ce­nas, co­mo las mil y una imá­ge­nes gra­cio­sas que lle­nan las re­des con las tra­ve­su­ras o ge­nia­li­da­des de los ca­cho­rros cau­ti­van has­ta a los me­nos ani­ma­lis­tas, pe­ro de po­co sir­ven para se­guir cons­tru­yen­do un país ca­da vez más sen­si­bi­li­za­do con la te­nen­cia

No son po­cos los pe­rros que en Es­pa­ña ofre­cen ca­lor al ho­gar y ca­ri­ño con­ti­nua­do, pe­ro si­guen sin re­ci­bir lo que se me­re­cen

de ani­ma­les de com­pa­ñía, per­fec­ta­men­te in­te­gra­dos en la so­cie­dad y con sus pro­pios de­re­chos.

Es­pa­ña si­gue te­nien­do a es­te res­pec­to una de las le­yes más re­tró­gra­das de Eu­ro­pa. A fi­na­les del 2017, se apro­bó una pro­po­si­ción no de ley para cam­biar el ré­gi­men ju­rí­di­co de los ani­ma­les y lo­grar que de­jen de ser co­sas, sim­ples mue­bles y pa­sen a ser “se­res sin­tien­tes”, pe­ro to­da­vía no se ha re­co­gi­do en el Có­di­go Ci­vil. Se­gui­mos ado­ran­do, apos­tan­do por cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción –“No al aban­dono”–, pe­ro per­mi­ti­mos abu­sos o nos po­ne­mos la ven­da an­te la vio­len­cia reite­ra­da de ani­ma­les co­mo los gal­gos, por se­guir cen­trán­do­me en los ani­ma­les do­més­ti­cos.

Sully es un pe­rro que ha ayu­da­do a un pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos a pa­sar sus úl­ti­mos me­ses de vi­da des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su es­po­sa, Bar­ba­ra Bush. No son po­cos los pe­rros que en Es­pa­ña ayu­dan a com­ba­tir la so­le­dad y el aban­dono de nues­tros ma­yo­res. Ellos ofre­cen ca­lor al ho­gar y ca­ri­ño con­ti­nua­do, pe­ro si­guen sin re­ci­bir lo que se me­re­cen. Ser pro­te­gi­dos en nues­tro Có­di­go Ci­vil y que las ciu­da­des se adap­ten tam­bién a ellos.

Se acer­can las Na­vi­da­des y con ellas, tam­bién los días pro­pi­cios al aban­dono. Ha­ce un par de años, ini­cié una cam­pa­ña #pe­rro­sal­tren vía Chan­ge.org para pe­dir a Ren­fe que per­mi­tie­ra en los tra­yec­tos de lar­ga dis­tan­cia via­jar con pe­rros de más de 10 ki­los. Más de 150.000 per­so­nas fir­ma­ron la pe­ti­ción y se­gui­mos sin res­pues­ta, por­que des­de las ins­ti­tu­cio­nes si­gue ha­bien­do pa­si­vi­dad y ba­ja cons­cien­cia. Te­ner unas le­yes que pro­te­jan los de­re­chos de los ani­ma­les nos en­ca­mi­na a una so­cie­dad más jus­ta a la vez que com­ple­ja don­de el hom­bre de­ja de ser om­ni­po­ten­te.

El pe­rro de Bush, Sully, for­mó par­te del des­fi­le de despedida del pre­si­den­te has­ta el Ca­pi­to­lio. Cum­plió la mi­sión acom­pa­ñar­lo has­ta el fi­nal por­que, co­mo sue­le pa­sar, ellos nos lle­van ven­ta­ja en la par­ti­da. Vol­ve­rá a los Ve­tDogs para ayu­dar a otros que su­fren de li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas y se­gui­rá cum­plien­do. Ellos cum­plen con no­so­tros, pe­ro no­so­tros se­gui­mos in­cum­plien­do. Ne­ce­si­ta­mos que el con­jun­to de los po­de­res pú­bli­cos y la ciu­da­da­nía cum­plan con la dig­ni­dad y el bie­nes­tar de los ani­ma­les, do­ta­dos de de­re­chos pro­pios y pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.