Ri­ve­ra en sue­ños

La Vanguardia - - OPINIÓN -

En la no­che elec­to­ral an­da­lu­za, mien­tras cre­cían los es­ca­ños de Vox, el sue­ño me ven­ció. Una de esas sies­tas a des­ho­ras que ha­cen que uno sue­ñe y se des­pier­te de re­pen­te, con el sue­ño o la pe­sa­di­lla to­da­vía vi­vo en la me­mo­ria. So­ñé, lo re­co­noz­co, en po­lí­ti­ca y con po­lí­ti­cos. Y me pareció ver­dad, en mi de­li­rio oní­ri­co, que Ri­ve­ra com­pa­re­cía esa mis­ma no­che de elec­cio­nes en An­da­lu­cía para ha­cer una de­cla­ra­ción so­lem­ne y anun­ciar que, co­mo el par­ti­do que más ha­bía cre­ci­do, pe­ro ter­ce­ro en es­ca­ños, se po­nía a dis­po­si­ción de PSOE y PP para em­pe­zar a en­con­trar una pro­pues­ta de fu­tu­ro para An­da­lu­cía. El Ri­ve­ra de mi sue­ño, tan ale­ja­do del ac­tual, era un hom­bre cen­tra­do, que ase­gu­ra­ba el apo­yo par­la­men­ta­rio, al me­nos, de su par­ti­do, si PSOE y PP con­se­guían au­nar un pro­yec­to que hi­cie­se vá­li­do el le­ma del es­cu­do de la Jun­ta: “An­da­lu­cía por sí, para Es­pa­ña y la hu­ma­ni­dad”. Por su­pues­to, no des­apro­ve­cha­ba la oca­sión y los lla­ma­ba co­rrup­tos y vie­ja po­lí­ti­ca, pe­ro se po­nía a dis­po­si­ción y, de gol­pe, emer­gía un lí­der ca­paz de an­te­po­ner los in­tere­ses del país que di­ce de­fen­der a sus si­glas par­ti­dis­tas. Era un gol­pe de efec­to que obli­ga­ba a la re­fle­xión y de­ja­ba en se­gun­do plano la pre­si­den­cia y el re­par­to de nom­bres y con­se­je­rías. Al­guien, por fin, te­nía al­tu­ra de mi­ras y en­ca­ra­ba el fu­tu­ro. Pe­ro me des­per­té, y el otro Ri­ve­ra se­guía ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.