¿Pa­só de mo­da ser sexy?

Los vie­jos es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos se ago­tan: hoy la sen­sua­li­dad no va de ir es­co­ta­da

La Vanguardia - - TENDENCIAS - MAR­GA­RI­TA PUIG

En el úl­ti­mo año (el cam­bio co­men­zó ha­ce tiem­po, pe­ro la ace­le­ra­ción ha si­do bru­tal so­bre to­do en los úl­ti­mos seis me­ses) mu­chos de los vie­jos es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos han si­do de­rrum­ba­dos. To­do es cí­cli­co, pe­ro es­tá cla­ro que si du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po la ma­yo­ría iden­ti­fi­ca­ba la pa­la­bra sexy con la ima­gen de una mu­jer con fal­das, ta­co­nes, ce­ñi­da, de cor­to y es­co­ta­da... (pe­ro sin pa­sar­se, para no caer en la vul­ga­ri­dad), aho­ra el pa­ra­dig­ma es otro muy dis­tan­te. El nue­vo sexy es ves­tir “más va­po­ro­so, la­cio, con un to­que bohe­mio y na­tu­ral... son po­cas las mu­je­res que se vis­ten co­mo las Kar­das­hian”, ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra ca­ta­la­na Lau­ra Sors, que es­tá des­pun­tan­do pre­ci­sa­men­te por su mo­da adap­ta­da a los nue­vos tiem­pos.

¿Pe­ro de dón­de vie­ne es­te cam­bio? ¿Es una eta­pa más de los tum­bos que va dan­do la mo­da? Pues pa­re­ce que no. Que es­ta vez va en se­rio. Lo su­gie­ren la su­ce­sión de mo­vi­mien­tos que po­co a po­co han ido em­po­de­ran­do real­men­te a la mu­jer. Ac­tua­cio­nes co­mo el #theREAL­cat­walk (la ver­da­de­ra pa­sa­re­la), que du­ran­te va­rias tem­po­ra­das hi­cie­ron su con­tra­des­fi­le a Vic­to­ria’s Se­cret. O co­mo el #ImNoAn­gel, sur­gi­do tam­bién con la idea de nor­ma­li­zar la di­ver­si­dad y “que to­das las mu­je­res se sien­tan for­ta­le­ci­das, fuer­tes y her­mo­sas sin que nin­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción les dic­te cua­les son sus de­fec­tos y có­mo de­ben cam­biar”, co­mo no se can­sa de re­pe­tir la modelo de tallas gran­des Ash­ley Graham.

Tam­bién ha te­ni­do su efec­to en es­ta “desexua­li­za­ción” de los es­ti­lis­mos fe­me­ni­nos la pre­sen­cia ca­da vez más im­po­nen­te del mer­ca­do de Orien­te Me­dio, que ha em­pu­ja­do a mu­chas mar­cas a dar op­cio­nes a la de­no­mi­na­da mo­da “mo­des­ta” (la que en­tien­de el uso del hi­jab co­mo al­go na­tu­ral). Pe­ro es­tá cla­ro que fue el huracán del #Metoo de ha­ce po­co más de un año lo que su­mó el em­pu­je de­fi­ni­ti­vo. Con la fuer­za del ca­so Weins­tein y la ola de de­nun­cias pos­te­rio­res en los más di­ver­sos ám­bi­tos, las ce­le­bri­da­des y la in­dus­tria de la mo­da han asu­mi­do que no tie­nen más re­me­dio que re­gir­se por es­te­reo­ti­pos más pró­xi­mos a la nue­va realidad que re­cla­man tan­to mu­je­res co­mo hom­bres.

“Nos ha­lla­mos in­mer­sos en ple­na era post #Metoo, y se ad­vier­te un cam­bio de va­lo­res que afec­ta di­rec­ta­men­te a los idea­les es­té­ti­cos que de­ter­mi­nan el gra­do de be­lle­za de un hom­bre o de una mu­jer”, ex­pli­ca Mar­ta Ma­rín, pro­fe­so­ra de Es­té­ti­ca de la Ima­gen en la fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les Blan­quer­na de la Uni­ver­si­tat Ramon Llull. Se­gún es­ta es­pe­cia­lis­ta, “los arquetipos de be­lle­za mas­cu­li­na ba­sa­dos en la va­len­tía, la for­ta­le­za, el li­de­raz­go y el éxi­to se des­di­bu­jan y pier­den re­le­van­cia. Y los de be­lle­za fe­me­ni­na se mues­tran tam­bién vo­lu­bles, de mo­do que cier­tos atri­bu­tos co­mo la de­li­ca­de­za, la afa­bi­li­dad o la sen­si­bi­li­dad ya no son de ri­gor. To­dos es­tos

Tam­bién el con­cep­to ha cam­bia­do para ellos; un hom­bre pue­de ser sen­si­ble y se­gu­ro al mis­mo tiem­po

va­lo­res se hi­bri­dan, se en­tre­la­zan y, de ma­ne­ra len­ta y pro­gre­si­va, no se ade­cuan a una cues­tión me­ra­men­te de se­xo sino de per­so­na­li­dad”.

Así es co­mo se va aca­ban­do (o eso pa­re­ce, con ex­cep­ción de al­gu­nas ce­le­bri­da­des que no se rin­den, co­mo Nic­ki Mi­naj o las Kar­das­hian) lo de en­se­ñar por en­se­ñar. Pa­re­ce que lle­ga el fi­nal de esa se­xua­li­za­ción exa­ge­ra­da y esa gra­tui­dad con que se ex­po­nían los cuer­pos fe­me­ni­nos en la mo­da y en la pan­ta­lla y que, no hay que ol­vi­dar­lo, se es­tá de­nun­cian­do des­de los años se­ten­ta co­mo un in­di­ca­dor de de­sigual­dad y abu­sos de la in­dus­tria. Ni en el

ci­ne ni en la mo­da tie­ne de­ma­sia­do sen­ti­do se­guir nu­trien­do ese en­fo­que. Y tam­bién que­da des­fa­sa­do el na­ked dress (o lo que es lo mis­mo, mos­trar el má­xi­mo po­si­ble de cen­tí­me­tros de piel) que arra­sa­ba ha­ce só­lo dos años en la ma­yo­ría de las al­fom­bras ro­jas, don­de aho­ra se ven más pan­ta­lo­nes que nun­ca.

Las vo­ces fe­me­ni­nas que pug­nan por el con­fort an­tes que la sen­sua­li­dad se han ido ha­cien­do ca­da vez más fuer­tes, y la mo­da (y sus gran­des em­ba­ja­do­ras, que son las fa­mo­sas y las ce­le­bri­da­des) ha to­ma­do no­ta del cam­bio. Has­ta el pun­to de que la pro­pia Rihan­na apar­tó por unas ho­ras sus an­sias de pro­vo­ca­ción cuan­do lan­zó ha­ce unos me­ses su lí­nea de ro­pa in­te­rior (con des­fi­le in­clui­do) ap­ta para to­das las tallas. Y to­das las et­nias.

Eso sí, an­te­ayer rom­pió in­ter­net con sus fo­tos de pro­mo­ción para ani­mar las ven­tas na­vi­de­ñas de su len­ce­ría ca­rac­te­ri­za­da co­mo una dio­sa tro­pi­cal se­mi­des­nu­da...

Pe­ro el mo­men­to cla­ve que con­fir­ma que la sen­sua­li­dad va por otro ca­mino lle­gó ha­ce un mes es­ca­so. Ni más ni me­nos que de mano de Vic­to­ria’s Se­cret. En la pa­sa­re­la que en­sal­zó y li­de­ró esa co­rrien­te de ex­hi­bi­cio­nis­mo pu­ro por mu­cho tiem­po (mos­tran­do el más vie­jo de los es­te­reo­ti­pos: mo­de­los con alas que su­gie­ren que las mu­je­res per­fec­tas de­be­rían de ser, ade­más de gua­pas, dul­ces y bon­da­do­sas), vol­vió a con­fiar en sus án­ge­les de me­di­das per­fec­tas (con las que ca­da vez se sien­ten iden­ti­fi­ca­das me­nos mu­je­res), pe­ro di­se­ñó para ellas

looks mu­cho más pau­sa­dos. Me­nos trans­pa­ren­cias, me­nos pun­ti­llas, me­nos pro­vo­ca­ción y un to­que de­ci­di­da­men­te fit­né­ti­co (en la foto fi­nal ha­bía ma­llas y su­je­ta­do­res de­por­ti­vos por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la mar­ca) son las cla­ves con las que la fir­ma pre­ten­de re­cu­pe­rar un mer­ca­do que se le es­ta­ba es­ca­pan­do de las ma­nos.

Mar­ta Ma­rín en­tien­de que he­mos re­de­fi­ni­do el con­cep­to sexy, pe­ro tan­to para ellas co­mo para ellos: “Un hom­bre pue­de mos­trar­se se­gu­ro de sí mis­mo y ser sen­si­ble al mis­mo tiem­po. Una mu­jer pue­de ser de­li­ca­da y, al mis­mo tiem­po, ser ex­tre­ma­da­men­te fuer­te y exi­to­sa. Los per­fi­les rí­gi­dos se des­di­bu­jan, y se con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de que exis­tan ca­rac­te­res po­lié­dri­cos, que pre­sen­tan fa­ce­tas múl­ti­ples que se re­ve­lan de mo­do dis­tin­to se­gún la oca­sión”. Por eso hay ce­le­bri­da­des que si­guen, co­mo Rihan­na, en su lí­nea de ves­tir lo más apretado y cu­rio­sa­men­te lo reivin­di­can co­mo un de­re­cho fe­mi­nis­ta (en inglés se lla­ma body­con ,de body cons­cious, es­ta re­afir­ma­ción de ex­hi­bir el cuer­po), y al­gu­nas mar­cas (Saint Lau­rent en sus pro­pues­tas ve­ra­nie­gas pre­sen­ta­das en fe­bre­ro en la pa­sa­re­la de Pa­rís, por ejem­plo) que si­guen ti­ran­do de esa ex­hi­bi­ción que, hoy en día, re­sul­ta ca­si im­pú­di­ca. Pe­ro la ma­yo­ría de los in­di­ca­do­res en es­ta épo­ca del post #Metoo tra­zan otros de­rro­te­ros para la mo­da. Los as­pec­tos más re­ca­ta­dos, ra­yan­do lo mon­jil. pa­re­cen te­ner aho­ra más fuer­za que mos­trar­lo to­do.

En sus co­lec­cio­nes de la tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra ve­rano de es­te 2019 que es­tá al caer, son mu­chos, in­clui­do J.W. An­der­son (di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we), los que apues­tan con fuer­za por ese re­ca­to má­xi­mo. Fal­das lar­gas, cuellos vuel­tos y au­sen­cia ca­si to­tal de es­co­tes y pro­vo­ca­ción son la pau­ta de lo que él de­fien­de co­mo la nue­va sen­sua­li­dad. Tam­bién Guc­ci, la fir­ma que me­jor se ha po­si­cio­na­do en­tre el an­sia­do pú­bli­co mi­llen­nial con sus gui­ños geek, co­mo la otro­ra su­per­su­ge­ren­te Ver­sa­ce (re­cién ven­di­da a Mi­chael Kors), se han des­via­do del ca­mino de la pro­vo­ca­ción tra­di­cio­nal con si­lue­tas over­si­ze. ¿Más in­ten­tos para apun­ta­lar es­te cam­bio ra­di­cal? En sus des­fi­les de fe­bre­ro para pre­sen­tar la mo­da ve­ra­nie­ga, Com­me des Ga­rçons trans­for­mó a los mo­de­los en di­no­sau­rios. El fran­cés Ju­lien Da­vid les pu­so ca­re­tas de pe­rro y bau­ti­zó su co­lec­ción La­bo­ra­to­rio hu­mano, y el bel­ga Wal­ter Van Bei­ren­dock los mu­tó en cer­dos.

PE­TER WHI­TE / GETTY

Hom­bres di­no­sau­rioEn su des­fi­le de fe­bre­ro, Com­me des Ga­rçons mu­tó a sus mo­de­los en di­no­sau­rios

DA­NIE­LE VENTURELLI / GETTY

Geeks y án­ge­les En la foto su­pe­rior, el gi­ro geek de Guc­ci, y aba­jo, Gi­giHa­did des­fi­lan­do para Vic­to­ria’s Se­cret con unas­pec­to ca­si de­por­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.