Im­po­ten­cia ve­ci­nal an­te la de­ja­dez y la de­lin­cuen­cia en el Be­sòs

Alar­ma por las ocu­pa­cio­nes de vi­vien­das don­de se com­pran y ven­den ob­je­tos ro­ba­dos

La Vanguardia - - VIVIR - RO­SA M. BOSCH

Jor­di Be­ni­to, ve­cino de la ca­lle Pa­lerm des­de co­mien­zos de la pa­sa­da dé­ca­da de los se­sen­ta, ma­ni­fies­ta su desa­zón e im­po­ten­cia an­te el de­te­rio­ro que su­fre su ba­rrio, El Be­sòs y El Ma­res­me, en el dis­tri­to de Sant Mar­tí, de­bi­do a un cú­mu­lo de fac­to­res, des­de la ocu­pa­ción de vi­vien­das has­ta la fal­ta de man­te­ni­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co. Cin­co pi­sos de su blo­que lle­van años ocu­pa­dos ile­gal­men­te, y dos de ellos fue­ron es­ce­na­rio el 21 de no­viem­bre de una ope­ra­ción de los Mos­sos que cul­mi­nó con la de­ten­ción de cua­tro per­so­nas acu­sa­das de re­cep­ta­ción y de una quin­ta por un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca.

Be­ni­to cuen­ta que su edi­fi­cio es un en­trar y sa­lir de gen­te que co­lo­ca ob­je­tos ro­ba­dos, des­de te­lé­fo­nos mó­vi­les has­ta ta­ble­tas e in­clu­so bi­ci­cle­tas, en al­gu­nos de los in­mue­bles usur­pa­dos, que tam­bién fun­cio­nan co­mo cen­tros de al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción de ar­tícu­los des­ti­na­dos al top man­ta .El he­cho de que al­gu­nos in­qui­li­nos no pa­guen los gas­tos co­mu­ni­ta­rios su­ma­do a pin­cha­zos del flui­do eléc­tri­co ali­men­ta el aban­dono, que se tra­du­ce en una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad. Be­ni­to, que es vo­lun­ta­rio del Pla de Desen­vo­lu­pa­ment Co­mu­ni­ta­ri de El Be­sòs y El Ma­res­me, la­men­ta la fal­ta de res­pues­ta por par­te del Ayuntamiento de Bar­ce­lo­na a las ins­tan­cias que ha pre­sen­ta­do, en las que do­cu­men­ta la cre­cien­te con­flic­ti­vi­dad y de­ja­dez que rei­na en la zo­na.

El se­gui­mien­to des­de el pa­sa­do mes de ju­nio de un gru­po cri­mi­nal in­te­gra­do por de­lin­cuen­tes geor­gia­nos que asal­ta­ban do­mi­ci­lios en di­fe­ren­tes pun­tos de Ca­ta­lun­ya lle­vó a los Mos­sos d’Es­qua­dra a sie­te do­mi­ci­lios, dos de ellos en la ca­lle Pa­lerm. Cua­tro de sus ocu­pan­tes, de ori­gen se­ne­ga­lés, fue­ron de­te­ni­dos por tra­fi­car con ma­te­rial ro­ba­do, y un quin­to, de Gam­bia, por es­tar en po­se­sión de ma­rihua­na. Tras pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial, los cin­co que­da­ron en libertad con car­gos. Los ve­ci­nos co­men­tan con im­po­ten­cia que los han vuel­to a ver por el edi­fi­cio.

Los Mos­sos con­fir­man que es­te es un ba­rrio sen­si­ble, ob­je­to de se­gui­mien­to po­li­cial. En­tre el ma­te­rial in­ter­ve­ni­do en di­cha ope­ra­ción ha­bía 145 te­lé­fo­nos mó­vi­les, 35 ta­ble­tas y or­de­na­do­res y 25 re­lo­jes de lu­jo. Una par­te de es­tos ob­je­tos se ha­lló en los pi­sos de la ca­lle Pa­lerm, don­de tam­bién se in­ter­ni­vie­ron ar­tícu­los des­ti­na­dos al top man­ta.

Des­de los Mos­sos in­sis­ten en la ne­ce­si­dad de de­nun­ciar los ro­bos de mó­vi­les apor­tan­do el có­di­go IMEI. En es­te ca­so, ya se han po­di­do em­pe­zar a de­vol­ver cin­co de los te­lé­fo­nos re­cu­pe­ra­dos en es­te ope­ra­ti­vo y dos por­tá­ti­les.

Fuen­tes de la Guar­dia Ur­ba­na de Sant Mar­tí in­di­can que “an­te las reite­ra­das que­jas de los ve­ci­nos por he­chos de­lic­ti­vos re­la­cio­na­dos so­bre to­do con hur­tos y ro­bos con vio­len­cia se ha re­for­za­do la pre­sen­cia de agen­tes en la ca­lle”. Des­ta­can que las ac­tua­cio­nes se cen­tran en las pro­xi­mi­da­des de es­ta­ble­ci­mien­tos y de en­ti­da­des ban­ca­rias “para pro­te­ger a sus usua­rios, en es­pe­cial gen­te ma­yor, que son víc­ti­mas de atra­cos cuan­do re­ti­ran el di­ne­ro”. Asi­mis­mo, afir­man que han in­ten­si­fi­ca­do las ins­pec­cio­nes en co­mer­cios de ar­tícu­los de se­gun­da mano para ve­ri­fi­car su pro­ce­den­cia.

“Ca­si to­dos los blo­ques tie­nen ocu­pas, lo que, su­ma­do a la fal­ta de man­te­ni­mien­to del en­torno, pro­vo­ca pro­ble­mas de con­vi­ven­cia. Hay mu­chos ve­ci­nos que no se atre­ven a de­nun­ciar”, cons­ta­ta Jo­sé Ma­nuel Ló­pez, se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción de Ve­ci­nos de El Ma­res­me. Cham­chu Doha, madre de dos hi­jos, es una de las víc­ti­mas del

OPE­RA­CIÓN PO­LI­CIAL Ve­ci­nos la­men­tan que ocu­pas de­te­ni­dos por re­cep­ta­ción han vuel­to a los pi­sos

“TIE­RRA DE NA­DIE”

La usur­pa­ción y la fal­ta de man­te­ni­mien­to cau­san pro­ble­mas de con­vi­ven­cia

mie­do. “Su­fro por la ni­ña, tie­ne 14 años y ca­da día lle­ga sola del co­le­gio, su pa­dre y yo tra­ba­ja­mos to­do el día. Es­to es un no pa­rar de chi­cos que vie­nen a co­lo­car co­sas ro­ba­das. A ve­ces ella tie­ne que su­bir co­rrien­do. Es­ta­mos har­tos. Es­to pa­re­ce El Cor­te Inglés de 24 ho­ras, y los fes­ti­vos y fi­nes de semana, aún más”, cons­ta­ta Doha, que lle­va 15 años en la ca­lle Pa­lerm.

“Es­ta­mos en tie­rra de na­die, es una zo­na de Bar­ce­lo­na ol­vi­da­da, es co­mo si fue­se el tras­te­ro de la ciudad. A la in­se­gu­ri­dad por las vi­vien­das ocu­pa­das se su­ma la fal­ta de aten­ción al es­pa­cio pú­bli­co, hay par­te­rres que es­tán se­cos...”, in­di­ca Ló­pez. En al­gu­nas vías, la ilu­mi­na­ción es­ca­sea. Y aun así, los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos se es­tán ha­cien­do un hue­co en es­te en­cla­ve cer­ca del mar.

El ba­rrio es­tá di­vi­di­do en dos zo­nas, la de Ma­res­me y la de Be­sòs, a ti­ro de pie­dra de la Mi­na. Ló­pez de­ta­lla que en la pri­me­ra, “los ve­ci­nos se han rear­ma­do, es gen­te de to­da la vi­da y lla­man rá­pi­da­men­te a los Mos­sos, por eso las ocu­pa­cio­nes se li­mi­tan prin­ci­pal­men­te a las plan­tas ba­jas. En cam­bio, en el Be­sòs los ha­bi­tan­tes no se or­ga­ni­zan y es más fá­cil que en­tren en los pi­sos. Pen­sa­mos que hay una ma­fia de la ocu­pa­ción que se re­par­te los edi­fi­cios”.

Ló­pez reite­ra su frus­tra­ción an­te el si­len­cio mu­ni­ci­pal. “He­mos in­for­ma­do al Ayuntamiento ver­bal­men­te, en los con­se­jos de dis­tri­to y en las au­dien­cias pú­bli­cas, y tam­bién por es­cri­to. Tam­bién es­pe­ra­mos que nos di­gan si han he­cho el cen­so so­bre los pi­sos va­cíos”. En la con­ce­ja­lía del dis­tri­to de Sant Mar­tí, con­sul­ta­da por es­te pe­rió­di­co, de­cli­na­ron res­pon­der a las crí­ti­cas ve­ci­na­les por las ocu­pa­cio­nes y el de­te­rio­ro del es­pa­cio pú­bli­co.

Jor­di Be­ni­to afir­ma que si no han en­tra­do en más pi­sos de su blo­que es por la im­pli­ca­ción de los ha­bi­tan­tes. “Ha ha­bi­do in­ten­tos, pe­ro so­mos no­so­tros los que vi­gi­la­mos, tam­bién avi­sa­mos a los ban­cos, que son los pro­pie­ta­rios”, in­di­ca en el co­me­dor de su do­mi­ci­lio con la me­sa lle­na de co­pias de las ins­tan­cias que ha pre­sen­ta­do en los úl­ti­mos años.

La fa­mi­lia de Be­ni­to lle­gó a co­mien­zos de los se­sen­ta a es­ta zo­na, a los edi­fi­cios le­van­ta­dos por el Pa­tro­na­to de la Vi­vien­da para alo­jar prin­ci­pal­men­te a fa­mi­lias pro­ce­den­tes de ba­rra­cas. Con el tiem­po, cuen­ta Be­ni­to, más de la mi­tad de los ve­ci­nos de su blo­que tu­vie­ron que mar­char­se por­que no pu­die­ron pa­gar la hi­po­te­ca, y ha­cia el 2011 se em­pe­za­ron a ins­ta­lar per­so­nas de­di­ca­das al top man­ta ya­la com­pra y ven­ta de ob­je­tos ro­ba­dos. “Des­de la ven­ta­na ve­mos el mo­vi­mien­to, traen mó­vi­les, cá­ma­ras, ta­ble­tas, bi­cis... y al sa­lir cuen­tan el di­ne­ro. Tam­bién vie­nen to­xi­có­ma­nos para ven­der ob­je­tos”, de­ta­llan Jor­di y An­tò­nia, su her­ma­na. Uno de los te­mo­res es que la pre­sión po­li­cial en Ciu­tat Ve­lla des­pla­ce a los con­su­mi­do­res de dro­ga a es­te rin­cón de Bar­ce­lo­na.

“Es una lás­ti­ma que es­te­mos así, es un ba­rrio que me gus­ta, tan mul­ti­cul­tu­ral, en nues­tra es­ca­le­ra hay la­ti­noa­me­ri­ca­nos, ma­rro­quíes, pa­kis­ta­níes, ade­más de los ocu­pas”, aña­de Be­ni­to. De las 24 vi­vien­das de su fin­ca, cin­co es­tán ocu­pa­das y una sex­ta es­tá pro­te­gi­da con una puer­ta blin­da­da.

“Te­nía­mos mu­cha ilu­sión con es­te Ayuntamiento –de­cla­ra Be­ni­to–, pe­ro lo tie­nen to­do muy con­tro­la­do, li­mi­tan nues­tra par­ti­ci­pa­ción. Y es una pa­ra­do­ja, pues de­cían que que­rían em­po­de­rar a los ve­ci­nos y nos es­tán tra­tan­do co­mo a ni­ños pe­que­ños”.

ANA JI­MÉ­NEZ

La ca­lle Pa­lerm. Los ve­ci­nos se que­jan de que las ocu­pa­cio­nes y el aban­dono en cier­tos blo­ques pro­vo­can sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.