De­mo­gra­fía y eco­no­mía

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Gui­llem Ló­pez i Ca­sas­no­vas Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra

To­das las in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que España des­pun­ta en sus lo­gros pre­sen­tes y fu­tu­ros en es­pe­ran­za de vi­da. Nue­vas opor­tu­ni­da­des (años de vi­da) y nue­vos re­tos (vi­da a los años, li­bres de dis­ca­pa­ci­dad). Sin em­bar­go, la si­tua­ción que se ave­ci­na tie­ne múl­ti­ples vec­to­res pa­ra po­der tra­du­cir­la en bie­nes­tar. Uno muy cla­ro es el efec­to so­bre la ren­ta con la que es­te ma­yor nú­me­ro de años se vi­vi­rá: eso, en bue­na par­te, tie­ne que ver con las pen­sio­nes.

Aun­que la ta­sa de de­pen­den­cia en­tre ocu­pa­dos y ju­bi­la­dos no de­ja de ba­jar, las re­for­mas es­tán atas­ca­das por la ri­ña po­lí­ti­ca. Ya se ve­rá de qué pen­sio­nes dis­fru­ta­mos. Tam­bién es des­ta­ca­ble la aris­ta re­la­ti­va al im­pac­to so­bre el gasto so­cial: más gasto sa­ni­ta­rio (si no se con­si­gue que las cu­ras pa­lia­ti­vas do­mi­nen a las in­ten­si­vas) y más gasto en cu­ras de de­pen­den­cia. Y qui­zás en edu­ca­ción y for­ma­ción en los nue­vos ho­ri­zon­tes vi­ta­les que se abran.

Otro me­nos co­no­ci­do que em­pie­za a me­re­cer la aten­ción de las au­to­ri­da­des pú­bli­cas de al­gu­nos paí­ses más desa­rro­lla­dos que el nues­tro es que el en­ve­je­ci­mien­to, com­bi­na­do con la ba­ja na­ta­li­dad, ha­ce que más fá­cil­men­te nues­tras per­so­nas ma­yo­res aca­ben vi­vien­do so­las. La so­le­dad tie­ne múl­ti­ples efec­tos: tam­bién so­bre la sa­lud, al me­nos pa­ra aque­llos pa­ra los que no re­sul­ta una op­ción li­bre­men­te es­co­gi­da. Una cuar­ta de­ri­va­da más in­cier­ta es la del im­pac­to del en­ve­je­ci­mien­to so­bre la ma­cro­eco­no­mía.

La ver­dad es que se ha cri­ti­ca­do mu­cho que los mo­de­los de los eco­no­mis­tas no ha­yan in­cor­po­ra­do lo bas­tan­te bien las va­ria­bles vin­cu­la­das a la de­mo­gra­fía. En­tre otros ele­men­tos eso su­po­ne pos­tu­lar có­mo afec­ta­rá al PIB: pro­ba­ble­men­te a la ba­ja; pe­ro có­mo im­pac­ta­rá so­bre el bie­nes­tar

Los mo­de­los eco­nó­mi­cos no re­co­gen los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to so­bre la eco­no­mía

(po­ne­mos PIB per cá­pi­ta) ya no es­tá tan­to cla­ro a la vis­ta de qué ti­po de tra­ba­jo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial sus­ti­tui­rá. ¿Y so­bre el ti­po de in­te­rés? Aquí las hi­pó­te­sis va­rían: ¿aho­rra­re­mos más sa­bien­do que vi­vi­re­mos más tiem­po? Sí, pro­ba­ble­men­te, pe­ro es que los ma­yo­res sue­len te­ner en sus cohor­tes más pro­pen­sión mar­gi­nal a con­su­mir que a aho­rrar...

Ade­más, si la fer­ti­li­dad ba­ja qui­zás no ha­rá fal­ta aho­rrar tan­to... pe­ro es que con me­nos ne­ce­si­da­des de gasto fa­mi­liar se­rá más po­si­ble ha­cer­lo. Aun­que con me­nos po­bla­ción qui­zás cre­ce me­nos la ren­ta glo­bal y la ca­pa­ci­dad de aho­rro na­cio­nal ba­ja; y eso aun­que los ma­yo­res, por el he­cho de con­tar con más ri­que­za acu­mu­la­da a lo lar­go de su vi­da y que van liquidando en la ve­jez, qui­zás aba­ra­tan, el ti­po de in­te­rés y ha­cen me­nos atrac­ti­vo el aho­rro. Tam­bién po­dría ser, sin em­bar­go, que la aver­sión al ries­go de la po­bla­ción por el mie­do a ser po­bres de ma­yo­res les es­ti­mu­le igual­men­te a ha­cer­lo. Su­po­nien­do que pue­dan. O sea que ni idea, y de mo­men­to contando con po­cas evi­den­cias con­tras­ta­bles. Pe­ro se­gu­ro que de im­pac­to por el en­ve­je­ci­mien­to, co­mo con las mei­gas, de ha­ber­lo, hay­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.