Con­ser­va­to­ri del Li­ceu

La Vanguardia - - VIVIR - IMA­GEN CEDIDA POR EL AR­XIU FOTOGRÀFIC DE BAR­CE­LO­NA LLUÍS PERMANYER

Es har­to sig­ni­fi­ca­ti­vo que unos mi­li­ta­res acre­di­ta­ran la sen­si­bi­li­dad de fun­dar una So­cie­dad Dra­má­ti­ca de Afi­cio­na­dos, de­di­ca­da a la en­se­ñan­za de la mú­si­ca, el can­to y el ar­te dra­má­ti­co, en vez de in­tere­sar­se por el boa­to y la re­pre­sen­ta­ción so­cial.

Tal ini­cia­ti­va ger­mi­nó en la fun­da­ción del Con­ser­va­to­ri del Li­ceu y lue­go del tea­tro del Li­ceu. Im­por­ta no avan­zar los he­chos, sino re­la­tar­lo por sus pa­sos con­ta­dos. Y me val­go de la sín­te­sis de la in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria que Ma­ria Se­rrat ha pu­bli­ca­do, que apar­te de los da­tos pre­ci­sos trans­cri­bió unos do­cu­men­tos iné­di­tos im­preg­na­dos del aro­ma de­li­cio­so de la épo­ca.

Fue Jo­sep Ig­na­si Grau, te­nien­te de la Mi­li­cia Na­cio­nal, quien ma­ni­fes­tó la exi­gen­cia de es­ta­ble­cer un pe­que­ño re­gla­men­to don­de se re­co­gie­ra que el ob­je­ti­vo era for­mar una So­cie­dad Dra­má­ti­ca de Afi­cio­na­dos y que su fin no fue­ra so­la­men­te pro­por­cio­nar ar­bi­trios al ba­ta­llón pa­ra pa­gar los gas­tos, sino tam­bién dar im­pul­so y fo­men­to al es­tu­dio del ar­te dra­má­ti­co.

El 14 de oc­tu­bre de 1837 se apro­bó el re­gla­men­to que fun­da­ba el Li­ceo Fi­lar­mó­ni­co Dra­má­ti­co de Mon­te­sión, al te­ner su se­de en aquel an­ti­guo con­ven­to. Dis­pon­drá de aca­de­mias de can­to y de­cla­ma­ción, que im­par­ti­rán cla­ses de ar­te dra­má­ti­co, lec­cio­nes de can­to y de idio­ma ita­liano.

Cons­tru­yen unos es­pa­cios pa­ra las cá­te­dras y un tea­tro Li­ceu más gran­de que el de Mon­tsió pa­ra fi­nan­ciar­las. Co­mo era de es­pe­rar, se re­gla­men­ta la con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res, se nom­bra di­rec­tor y se inau­gu­ran las cá­te­dras, con sec­cio­nes de ver­so y can­to. Tam­bién se ex­pre­só la in­ten­ción de apro­ve­char el pa­so por la ciu­dad de maes­tros fa­mo­sos, que prin­ci­pió con la cla­se ma­gis­tral del con­tra­ba­jis­ta fran­cés Louis An­glois.

El 27 de abril de 1838 y en un Sa­ló de Cent muy en­ga­la­na­do se ce­le­bró la aper­tu­ra de las cá­te­dras, ac­to so­lem­ni­za­do con un con­cier­to. El na­ci­mien­to del Con­ser­va­to­ri del Li­ceu ha­bía si­do po­si­ble mer­ced a la con­fluen­cia de la des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal y la ley re­gu­la­do­ra de las re­la­cio­nes y com­pe­ten­cias de las pro­vin­cias, dipu­tacio­nes y ayun­ta­mien­tos con los ciu­da­da­nos.

Ma­nuel Gi­bert fue es­co­gi­do pre­si­den­te. El nom­bre de la en­ti­dad va­rió con es­te ma­tiz: Li­ceo Fi­lar­mó­ni­co Dra­má­ti­co Bar­ce­lo­nés.

Im­por­ta ha­cer hin­ca­pié en los si­guien­tes as­pec­tos na­da ocio­sos. El in­di­ca­do pre­si­den­te fue el pri­me­ro en cons­truir su ca­sa en el Ei­xam­ple; co­rría 1860. Tam­bién era so­cio Joa­quim de Gis­pert, quien en 1847 se con­vir­tió en uno de los fun­da­do­res del tea­tro del Li­ceu. Su in­fluen­cia en Ma­drid le per­mi­tió lo­grar que la rei­na do­na­ra los con­ven­tos de Mon­tsió y Tri­ni­ta­ris a la men­cio­na­da So­cie­dad del Li­ceu Fi­lo­dra­má­ti­co. Era ca­pi­tán de la Mi­li­cia Na­cio­nal, cuer­po cí­vi­co mi­li­tar na­ci­do al am­pa­ro de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz pa­ra de­fen­der el li­be­ra­lis­mo.

En fin, to­do ello re­ve­la una ca­rac­te­rís­ti­ca de la so­cie­dad ci­vil in­dí­ge­na, que des­de an­ti­guo se ha mo­de­la­do y for­ta­le­ci­do has­ta el ex­tre­mo de cons­ti­tuir un te­naz per­fil na­cio­nal es­tu­dia­do con maes­tría por el pro­fe­sor Jo­sep Fon­ta­na.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que su ob­je­ti­vo fue­ra la en­se­ñan­za y la cul­tu­ra, que no el boa­to

La crea­ción del Con­ser­va­to­ri del Li­ceu, en 1838, pro­pi­ció la fun­da­ción del Gran Tea­tre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.