La jo­ya de los re­lo­jes

La Vanguardia - - TENDENCIAS - MAR­GA­RI­TA PUIG Bar­ce­lo­na

Fal­tan re­lo­je­ros y mi­cro­me­cá­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos. Y es­mal­tis­tas, mi­nia­tu­ris­tas, en­gas­ta­do­res… El mun­do de la re­lo­je­ría y de la al­ta jo­ye­ría aso­cia­da a las pie­zas más com­pli­ca­das tie­ne una de­man­da es­pe­cí­fi­ca de pro­fe­sio­na­les di­fí­cil de sa­tis­fa­cer, por­que tam­bién son po­cas, muy po­cas, las es­cue­las que ofre­cen una for­ma­ción re­gla­da. La me­ca, cla­ro, es­tá en Sui­za, don­de el di­plo­ma fe­de­ral por ex­ce­len­cia es el CFC (Cer­ti­fi­cat Fé­dé­ral de Ca­pa­ci­té). Y en Es­pa­ña só­lo hay un cen­tro, el Ins­ti­tut Ma­re de Déu de la Mer­cè (en la zo­na Fran­ca de Bar­ce­lo­na) que gra­dúa a una quin­ce­na de re­lo­je­ros ca­da año.

Ca­si to­dos ahí son muy jó­ve­nes. Pro­fe­so­res in­clui­dos, que ape­nas pa­san de los cua­ren­ta años. Des­min­tien­do es­ta idea ge­ne­ra­li­za­da de que la re­lo­je­ría me­cá­ni­ca es al­go anacró­ni­co y que pa­gar mi­les de eu­ros (o los 2,5 mi­llo­nes que cues­ta el Ri­chard Mi­lle de za­fi­ros que Jay-Z lle­va­ba el pa­sa­do mar­tes en la ga­la de los pre­mios NAACP) por mo­de­los au­to­má­ti­cos es una lo­cu­ra. Es­ta es­cue­la re­ci­be es­tu­dian­tes de to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la.Y de la Eu­ro­pa del es­te.

El je­fe del de­par­ta­men­to de Fa­bri­ca­ción Me­cá­ni­ca, Àlex Pei­dró, ex­pli­ca que vie­nen mo­vi­dos por pu­ra vo­ca­ción o pa­ra se­guir con los ne­go­cios fa­mi­lia­res. Y sue­len ser, ade­más, ha­bi­li­do­sos y pa­cien­tes, re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra una pro­fe­sión tan pre­ci­sa co­mo la de en­sam­blar las a ve­ces mi­cros­có­pi­cas pie­zas que for­man el me­ca­nis­mo de un re­loj de mu­ñe­ca.

Aho­ra mis­mo los hay de Can­ta­bria y de Car­ta­ge­na. Son Fer­nan­do San­ta­ma­ría, que aca­ba de cum­plir los 20 años, y Ma­ría Liar­te, de 31. Com­par­ten ins­truc­ción con En­ric Al­ca­raz, au­tor a sus 20 años de un blog pro­pio de un au­tén­ti­co pro­fe­sio­nal (en­ri­ca­la­ca­raz.com )yco­nel jo­ven­cí­si­mo Na­cho Ala­bart, de l’Hos­pi­ta­let, que re­cién sa­li­do de la ESO (tie­ne 16 años) es­tá en el pri­me­ro de los dos años don­de, en ho­ra­rio de tar­de, en­se­ñan a mon­tar y man­te­ner me­ca­nis­mos re­lo­je­ros.

“En el pri­mer cur­so se tra­ba­ja con pie­zas gran­des y pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y res­tau­ra­ción, y en el se­gun­do con re­lo­jes de mu­ñe­ca y otros pe­que­ños for­ma­tos”, y po­co a po­co se van apren­dien­do las com­pli­ca­cio­nes que son aque­llas fun­cio­nes de las que dis­po­ne el re­loj más allá de dar los mi­nu­tos y las ho­ras. La in­clu­sión de es­tas fun­cio­nes dis­pa­ra la di­fi­cul­tad de su mon­ta­je (y mantenimie­nto) y so­bre to­do su pre­cio.

Aun­que hay un gran des­co­no­ci­mien­to del sec­tor –se­gún el pro­fe­sor de mi­cro­me­cá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en re­lo­je­ría Ja­vier Mar­tí­nez “una gran in­cul­tu­ra ge­ne­ral”–, aquí to­dos lle­gan sa­bien­do lo bá­si­co. Es de­cir, cual­quie­ra es ca­paz de di­fe­ren­ciar un re­loj me­cá­ni­co, que es el que uti­li­za la fuer­za de un mue­lle mo­tor co­mo ener­gía, de uno cuar­zo, que fun­cio­na con ba­te­ría o pi­la y un cir­cui­to que lo con­tro­la.

Tam­bién son co­no­ce­do­res de al­go tan ob­vio (que tam­bién el pú­bli­co ge­ne­ral sue­le ig­no­rar) co­mo que “no es lo mis­mo un re­loj me­cá­ni­co de re­mon­tar ma­nual que uno au­to­má­ti­co. El pri­me­ro fun­cio­na con la in­ter­ven­ción ma­nual del usua­rio y el se­gun­do es el que se va car­gan­do au­to­má­ti­ca­men­te me­dian­te una ma­sa os­ci­lan­te con el mo­vi­mien­to de la mu­ñe­ca”. Y, por su­pues­to, en­tien­den que “un re­loj me­cá­ni­co ne­ce­si­ta, co­mo los co­ches, una re­vi­sión en­tre ca­da 5 y 8 años pa­ra evi­tar des­gas­tes y al­tas fric­cio­nes en­tre sus pie­zas”, di­ce Ja­vier Mar­tí­nez, que apro­ve­cha pa­ra lan­zar su que­ja, por lo vis­to ge­ne­ra­li­za­da en el sec­tor, de que “hay un enor­me pro­ble­ma con los re­cam­bios y for­ni­tu­ras. Las mar­cas se nie­gan a su­mi­nis­trar­los y con ello im­pi­den que pe­que­ños ta­lle­res pue­dan ha­cer su tra­ba­jo. Tra­tan los re­lo­jes co­mo si vol­vie­ran a ser de su pro­pie­dad en el mo­men­to en el que ne­ce­si­tan re­vi­sión o re­pa­ra­ción”. Ac­tual­men­te exis­te una aso­cia­ción na­cio­nal agre­mia­da, (An­pre, Aso­cia­ción Na­cio­nal de Re­lo­je­ros Re­pa­ra­do­res) que lu­cha pa­ra li­be­ra­li­zar es­tos re­cam­bios.

To­dos los alum­nos y los pro­fe­so­res, sa­ben tam­bién que quien sa­le de es­ta es­cue­la siem­pre en­cuen­tra tra­ba­jo si es que no le ha lle­ga­do du­ran­te es­te pe­rio­do de for­ma­ción. Por­que “aun­que pa­re­ce que hoy en día to­do el mun­do con­sul­ta la ho­ra en el mó­vil, tam­bién hay mu­chos apa­sio­na­dos y co­lec­cio­nis­tas de re­lo­jes me­cá­ni­cos o sim­ple­men­te los tie­nen por ca­sa por­que los han he­re­da­do. Ya sea de mu­ñe­ca, de bol­si­llo o de pa­red... to­dos tar­de o tem­prano ne­ce­si­tan un re­pa­so o un arre­glo”, cuen­ta Jo­nat­han Gil, un enamo­ra­do de la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal, que lle­gó a la for­ma­ción al que­dar­se en el pa­ro.

Otro pun­to que tie­nen muy cla­ro es que Sui­za sue­le ser ca­si siem­pre el des­tino fi­nal de los me­jo­res pro­tos fe­sio­na­les. Y co­no­cen, ade­más, que Swatch Group “no se re­fie­re so­lo al re­loj de plás­ti­co de co­lo­res sino que es el gran grupo con fir­mas co­mo Bre­guet, Blanc­pain, Ome­ga, Lon­gi­nes, Glas­hüt­te, Harry Wins­ton o Ra­do, por ejem­plo, que sal­vó es­ta in­dus­tria cuan­do en los 1980 la tec­no­lo­gía del cuar­zo per­mi­tió a em­pre­sa­rios ja­po­ne­ses (Sei­ko y Ca­sio, por ejem­plo) ha­cer re­lo­jes de pul­se­ra mu­cho más ba­rae in­no­va­do­res que los tra­di­cio­na­les”, re­cuer­da el re­lo­je­ro y pro­fe­sor Xa­vier To­màs, es­pe­cia­li­za­do en pie­zas gran­des en el Ins­ti­tut Ma­re de Déu de la Mer­cè.

Re­cuer­da que en­ton­ces los ban­cos con­tra­ta­ron a un ex­cén­tri­co ma­te­má­ti­co y em­pre­sa­rio na­ci­do en Bei­rut, Ni­co­las G. Hayek, co­mo ad­mi­nis­tra­dor con­trac­tual de las prin­ci­pa­les em­pre­sas re­lo­je­ras en quie­bra (Ebau­ches,s.a.). Y las fu­sio­nó en el Grupo Swatch que lan­zó con el di­se­ño de un re­loj de plás­ti­co ca­paz de plan­tar ca­ra a los ba­ra­tos ejem­pla­res ja­po­ne­ses de cuar­zo. Era el Swacht (por se­cond

wacht, sig­ni­fi­ca se­gun­do re­loj), un di­se­ño com­ple­ta­men­te me­cá­ni­co fa­bri­ca­do con 51 pie­zas (39 me­nos de las que te­nía un re­loj sui­zo es­tán­dar) que pron­to co­men­zó a cam­biar de for­ma y de co­lo­res, pa­ra adap­tar­se a los di­fe­ren­tes es­ti­lis­mos y pa­ra que la gen­te pu­die­ra co­lec­cio­nar­los.

La es­tra­te­gia de Hayek, fallecido en el 2010, al prin­ci­pio fue cri­ti­ca­da fe­roz­men­te por los re­lo­je­ros tra­di­cio­na­les. Pe­ro sal­vó al sec­tor y su grupo, que aho­ra di­ri­ge su hi­jo Nick Hayek, fac­tu­ra más de 6.500 mi­llo­nes de eu­ros al año. “El otro gran grupo es Rich­mond, otra com­pa­ñía sui­za con se­de en Gi­ne­bra, fun­da­da en 1988 por el sud­afri­cano An­ton Ru­pert, que tie­ne fir­mas co­mo Car­tier, Va­che­ron Cons­tan­tin, A. Lan­ge & Söh­ne, Van Cleef & Ar­pels, Pia­get, Mont

blanc o Jae­ger LeCoul­tre”, aña­de Mar­tí­nez, pa­ra ad­ver­tir que lue­go es­tán otras po­de­ro­sas ma­nu­fac­tu­ras de la al­ta re­lo­je­ría co­mo Ro­lex, o Pa­tek Phi­lip­pe. O Ri­chard Mi­lle, que es la mar­ca ho­mó­ni­ma fun­da­da en 1999 con ma­nu­fac­tu­ra en Les Breu­leux, en el can­tón de Ju­ra, co­no­ci­da mun­dial­men­te por­que Ra­fa Na­dal lle­va uno de sus re­lo­jes, el Tour­bi­llon RM 027, en su mu­ñe­ca de­re­cha va­lo­ra­do en 850.000 eu­ros.

Y fren­te a to­da es­ta im­po­nen­te mues­tra de sa­voir fai­re de las gran­des fir­mas, exis­ten tam­bién, pe­ro en un muy re­du­ci­do nú­me­ro, “aque­llos re­lo­je­ros in­de­pen­dien­tes (AHCI –Aca­dé­mie Hor­lo­gè­re des Créa­teurs In­dé­pen­dants) que nu­tren al mer­ca­do de los co­lec­cio­nis­tas más se­lec­tos con crea­cio­nes li­mi­ta­das y úni­cas a pre­cios es­tra­tos­fé­ri­cos; co­mo el ex­tra­or­di­na­rio Phi­lip­pe Du­four, Fra­nçois Paul Jour­ne, Ha­ji­me Asao­ka o Vian­ney Hal­ter en­tre otros…)”, pun­tua­li­zan Ja­vier Mar­tí­nez y Xa­vier To­màs.

La evo­lu­ción de es­ta pro­fe­sión en Sui­za ha si­do ex­po­nen­cial. En el 2000, em­plea­ba a 37.000 per­so­nas en 575 em­pre­sas. En el 2008, lle­gó a los 53.000 em­plea­dos en 629 fir­mas. Y aun­que la cri­sis eli­mi­nó 4.000 pues­tos de tra­ba­jo y 20 ma­nu­fac­tu­ras, la re­cu­pe­ra­ción es cons­tan­te des­de 2010 y la de­man­da de per­so­nal ex­tran­je­ro no ce­sa. Uno de los mo­men­tos que im­pul­só de for­ma ines­pe­ra­da es­ta in­dus­tria fue la subas­ta del an­ti­guo Ro­lex Cos­mo­graph Day­to­na que usa­ba Paul New­man. El 26 de oc­tu­bre del 2017 al­can­zó los 17,8 mi­llo­nes de dó­la­res en una pu­ja que con­ver­tía esa pie­za en el re­loj más ca­ro del mun­do…. de se­gun­da mano.

¿Son los Ro­lex los más ca­ros? Pues no. En ab­so­lu­to. En el sec­tor hay mu­chas fir­mas que por pre­cio es­tán po­si­cio­na­das mu­cho más arri­ba. Lau­ren­ce Graff, una de las jo­ye­rías lon­di­nen­ses más co­no­ci­das, es la que ofre­ce uno de los más va­lio­sos del mer­ca­do. Es de cuar­zo, pe­ro lle­va 110 qui­la­tes de dia­man­tes de co­lo­res inusua­les y di­fe­ren­tes ta­llas en­gar­za­dos a un bra­za­le­te de pla­tino. Se pre­sen­tó ha­ce cin­co años y pa­re­ce que to­da­vía na­die ha pa­ga­do los 55 mi­llo­nes de dó­la­res que pi­den por él. El bol­si­llo Bre­guet Ma­rie-An­toi­net­te Gran­de Com­pli­ca­tion (au­to­má­ti­co, con ca­len­da­rio per­pe­tuo, tour­bi­llon y cro­nó­gra­fo) cues­ta 30 mi­llo­nes y el Pa­tek Phi­lip­pe Herny Gra­ves Su­per­com­pli­ca­tion (tam­bién de bol­si­llo, una ré­pli­ca del crea­do pa­ra el ban­que­ro es­ta­dou­ni­den­se Henry Gra­ves Jr en su ob­se­sión por te­ner a prin­ci­pios del si­glo XX el re­loj más ex­cep­cio­nal de la his­to­ria), acien­de a los 25 mi­llo­nes.

En mu­chas de es­tas pie­zas más ex­qui­si­tas, el tra­ba­jo pu­ra­men­te re­lo­je­ro se alía con el de la al­ta re­lo­je­ría. De nue­vo tam­bién Bar­ce­lo­na es un re­fe­ren­te mun­dial en el asun­to con es­cue­las co­mo la Llot­ja, el Jorgc y la Mas­sa­na y ta­lle­res pun­te­ros co­mo el de es­mal­te de un lí­der en el sec­tor, la jo­ye­ría Ba­gués Mas­rie­ra.

El gran es­mal­tis­ta por ex­ce­len­cia, An­dreu Vi­la­sís, tie­ne aho­ra su­ce­so­ra en su dis­cí­pu­la Nú­ria Ló­pez-Ri­bal­ta, a su vez maes­tra de mu­chos de los es­mal­tis­tas más va­lo­ra­dos, in­clui­da la je­fa del de­par­ta­men­to de Ba­gués Mas­rie­ra, Yo­lan­da León.

Al fren­te de un equi­po fe­me­nino y jo­ven­cí­si­mo (de una me­dia que no lle­ga a los 30 años) es­pe­cia­li­za­do en jo­yas, pe­ro tam­bién en es­fe­ras y cú­pu­las de al­ta re­lo­je­ría, León ad­vier­te que “aquí fal­tan ma­nos tam­bién” y aña­de que “al­gu­nas pie­zas re­lo­je­ras ex­cep­cio­na­les lo son más con la in­clu­sión de es­tas obras de ar­te”.

Las fir­mas tam­bién se alían con ar­tis­tas plás­ti­cos: es el ca­so de Ulys­se Nar­din, que ha fi­cha­do al Mi­lo Ma­na­ra pa­ra pin­tar las es­fe­ras de su más re­cien­te co­lec­ción de re­lo­jes eró­ti­cos (a par­tir de 26.900 eu­ros) o de Ri­chard Mi­lle, que ha­ce un par de años asom­bró con la in­ter­ven­ción de Cy­ril Kon­go (graf­fi­te­ro pa­ri­sino) en 30 pie­zas li­mi­ta­das que sa­lie­ron al mer­ca­do por 884.500 eu­ros.

En­ton­ces, ¿qué es lo que encarece una pie­za? ¿Los dia­man­tes? ¿El oro? ¿Las mi­nia­tu­ras y es­mal­tes? Pues to­do eso, pe­ro tam­bién las com­pli­ca­cio­nes de las que an­tes ha­blá­ba­mos. De en­tre las prin­ci­pa­les que to­do aman­te de los re­lo­jes co­no­ce (y só­lo los maes­tros pue­den eje­cu­tar) des­ta­ca el tour­bi­llon. “Un me­ca­nis­mo crea­do en 1795 y pa­ten­ta­do en 1801 por Bre­guet pa­ra com­pen­sar el efec­to irre­gu­lar de la gra­ve­dad. Con­sis­te en un ar­ma­zón en for­ma de jau­la que gi­ra so­bre su eje (ge­ne­ral­men­te una vez por mi­nu­to) so­bre el que se mon­tan el vo­lan­te y el es­ca­pe del re­loj”, ex­pli­ca Mar­tí­nez. Re­cuer­da, asi­mis­mo, que no hay que con­fun­dir cro­nó­gra­fo y cro­nó­me­tro. El pri­me­ro re­gis­tra el tiem­po en­tre dos in­ter­va­los. El se­gun­do tam­bién, pe­ro en un ni­vel mu­cho más ele­va­do de pre­ci­sión pues­to que ha si­do me­di­do y va­li­da­do por el COSC que es el Con­trol Ofi­cial Sui­zo de Cro­nó­me­tros.

Pe­ro una de las más ex­tra­or­di­na­rias com­pli­ca­cio­nes es la del ca­len­da­rio per­pe­tuo, por­que “exis­te al­go de má­gi­co en que una má­qui­na me­cá­ni­ca tan pe­que­ña lle­gue a es­tar pro­gra­ma­da y sin­cro­ni­za­da pa­ra in­for­mar a quien la lle­va del día, la fe­cha, las fa­ses de la lu­na, los años bi­sies­tos, la ecua­ción del tiem­po... de ma­ne­ra exac­ta” re­su­me. O la so­ne­ría, que se­gún su complicaci­ón pue­de con­te­ner más de 400 pie­zas pu­dien­do ser a de­man­da (pe­ti­te so­ne­ría) o in­for­mar só­lo al pa­so de ho­ras (gran­de so­ne­ría).

¿El fu­tu­ro del mi­cro­me­cá­ni­co re­lo­je­ro? Los pro­fe­so­res cuen­tan que se acer­ca a las nue­vas tec­no­lo­gías. “Ca­da vez es más fre­cuen­te ver co­mo la na­no­tec­no­lo­gía, la me­tro­lo­gía de pre­ci­sión, la óp­ti­ca y la pro­pia re­lo­je­ría ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar por de­ba­jo de la cen­té­si­ma. La pre­ci­sión y per­fec­ción de los ele­men­tos re­lo­je­ros (tec­no­lo­gía MEMS–sis­te­mas mi­cro-elec­tro­me­cá­ni­cos) lo exi­ge”, di­ce To­màs. Eso ya es “ha­bi­tual en al­gu­nas fir­mas co­mo Sei­ko, Ti­mex, LVMH Ze­nith que tra­ba­jan en ese sen­ti­do pa­ra avan­zar en la fa­bri­ca­ción de las pie­zas con fle­xi­bi­li­da­des y es­truc­tu­ras es­tu­dia­das pa­ra que me­jo­ren la al­ta pre­ci­sión mi­cro­me­cá­ni­ca”, con­clu­ye el pro­fe­sor.

IN­CUL­TU­RA

Po­ca gen­te di­fe­ren­cia un re­loj de cuar­zo de uno me­cá­ni­co o un cro­nó­gra­fo del cro­nó­me­tro

NE­CE­SA­RIOS

Mu­chos mi­ran la ho­ra en el mó­vil, pe­ro es­tos dis­po­si­ti­vos si­guen re­sis­tien­do en el tiem­po

XA­VIER CERVERA

Es­tu­dian­tes. Su ju­ven­tud rom­pe el tó­pi­co de que es una pro­fe­sión anacró­ni­ca

XA­VIER CERVERA

Se cree que los na­ve­gan­tes fe­ni­cios des­cu­brie­ron la ma­te­ria pri­ma, una pas­ta ví­trea re­sul­tan­te de la fu­sión ca­sual de la sí­li­ce de la are­na de la pla­ya con otros ele­men­tos cal­cá­reos. O qui­zá la co­no­cie­ron en al con­tac­tar con Egip­to

ANA JI­MÉ­NEZ

Ar­te mi­le­na­rio

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.