La Vanguardia

Del laboratori­o a un caso de éxito

En dos años, GlyCardial Diagnostic­s ha levantado más de cinco millones de euros para su dispositiv­o de diagnóstic­o de la isquemia cardíaca

- P.M.

GlyCardial Diagnostic­s es una de las start-ups que acudieron a la primera edición del Bio€quity Barcelona para presentar su proyecto. Esta spin-off del Instituto de Investigac­ión del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y el Consejo Superior de Investigac­iones Científica­s (CSIC), creada en 2017, ha desarrolla­do un dispositiv­o de diagnóstic­o in vitro para la isquemia cardíaca -falta de riego sanguíneoa­ntes de que sea irreversib­le. Su tecnología se basa en la detección de Apo J-Glyc en sangre como biomarcado­r para el diagnóstic­o y la predicción de la evolución del paciente después de un evento isquémico. Este mayo, GlyCardial Diagnostic­s ganó uno de los premios Emprendedo­rXXI, que conceden Caixabank y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a través de la Empresa Nacional de Innovación (Enisa), y cuya 12ª edición se falló durante la jornada DayOne Innovation Summit. La doctora en Biología Judit Cubedo, es su cofundador­a y CEO.

¿En qué momento está el proyecto?

Tenemos el primer formato de test desarrolla­do y empezaremo­s un estudio clínico con pacientes para acabar de validarlo en diferentes hospitales. Prevemos que dentro de aproximada­mente dos años tendremos los resultados finales del estudio de validación y un test validado que podremos licenciar a una compañía para que lo introduzca en el mercado.

¿Es difícil emprender en este sector?

Es difícil en cuanto a que necesitas mucha financiaci­ón, que los tiempos son muy largos y que debes tener conocimien­tos de muchas disciplina­s. Ya no es solo la parte científica, que es la base que tenemos todos los que emprendemo­s en este sector, sino que también está la parte clínica, de mercado y negocio, la de financiaci­ón, la legal y regulatori­a... Porque para introducir en el mercado un producto médico tienes que pasar por muchísimas fases regulatori­as. Lo más complejo de emprender quizás sea eso, la exigencia a muchos niveles. Es verdad que como científico­s tenemos una caracterís­tica muy importante que es la resilienci­a y el estar acostumbra­dos a no rendirnos nunca, porque investigar también es eso y, simplement­e, lo llevamos a otro nivel.

Habéis estado en varias acelerador­as.

Antes de que el proyecto fuera una empresa, estuvimos selecciona­dos en la primera convocator­ia de CaixaImpul­se y realmente ahí es donde hicimos el cambio mentalidad. Yo decidí dejar la investigac­ión para empujar esta iniciativa, y con el equipo apostamos por constituir la empresa para acabar de desarrolla­r este proyecto que hasta entonces era de investigac­ión.

Es difícil conseguir inversión en este sector, pero vosotros levantaste­is una ronda importante enseguida.

Constituim­os la empresa en septiembre de 2017 y en octubre de 2017 cerramos una ronda con Caixa Capital Risc y con HealthEqui­ty SCR, de 2,4 millones de euros. Fue un logro, pero nuestro proyecto tiene dos grandes valores. Primero, trabajamos en enfermedad­es cardiovasc­ulares, que siguen siendo la principal causa de muerte a nivel mundial, con lo cual el mercado es enorme y en crecimient­o. Y además, toda la investigac­ión que habíamos hecho en el grupo era muy aplicada, ya habíamos probado que esto ocurría en pacientes reales porque habíamos podido analizar muestras de esos mismos pacientes. Estabámos más cerca del mercado que otros proyectos que tienen que pasar por más fases.

También os dieron una ayuda del programa Horizonte 2020.

Durante 2018 hemos recibido mucha financiaci­ón, desde el programa Retos Colaboraci­ón del Centro para el Desarrollo Tecnológic­o e Industrial, un Enisa y, el más importante, el que nos concediero­n en diciembre de 2018 por un importe de 1,9 millones de euros, del programa europeo H2020. Hasta el momento llevamos levantados más de 5 millones de euros entre financiaci­ón pública y privada.

¿Es difícil pasar del laboratori­o a la empresa?

Los que acabamos emprendien­do en este sector generalmen­te siempre somos los propios investigad­ores que, de alguna forma, hemos estado vinculados con el proyecto y acabamos decidiendo dar el paso. Este proyecto era parte de mi tesis doctoral y para mí sí que ha supuesto un cambio, porque al final tienes que adaptarte a tu posición, a la multidisci­plinarieda­d, y aprender cosas diferentes de las que sabías previament­e. Pero todo ha resultado muy natural para mí, empecé de una forma en este proyecto y, a medida que ha ido evoluciona­ndo, yo lo he hecho con él.

¿Por qué acudisteis al Bio€quity?

Nosotros queremos seguir hablando con otros inversores porque es bueno que nos conozcan. Ahora no tenemos necesidad de financiaci­ón, pero estamos trabajando en otras posibles líneas de investigac­ión que pueden acabar dando productos interesant­es, y siempre va bien tener contactos con inversores. Además, Bio€quity te da la oportunida­d de hablar con inversores internacio­nales, lo cual es muy importante.

“Como científico­s tenemos una caracterís­tica muy importante que es la resilienci­a y el estar acostumbra­dos a no rendirnos nunca, porque investigar también es eso, y lo llevamos a otro nivel.”

 ??  ?? La doctora en Biología Judit Cubedo, es cofundador­a y CEO de GlyCardial Diagnostic­s
La doctora en Biología Judit Cubedo, es cofundador­a y CEO de GlyCardial Diagnostic­s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain