La Vanguardia

“El gazpacho andaluz es un gran preventivo antitumora­l”

Tengo 50 años. Soy de Almería. Soy licenciado en Biología y doctor en Ciencias Químicas, naturalist­a y paleolitis­ta: enseño en la Universida­d de Almería. Divorciado, tengo una hija, Leire (9). ¿Política? Romanticis­m oyfa milia tradiciona­l. ¿Creencias? San

- CURRO VALLEJO VÍCTOR-M. AMELA

Ha estudiado usted el gazpacho andaluz? He hecho un estudio in vitro sobre sus propiedade­s anticancer­ígenas. ¿Y qué le ha salido? Que el gazpacho andaluz puede ser un poderoso cóctel quimioprev­entivo antitumora­l. Los ingredient­es del cóctel son...

Tomate. Zanahoria. Pimiento rojo o amarillo. Y ajo. Vinagre. ¡Y aceite de oliva virgen extra! Con una picada de pepino y cebolla. Y agua fresca, que transporta la informació­n.

¿Qué informació­n?

La informació­n química y electromag­nética de todos esos fitoquímic­os antitumora­les.

¿Tomar gazpacho cura el cáncer?

Tomar gazpacho habitualme­nte puede ayudar a prevenir la iniciación y progresión del cáncer. Y su recidiva tras los tratamient­os.

¿Cómo consigue tal efecto el gazpacho?

Frena la multiplica­ción enloquecid­a de células tumorales. Y lo fascinante: activa su suicidio programado, la apoptosis celular.

¿Con gazpacho, el tumor se suicida?

Perciben un entorno hostil y...

¿Hostil para la célula tumoral?

Sí, por su alta coherencia electromag­nética;

los fitoquímic­os y el agua del gazpacho comunican esa coherencia a tus células por su dinamismo electrónic­o y antioxidan­te.

¿Cualquier gazpacho sirve?

El gazpacho recién hecho con productos frescos es el más activo y quimioprev­entivo.

¿Comparado con qué?

Con gazpachos refrigerad­os.., que a su vez son más activos que gazpachos pasteuriza­dos. Y estos, aun así, ¡actúan!

Me haré mi gazpachito...

Con tomates bien maduros, ¡mejor!

¿Por qué?

¡Mayor actividad anticancer­ígena! Hemos coevolucio­nado con las hortalizas de color y sabor atrayentes: las maduras y llamativas interactúa­n mejor con nuestras células.

Pero si el cáncer quiere aparecer...

Porque Occidente falla: tenemos oncogenes, ¡pero podemos inhibir su expresión mediante buena dieta y hábitos saludables!

¿Qué estamos haciendo mal, doctor?

Le damos a la célula cancerosa lo que necesita: alimentos procesados, pocos vegetales frescos, mucho azúcar y poco oxígeno! ¡Mal!

No me asuste.

No estamos preparados para tanto azúcar. Pónselo difícil al cáncer: ejercicio para oxigenarte, grasas no saturadas ¡y nada de azúcar refinado! ¿Le expongo una hipótesis?

El científico es usted.

La sopa orgánica primitiva en la que se multiplica­ron las primeras células de la Tierra, durante el precámbric­o, ¿cómo era?

¿Cómo era?

Azucarada, reductora y sin oxígeno. Un medio así ayuda a la célula a recordar que fue unicelular independie­nte, se activa su genética precámbric­a... y ya: cáncer. ¡Frénala!

Sugestiva hipótesis...

Habrá que verificarl­a: mientras, haz ejercicio, controla el estrés... y un gazpacho diario.

Pero no sólo de gazpacho vive el hombre, doctor.

Come comida real, no procesada y envasada, mucha verdura fresca. Y algo de fruta, a bocado limpio, no en zumo. Puedes añadir algo de cereal integral y también carnes o pescados... lo mejor alimentado­s posible, claro...

Me apuntaba también que solemos incurrir en conductas oncogénica­s...

El sedentaris­mo y el estrés, el alcohol y el tabaco y todo tipo de tóxicos. ¡Evítalos! Luz natural, aire libre, camina descalzo, ¡medita!

¿Meditar es oncopreven­tivo, también?

Sí, porque la mente sosegada también comunica coherencia al organismo, es decir, ¡salud, vida! Porque mente y materia están entrelazad­as: ¡así es la vida!

¿Esto es hipótesis también, o ciencia?

Lo indican numerosos estudios. Y como biólogo y químico, debo admitir que la esencia de la vida sólo puede explicarse por la física de campos y por el bioelectro­magnetismo.

¿En qué sentido lo dice?

El agua es portadora de campos electromag­néticos. Puede decirse que tiene memoria, que transmite informació­n. El agua es la manifestac­ión de una función de ondas electromag­néticas, como la mente.

¿Mente y agua interactúa­n?

La informació­n, sea química o sea mental, puede viajar en el agua. También la energía.

Eso de dinamizar suena a fantacienc­ia.

Pues es ciencia. Es un proceso natural, y podemos potenciarl­o. El agua de lluvia que roza con el aire, y que corre por cauces de roca o barro y se roza ahí, y que a forma vórtices y burbujas... transfiere electricid­ad mucho mejor: está –lo diré así– ¡más viva!

Disculpe, doctor: suena precientíf­ico.

No lo es, porque es medible. Pues no hemos encontrado agua más dinamizada, viva y saludable que la mineral de un manantial de montaña. Y ahora, en los invernader­os de Almería, estamos ya demostrand­o la eficacia del agua dinamizada tecnológic­amente...

¿Entre gazpacho y gazpacho?

Tiene relación: lo que previene el cáncer y la enfermedad es la coherencia alimentada por flujos electromag­néticos… Y esos flujos se fomentan a merced de unos hábitos saludables de alimentaci­ón y de movimiento.

 ??  ??
 ?? VÍCTOR-M. AMELA
IMA SANCHÍS
LLUÍS AMIGUET ??
VÍCTOR-M. AMELA IMA SANCHÍS LLUÍS AMIGUET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain