Rin­gol: pue­den ju­gar to­dos

Así es la mo­da­li­dad de­por­ti­va abier­ta a to­do ti­po de des­tre­zas y ca­pa­ci­da­des

La Vanguardia - - TENDENCIAS - ADOL­FO S. RUIZ Se­vi­lla

Di­fe­ren­te, in­clu­si­vo y mo­ti­va­dor. En enero del 2017 Ma­nuel Mar­tín Mar­tí­nez, pro­fe­sor de Educación Fí­si­ca en un co­le­gio de Se­vi­lla, pu­so en mar­cha un nue­vo de­por­te, el Rin­gol (rin por aro y gol por por­te­ría) que en me­nos de tres años ya se ha ex­ten­di­do a to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las y a va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

Mar­tín, jun­to a un gru­po de pro­fe­so­res, fue dan­do for­ma a una ac­ti­vi­dad que na­cía de su

pro­pia ex­pe­rien­cia. “Nos di­mos cuen­ta de que en los re­creos y en las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas ex­tra­es­co­la­res só­lo par­ti­ci­pa­ba el 20% de los alum­nos; el res­to se re­fu­gia­ba en otras ac­ti­vi­da­des que no im­pli­ca­ban la prác­ti­ca del de­por­te, co­mo la con­so­la o la mú­si­ca”, se­ña­la el pro­fe­sor a es­te dia­rio. “Al fút­bol o al ba­lon­ces­to ju­ga­ban quie­nes eran bue­nos y te­nían ap­ti­tu­des, al­go que no al­can­za­ba a la in­men­sa ma­yo­ría. Así que bus­ca­mos un de­por­te que pu­die­ran prac­ti­car des­de quie­nes se con­si­de­ran pe­que­ños Mes­si o Cris­tiano Ro­nal­do has­ta to­do ti­po de alum­nos, in­clui­dos los cha­va­les con so­bre­pe­so, es­ca­sas ha­bi­li­da­des o di­fi­cul­ta­des mo­tri­ces”.

Na­cía así el Rin­gol, que re­co­ge as­pec­tos del fút­bol, ba­lon­ces­to, ba­lon­mano, vo­lei­bol y rugby, pe­ro con unas nor­mas que per­mi­ten la par­ti­ci­pa­ción y la in­te­gra­ción de to­dos los prac­ti­can­tes, en­tre ellas la prohi­bi­ción de que un mis­mo ju­ga­dor to­que el ba­lón más de una vez en la ju­ga­da. “Con­se­guir mar­car un gol en la por­te­ría (va­le uno) o pa­sar la pe­lo­ta por un aro si­tua­do en­ci­ma del lar­gue­ro (va­le dos) se con­vier­te así en una ta­rea de equi­po,

Un pro­fe­sor se­vi­llano creó es­ta prác­ti­ca que evi­ta que al­gún alumno se abu­rra o se des­ani­me

don­de el ha­bi­tual chu­pón o el más do­ta­do tie­ne que ju­gar en be­ne­fi­cio del res­to”, ex­pli­ca Mar­tín Mar­tí­nez.

La cla­ve del ines­pe­ra­do éxi­to se ex­pli­ca en la pá­gi­na web de Rin­gol. Se tra­ta de un de­por­te que se ale­ja com­ple­ta­men­te de los in­di­vi­dua­lis­mos y se evi­ta que al­gún alumno pue­da abu­rrir­se o des­ani­mar­se a la ho­ra de in­vo­lu­crar­se en las ac­ti­vi­da­des co­lec­ti­vas. Es­ta sen­sa­ción de equi­po uni­do tie­ne una im­por­tan­te re­per­cu­sión po­si­ti­va en la au­to­es­ti­ma de los ju­ga­do­res.

Los equi­pos son siem­pre mix­tos y los cha­va­les con mo­vi­li­dad re­du­ci­da tam­bién par­ti­ci­pan “ya que exis­te una zo­na de in­fluen­cia es­pe­cial pa­ra ellos, don­de tie­nen unas nor­mas fa­vo­re­ce­do­ras, co­mo po­der co­ger el ba­lón o po­der dar más de un to­que”, se­ña­la el in­ven­tor del de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.