La Vanguardia

Ge­ne­ra­ción Z, el con­su­mi­dor fu­tu­ro

Ma­zinn co­nec­ta las mar­cas tra­di­cio­na­les con los jó­ve­nes de 20 años, se tra­ta de te­ner­los en cuen­ta, es­cu­char y es­tar abier­to a los cam­bios

- Joa­quim Mon­gay

Adrián Ba­lles­ter y Ál­va­ro Jus­tri­bo es­tu­dia­ban el gra­do uni­ver­si­ta­rio LEINN en Ma­drid, cuan­do les ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de via­jar a Fin­lan­dia pa­ra vi­si­tar di­fe­ren­tes em­pre­sas. Una vez allí, se die­ron cuen­ta de que mu­chas te­nían pro­ble­mas pa­ra co­nec­tar con la ge­ne­ra­ción más jo­ven y de­ci­die­ron crear Ma­zinn, una start-up que quie­re acer­car las mar­cas tra­di­cio­na­les a su ge­ne­ra­ción, la Z. Han pa­sa­do dos años y Ma­zinn ya ha tra­ba­ja­do pa­ra Mahou, Te­le­piz­za, Pa­ra­do­res de Tu­ris­mo y el Gru­po An­to­lín, en­tre otras. “Nues­tro pri­mer pro­yec­to fue con Te­le­piz­za”, re­cuer­da Adrián Ba­lles­ter. “Nos gus­tó y de­ci­di­mos arran­car el pro­yec­to en pa­ra­le­lo a la uni­ver­si­dad, que va de em­pren­der e in­no­var.

¿Có­mo ayu­dáis a las em­pre­sas a co­nec­tar con vues­tra ge­ne­ra­ción?

Nues­tra me­to­do­lo­gía si­gue un pro­ce­so con mu- cho sen­ti­do co­mún. Mu­chos pien­san que co­nec­ta­rán con no­so­tros ha­blán­do­nos de vi­deo­jue­gos y de Youtu­be pe­ro no es así. Nues­tro mé­to­do tie­ne di­fe­ren­tes pa­sos, el pri­me­ro es co­no­cer al con­su­mi­dor con una se­rie de se­sio­nes, tan­to fí­si­cas co­mo in­ves­ti­ga­cio­nes on li­ne, pa­ra iden­ti­fi­car a quien se quie­ren di­ri­gir den­tro de nues­tra ge­ne­ra­ción. Ayu­da­mos a las em­pre­sas a en­ten­der a ese ni­cho de gen­te. Una vez les has en­ten­di­do, de­bes sa­ber cuá­les son sus ne­ce­si­da­des, qué opi­nan de tu mar­ca… El si­guien­te pa­so es co­crear, es de­cir, dar voz a es­ta gen­te pa­ra que opi­ne y di­se­ñe los pro­duc­tos que les gus­ta­ría ver en tu mar­ca… Lo ha­ce­mos con even­tos fí­si­cos por­que de­fen­de­mos mu­cho

# “Se ne­ce­si­tan mar­cas trans­pa­ren­tes y cer­ca­nas. Tam­bién que sean atre­vi­das, au­tén­ti­cas, que hu­yan del cor­po­ra­ti­vis­mo de an­tes, que sean hu­ma­nas”

la ex­pe­rien­cia off li­ne. Y el ter­cer y úl­ti­mo pa­so se­ría co­nec­tar a tra­vés de ac­cio­nes mí­ni­mas via­bles, pe­que­ños tests que pue­de ha­cer la mar­ca pa­ra ver si lo que ha apren­di­do fun­cio­na o no.

Ya te­néis una co­mu­ni­dad.

Sí, y que­re­mos que crez­ca más. Les pe­di­mos opi­nión so­bre há­bi­tos de con­su­mo, que se re­plan­teen co­sas, qué opi­nan de cier­tas mar­cas, que nos ayu­den tam­bién a crear con­cien­cia y a apor­tar a la so­cie­dad al­go más gran­de.

Las em­pre­sas tra­di­cio­na­les es­tán muy des­mar­ca­das de la ge­ne­ra­ción Z.

Por lo ge­ne­ral sí. In­ter­na­men­te no tie­nen es­te ta­len­to jo­ven y los pro­fe­sio­na­les que to­ma las de­ci­sio­nes son ma­yo­res. No es por des­acre­di­tar­los, pe­ro no tie­ne sen­ti­do que quien to­ma de­ci­sio­nes pa­ra gen­te de 20 años sean per­so­nas de 50. Es­tán bas­tan­te ale­ja­dos de no­so­tros, al­gu­nos tie­nen mu­cha in­for­ma­ción pe­ro no sa­ben apli­car­la… Cuan­to más gran­de y tra­di­cio­nal, más pro­ble­mas.

¿Cuá­les son los erro­res más co­mu­nes?

Tra­tar­nos co­mo un to­do. No se pue­de ha­blar de nin­gún sec­tor de la po­bla­ción ge­ne­ra­li­zan­do, pe­ro es­pe­cial­men­te en nues­tra ge­ne­ra­ción, que es la más he­te­ro­gé­nea. Tie­nes que iden­ti­fi­car a quién quie­res apor­tar va­lor, que a lo me­jor se­rán 2.000 o 3.000 per­so­nas. No tie­ne sen­ti­do que te di­ri­jas a to­dos. El se­gun­do error es no te­ner­nos en cuen­ta. La ge­ne­ra­ción de ideas en una em­pre­sa la ha­cen per­so­nas de 50 años sin te­ner en cuen­ta al con­su­mi­dor en el pro­ce­so.

¿Y cuá­les se­rían los tru­cos pa­ra co­nec­tar con vues­tra ge­ne­ra­ción?

El prin­ci­pal es lo que ha­ce­mos con ellos: los even­tos de co­crea­ción don­de se ge­ne­ran ideas muy chu­las y que po­nen la se­mi­lla pa­ra que la mar­ca ten­ga en cuen­ta al con­su­mi­dor Z. El tru­co, en fin, es obli­gar a es­tas mar­cas a dar­nos voz. Se­ría un po­co ton­to no te­ner­nos en cuen­ta por­que en po­cos años ten­dre­mos po­der ad­qui­si­ti­vo. Ade­más, so­le­mos ser early adop­ters de nue­vas ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas, que pro­pul­sa­mos al res­to de la so­cie­dad.

Otro de los erro­res que ha­béis de­tec­ta­do es el abu­so del ca­nal on li­ne.

Es una fal­sa creen­cia que apos­tan­do 100% por lo di­gi­tal se co­nec­ta­rá con no­so­tros, por­que le da­mos el mis­mo va­lor al mun­do di­gi­tal que al fí­si­co. En nues­tro día a día ya es­ta­mos a ca­ba­llo en­tre el on y el off, sin dar­nos cuen­ta. Por ejem­plo, Net­flix es co­no­ci­da por su car­te­le­ría y ha­ce ac­cio­nes en la ca­lle.

¿Có­mo quie­re la ge­ne­ra­ción Z que sean las mar­cas?

Co­mo es­ta­mos más in­for­ma­dos que nun­ca

y más aten­tos a los te­mas me­dioam­bien­ta­les, se ne­ce­si­tan mar­cas trans­pa­ren­tes y cer­ca­nas. Tam­bién que sean atre­vi­das, au­tén­ti­cas, que hu­yan del cor­po­ra­ti­vis­mo de an­tes, que sean hu­ma­nas, que nos tra­ten co­mo a un ami­go y no de for­ma dis­tan­te, y que ad­mi­tan y ex­pli­quen los erro­res…

¿En qué mo­men­to es­tá la em­pre­sa? ¿Ha­béis pa­sa­do por al­gu­na ron­da de fi­nan­cia­ción?

Nos he­mos au­to­fi­nan­cia­do. Cuan­do que­ra­mos lle­var es­to a lo di­gi­tal y es­ca­lar sí que ne­ce­si­ta­re­mos fi­nan­cia­ción. Nos gus­ta­ría nu­trir­nos de tec­no­lo­gía co­mo el ma­chi­ne lear­ning o la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial sin de­jar de la­do la par­te hu­ma­na, que quie­nes den la in­ter­pre­ta­ción y el va­lor sean per­so­nas. Aho­ra que­re­mos ha­cer co­mu­ni­dad en Ins­ta­gram (@maz­zin­me­dia) pa­ra que la gen­te cree opi­nión so­bre las mar­cas y que se­pan que su vo­to de com­pra es im­por­tan­te.

 ??  ?? El equi­po de Ma­zinn, de iz­quier­da a de­re­cha, Ji­me­na Bios­ca, Ra­fael Magaña, Ál­va­ro Jus­tri­bo, Jo­se Va­le­ro, Adrián Ba­lles­ter.
El equi­po de Ma­zinn, de iz­quier­da a de­re­cha, Ji­me­na Bios­ca, Ra­fael Magaña, Ál­va­ro Jus­tri­bo, Jo­se Va­le­ro, Adrián Ba­lles­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain