TUR­QUÍA BOM­BAR­DEA A LOS KUR­DOS EN SI­RIA

La UE, con­tra la ofen­si­va, mien­tras Irán y Ru­sia pi­den con­ten­ción

La Vanguardia - - PORTADA - JOR­DI JOAN BA­ÑOS Estambul. Co­rres­pon­sal

La po­bla­ción hu­ye de Ras al Ain, pue­blo del nor­te de Si­ria al­can­za­do por la avia­ción tur­ca.

El Ma­nan­tial de Paz em­pe­zó a cho­rrear bom­bas a las cua­tro de la tar­de. Es­te es el cho­can­te nom­bre con que Tur­quía ha bau­ti­za­do su ter­ce­ra cam­pa­ña en el nor­te de Si­ria, en la mis­ma lí­nea del Ra­mo de Oli­vo con que to­mó Afrín ha­ce un año y me­dio. El pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan des­ve­ló con un tuit el nom­bre y el ini­cio de la ope­ra­ción, que de­fen­dió “pa­ra im­pe­dir la crea­ción de un co­rre­dor del te­rror en nues­tra fron­te­ra sur”.

De mo­men­to, el te­rror re­co­rría las ca­lles de Ras al Ain, Tel Abiad y Ain Isa, pri­me­ras dia­nas kur­do­si­rias de la avia­ción tur­ca, que ha­bría gol­pea­do has­ta 16 ob­je­ti­vos en las pri­me­ras ho­ras. To­do ello pa­ra des­pe­jar la in­cur­sión te­rres­tre, que co­men­zó po­co an­tes de la me­dia­no­che. En ella las tro­pas tur­cas es­ta­rían acom­pa­ña­das por 18.000 mi­li­cia­nos si­rios des­pla­za­dos des­de Afrin, Ya­ra­blus e Id­lib. Es­tos es­ta­ban acan­to­na­dos ano­che en la ciu­dad tur­ca de Akça­ka­le, a la que só­lo un mu­ro se­pa­ra de Tel Abiad.

Pe­ro el éxo­do de ci­vi­les ya ha em­pe­za­do, con co­lum­nas de hu­mo co­mo fon­do, en las mis­mas lo­ca­li­da­des eva­cua­das el lu­nes por los es­ta­dou­ni­den­ses, que per­ma­ne­cen en otras. En esa mis­ma zo­na, las mi­li­cias kur­das ha­bían des­man­te­la­do sus pro­pios bún­ke­res en los úl­ti­mos dos me­ses, mien­tras se man­tu­vo la ficción de una zo­na de se­gu­ri­dad con­jun­ta.

Pre­vi­si­ble­men­te, An­ka­ra di­ce ha­ber des­trui­do ar­se­na­les y es­truc­tu­ras del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK), mien­tras que la fi­lial si­ria de es­te, las Uni­da­des de Pro­tec­ción Po­pu­lar (YPG), no me­nos pre­vi­si­ble­men­te afir­man que los edi­fi­cios al­can­za­dos son ci­vi­les.

Fuen­tes kur­das de Irak ha­blan de una vein­te­na de he­ri­dos, mien­tras que el YPG ase­gu­ra que cin­co ci­vi­les han muer­to, dos mi­li­cia­nos, se­gún fuen­tes tur­cas, que tam­bién de­cla­ran que tres obu­ses lan­za­dos por el YPG ha­brían im­pac­ta­do con­tra zo­nas re­si­den­cia­les en las lo­ca­li­da­des tur­cas de Nu­say­bin y Cey­lan­pi­nar.

En cual­quier ca­so, An­ka­ra es­ta­ría in­ten­tan­do evi­tar las ba­jas ci­vi­les, an­te las in­nu­me­ra­bles pre­sio­nes re­ci­bi­das, des­de Wa­shing­ton, Bru­se­las, Tehe­rán o Mos­cú.

Los 28 de la UE lla­ma­ron ayer a de­te­ner la ofen­si­va. Mien­tras que Do­nald Trump ad­ver­tía, en un nue­vo gi­ro, que no res­pal­da la in­va­sión. Y an­ti­ci­pán­do­se a la in­cur­sión te­rres­tre, da­ba ya al ejér­ci­to tur­co co­mo ocu­pan­te de las cár­ce­les del YPG, lla­man­do a An­ka­ra a res­pon­sa­bi­li­zar­se de la cus­to­dia de los mi­les de pri­sio­ne­ros de Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Pa­ra hoy mis­mo, Fran­cia y Reino Uni­do han con­vo­ca­do una reunión del con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU. Mien­tras que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN, Jens Stol­ten­berg, que se ha­bía mos­tra­do com­pren­si­vo con las preo­cu­pa­cio­nes de se­gu­ri­dad de Tur­quía, ha­cía ayer un lla­ma­mien­to a la con­ten­ción a su pre­si­den­te, con el que se re­uni­rá ma­ña­na.

Las pri­me­ras ca­ra­va­nas de vehícu­los ci­vi­les dan fe de la an­sie­dad de la po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te kur­da, no ne­ce­sa­ria­men­te afec­ta al YPG. Las pri­me­ras ex­plo­sio­nes di­si­pa­ron la re­ti­cen­cia de mu­chos a ale­jar­se de su ca­sa. Has­ta ayer, les do­mi­na­ba el te­mor a per­der­la, a la luz de lo su­ce­di­do en Afrin, don­de las vi­vien­das kur­das fue­ron ocu­pa­das por otros des­pla­za­dos si­rios-ára­bes.

Pe­ro más que a las tro­pas tur­cas, los kur­dos te­men a las mi­li­cias bar­bu­das del Ejér­ci­to Si­rio Li­bre, no muy dis­tin­tas a las apo­ya­das des­de el Gol­fo y Oc­ci­den­te a lo lar­go de la gue­rra. Una co­mi­sión de de­re­chos hu­ma­nos de la ONU cri­ti­có a Tur­quía ha­ce un mes por la in­se­gu­ri­dad en Afrin. Asi­mis­mo, el pro­yec­to de Er­do­gan de ins­ta­lar a un millón de re­fu­gia­dos si­rios en su “zo­na de se­gu­ri­dad” crea alar­ma. Re­pa­tria­ción pa­ra unos es ex­pro­pia­ción pa­ra otros.

El mun­do es­tá aten­to al ries­go de ca­tás­tro­fe, in­di­fe­ren­te a que el Par­la­men­to tur­co ha­ya pro­rro­ga­do por un año el man­da­to de in­ter­ven­ción mi­li­tar en Si­ria. O que el nue­vo al­cal­de de Estambul y to­da la opo­si­ción –ex­cep­to el pro­kur­do HDP– di­gan que su co­ra­zón es­tá con las tro­pas.

REAC­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL

La UE ins­ta a de­te­ner la ofen­si­va, mien­tras Irán, Ru­sia y la OTAN pi­den con­ten­ción

VÍA LI­BRE

El ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se no in­ter­fie­re en el avan­ce de las tro­pas tur­cas

DE­LIL SOU­LEI­MAN / AFP

BURAK KA­RA / GETTY

Sol­da­dos del ejér­ci­to tur­co pre­pa­ran los vehícu­los ar­ma­dos pa­ra la ofen­si­va te­rres­tre que dio co­mien­zo ayer por la no­che

LA VAN­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.