La no­che de Ha­llo­ween de­ge­ne­ra en Bé­ziers y ar­den dos es­cue­las

La ciu­dad fran­ce­sa, feu­do de la ul­tra­de­re­cha, es fo­co ha­bi­tual de vio­len­cia ur­ba­na

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - EU­SE­BIO VAL Pa­rís. Co­rres­pon­sal

La no­che de Ha­llo­ween de­ge­ne­ró en Bé­ziers, la his­tó­ri­ca ciu­dad del sur de Fran­cia, a ori­llas del río Orb. Dos es­cue­las su­frie­ron gra­ves in­cen­dios –muy pro­ba­ble­men­te pro­vo­ca­dos–, va­rios vehícu­los re­sul­ta­ron que­ma­dos y un edi­fi­cio aban­do­na­do tam­bién fue pre­sa de las lla­mas, al tiem­po que la po­li­cía y los bom­be­ros eran ata­ca­dos con pie­dras y cohe­tes de pi­ro­tec­nia por gru­pos de jó­ve­nes.

La que­ma de las es­cue­las cau­só una es­pe­cial conmoción, a ni­vel na­cio­nal, por ser un ata­que con­tra edi­fi­cios que sim­bo­li­zan la edu­ca­ción pú­bli­ca, uno de los or­gu­llos de la Re­pú­bli­ca e ins­tru­men­to de in­te­gra­ción y cohe­sión de la ciu­da­da­nía.

Los he­chos se pro­du­je­ron en el ba­rrio de La De­vè­ze, en el es­te de la ciu­dad, una zo­na par­ti­cu­lar­men­te pro­ble­má­ti­ca don­de la que­ma de mo­bi­lia­rio ur­bano, de vehícu­los y de ma­te­rial en so­la­res en obras se pro­du­ce de ma­ne­ra pe­rió­di­ca. En mar­zo pa­sa­do ya que­dó des­tro­za­da una gran ex­ca­va­do­ra.

Una de las es­cue­las, la más da­ña­da, era de ni­ños de ma­ter­nal y de pri­ma­ria. Dos au­las que­da­ron to­tal­men­te des­tro­za­das y otras diez, in­ser­vi­bles. Ha­brá que pro­ce­der a la re­cons­truc­ción to­tal de la es­truc­tu­ra. A un cen­te­nar de me­tros ar­die­ron tam­bién dos au­las del co­llè­ge (es­cue­la in­ter­me­dia) de­di­ca­do a Ka­tia y Mau­ri­ce Kraft, una pa­re­ja de emi­nen­tes vul­ca­nó­lo­gos que mu­rie­ron en Ja­pón, en 1991, mien­tras ins­pec­cio­na­ban un vol­cán en erup­ción.

Las es­cue­las in­cen­dia­das ha­bían per­ma­ne­ci­do va­cías du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas de­bi­do a las va­ca­cio­nes de To­dos los San­tos. Pa­ra los alum­nos afec­ta­dos que se in­cor­po­ren el lu­nes se ha­bi­li­ta­rán lo­ca­les al­ter­na­ti­vos pro­vi­sio­na­les.

El pre­fec­to del de­par­ta­men­to de Hé­rault, Jac­ques Wit­kows­ki, di­jo que lo su­ce­di­do no pue­de ca­ta­lo­gar­se ya de sim­ples “vio­len­cias ur­ba­nas” sino que son “he­chos de de­lin­cuen­cia”. An­te la even­tua­li­dad de que, ayer por la no­che, vol­vie­ra a ha­ber vio­len­cia en La De­vè­ze, se re­for­zó la pre­sen­cia po­li­cial y de fuer­zas an­ti­dis­tur­bios.

El mu­ni­ci­pio de Bé­ziers cuen­ta con unos 76.000 ha­bi­tan­tes, a los que de­ben aña­dir­se otros ca­si 100.000 del área me­tro­po­li­ta­na. Se tra­ta de una ur­be de his­to­ria mi­le­na­ria. Fue fun­da­da por los grie­gos en el si­glo VII an­tes de Cris­to. Bé­ziers,

cer­ca del Me­di­te­rrá­neo y ro­dea­da de viñedos, es co­no­ci­da por el rugby y por las co­rri­das de to­ros. Des­de el 2014 su al­cal­de es Ro­bert Mé­nard, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, co­fun­da­dor de la oe­ne­gé Re­por­te­ros Sin Fron­te­ras (RSF), que se pre­sen­tó en una lis­ta apo­ya­da por el Fren­te Na­cio­nal (FN) –hoy Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal (RN)– y otras for­ma­cio­nes de la ul­tra­de­re­cha.

Mé­nard es­ta­ba fu­rio­so ayer por lo ocu­rri­do y por la ima­gen de su ciu­dad. El pró­xi­mo mar­zo hay elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. El al­cal­de re­cor­dó que La De­vè­ze es el ba­rrio de Bé­ziers que re­ci­be más ayu­das del Es­ta­do, un to­tal de 300 mi­llo­nes de eu­ros en un pe­rio­do de 25 años, y que, por tan­to, es­ta de­ri­va de descontent­o tan vi­ru­len­to no es­tá pa­ra na­da jus­ti­fi­ca­da. La opo­si­ción, sin em­bar­go, car­gó con­tra Mé­nard y le acu­só de ha­ber de­ja­do La Dè­ve­ze en el aban­dono. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas del 2018, el ba­rrio re­gis­tra una ta­sa de po­bre­za muy ele­va­da. El 62,2% vi­ve ba­jo el um­bral mí­ni­mo, mien­tras que el pa­ro al­can­za el 33%.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, lan­zó un tuit en el que ad­vir­tió que “in­cen­diar un es­ta­ble­ci­mien­to es­co­lar es una ofen­sa a la Re­pú­bli­ca”. “Con­deno es­tos ac­tos inacep­ta­bles, que no pue­den que­dar

El mi­nis­tro del In­te­rior re­cuer­da que que­mar ins­ta­la­cio­nes es­co­la­res es “una ofen­sa a la Re­pú­bli­ca”

sin cas­ti­go”, aña­dió el mi­nis­tro. El ti­tu­lar de Edu­ca­ción, Jean-mi­chel Blan­quer, tam­bién con­de­nó los in­cen­dios y ga­ran­ti­zó que las cla­ses se reanu­da­rán el lu­nes pa­ra los alum­nos afec­ta­dos. Un por­ta­voz del sin­di­ca­to Alian­za Po­li­cía, Da­vid Ley­raud, la­men­tó los in­ci­den­tes que se re­pi­ten con fre­cuen­cia en La De­vè­ze e hi­zo un lla­ma­mien­to a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos por­que “Bé­ziers no de­be con­ver­tir­se en un san­tua­rio de la de­lin­cuen­cia”.

En Fran­cia se ha con­ver­ti­do ya en tris­te tra­di­ción que, en la no­che de Año Nue­vo y en la del 14 de ju­lio, ban­das de jó­ve­nes van­dá­li­cos que­men vehícu­los. Es un ri­tual an­te el cual las au­to­ri­da­des y la so­cie­dad pa­re­cen ha­ber­se re­sig­na­do. El in­cen­dio de es­cue­las en la no­che de Ha­llo­ween se­ría un salto cua­li­ta­ti­vo muy se­rio e in­quie­tan­te.

SYLVAIN THO­MAS / AFP

La fa­cha­da in­cen­dia­da de la es­cue­la ele­men­tal Ta­ma­ris, en Bé­ziers, tal co­mo apa­re­cía ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.