La ami­ga ín­ti­ma de Whit­ney Hous­ton

La Vanguardia - - VIVIR -

La me­jor ami­ga de Whit­ney Hous­ton, Robyn Craw­ford, ha con­fe­sa­do en un li­bro que am­bas man­tu­vie­ron una re­la­ción sen­ti­men­tal cu­ya par­te ín­ti­ma aca­bó cuan­do la can­tan­te em­pe­zó a te­ner éxi­to. Se­gún la re­vis­ta Peo­ple, que pu­bli­ca un frag­men­to de la obra de Craw­ford, ti­tu­la­da A Song For You: My Li­fe with Whit­ney Hous­ton (Una can­ción pa­ra ti: mi vi­da con Whit­ney Hous­ton), la ar­tis­ta pu­so fin al as­pec­to se­xual de la re­la­ción pa­ra evi­tar que si sa­lía a la luz per­ju­di­ca­ra su ca­rre­ra. Craw­ford co­no­ció a Hous­ton cuan­do la can­tan­te te­nía 17 años y ella 19, y am­bas tra­ba­ja­ban de con­se­je­ras en un cam­pa­men­to de ve­rano en el es­ta­do de Nue­va Jer­sey. Des­de ese mo­men­to, las dos mu­je­res se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles y com­par­tie­ron du­ran­te años una amis­tad tan cer­ca­na que fue ob­je­to de ru­mo­res, aun­que Hous­ton siem­pre lo ne­gó.

no que­ría otra can­ción co­mo esa en mi si­guien­te dis­co tal y co­mo me pe­dían! Te­nía­mos que mi­rar ha­cia de­lan­te. Afor­tu­na­da­men­te, el te­ma si­gue for­man­do par­te de mí y yo he po­di­do cre­cer al mar­gen de él”, ex­pli­ca. Dal­ma de­fen­dió la can­ción en el cer­ta­men de Eu­ro­vi­sión de 1991, un con­cur­so al que tie­ne cla­ro que aho­ra no vol­ve­ría.

El can­tan­te tam­bién se mues­tra ta­jan­te a la ho­ra de va­lo­rar su ex­pe­rien­cia te­le­vi­si­va en un ta­lent show mu­si­cal en el que for­mó par­te del ju­ra­do: “Lo hi­ce una vez y nun­ca más. No soy la me­jor per­so­na pa­ra dar con­se­jos y no me sien­to na­da có­mo­do”. Otra co­sa es que Dal­ma pue­da se­guir es­te ti­po de pro­gra­mas co­mo es­pec­ta­dor, aun­que tam­bién ha­ce al­gún ma­tiz: “No me gus­tan cuan­do los pro­ta­go­nis­tas son ni­ños. Pien­so que tie­nes que de­jar que vi­van su in­fan­cia den­tro de la nor­ma­li­dad y no me­ter­los en es­tos fre­ga­dos”.

Ha­ce po­co más de un año que de­ci­dió dar un nue­vo gi­ro a su vi­da y de­jar Ma­drid, don­de lle­va­ba mu­chos años vi­vien­do, pa­ra vol­ver a Ca­ta­lun­ya. “Te­nía cla­ro que tar­de o tem­prano vol­ve­ría a mi ca­sa, aun­que creía que se­ría más tar­de”, con­fie­sa el can­tan­te, que cree que aho­ra es el mo­men­to de dis­fru­tar de sus pa­dres, ya ma­yo­res, y de sus amis­ta­des. Lo ha­ce en un mo­men­to don­de Ca­ta­lun­ya es no­ti­cia por los he­chos acon­te­ci­dos en las ca­lles tras la sen­ten­cia con­tra

“Es­toy preo­cu­pa­do y de­cep­cio­na­do con los po­lí­ti­cos que te­ne­mos”, se sincera el in­tér­pre­te en la char­la

los po­lí­ti­cos pre­sos. Y se mo­ja: “Es­toy preo­cu­pa­do y de­cep­cio­na­do con los po­lí­ti­cos que te­ne­mos. Me sien­to muy im­po­ten­te an­te la si­tua­ción y no en­tien­do por qué no se sien­tan en una me­sa y bus­can una so­lu­ción cuan­do ven que la gen­te es­tá su­frien­do”. Pa­la­bras de un ca­ta­lán que es­tu­vo mu­cho tiem­po dis­fru­tan­do de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. “Ja­más tu­ve la sen­sa­ción de que la con­vi­ven­cia pe­li­gra­ba. Creo que lo que pa­sa en Ca­ta­lun­ya lo es­tá su­frien­do to­da Es­pa­ña”, re­fle­xio­na.

Más allá del con­flic­to, Dal­ma, al que ja­más le ha gus­ta­do ven­der su vi­da pri­va­da a la pren­sa del co­ra­zón y que evi­ta las cues­tio­nes más per­so­na­les sin per­der la son­ri­sa, ad­mi­te que se en­cuen­tra en un buen mo­men­to vi­tal: “Lle­gar a los 55 años con es­ta sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca es aco­jo­nan­te”. Con­ten­to por vol­ver a su tie­rra sin de­jar de ha­cer lo que más le gus­ta, ter­mi­na con una nue­va de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de ca­ra a lo que ven­drá: “Siem­pre he pro­te­gi­do la li­ber­tad de in­ten­tar de­ci­dir en ca­da mo­men­to lo que he que­ri­do ha­cer”. Con 30 años en el sec­tor, lo se­gui­rá ha­cien­do.

Frag­men­to de la por­ta­da del li­bro

ÀLEX GAR­CIA

a con el lan­za­mien­to de un ál­bum es­pe­cial

ÀLEX GAR­CIA

e su in­ten­sa ca­rre­ra dis­co­grá­fi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.