Con­flic­to, paz y ple­ga­ria

La Vanguardia - - RELIGIÓN - Tex­to ela­bo­ra­do por: AL­BERT BATLLE, JO­SEP MARIA CAR­BO­NELL, MÍ­RIAM DÍEZ, EU­GE­NI GAY, DA­VID JOU, JOR­DI LÓ­PEZ CAMPS, MAR­GA­RI­TA MAU­RI, JO­SEP MI­RÓ I ARDÈVOL, MON­TSE­RRAT SE­RRA­LLON­GA Y FRAN­CESC TO­RRAL­BA

Ca­ta­lun­ya, y con ella Es­pa­ña, vi­ve una si­tua­ción di­fí­cil y do­lo­ro­sa. Los cris­tia­nos no so­mos in­di­fe­ren­tes a los su­fri­mien­tos y con­flic­tos de la so­cie­dad, por­que pro­fe­sa­mos una fe que apor­ta es­pe­ran­za en las vi­ci­si­tu­des hu­ma­nas. La ma­ne­ra co­mo abor­da­mos los su­fri­mien­tos y las con­fron­ta­cio­nes no pue­de ser, sin em­bar­go, la mis­ma que la de las ideo­lo­gías se­cu­la­res, por­que si so­mos fie­les a la fe que pro­fe­sa­mos, nos te­ne­mos que sen­tir lla­ma­dos a ser, co­mo di­jo Je­sús en el Ser­món de la Mon­ta­ña, cons­truc­to­res de paz.

La paz, que co­mo di­ce San Agus­tín en La Ciu­dad de Dios, es la tran­qui­li­dad que de­ri­va de un or­den jus­to, don­de la gen­te es es­cu­cha­da, se ex­pre­sa con li­ber­tad y res­pe­to. Don­de ca­da uno, sin me­nos­pre­ciar el otro, cum­ple con sus obli­ga­cio­nes cí­vi­cas, y se desa­rro­lla con tan­ta ple­ni­tud co­mo sea po­si­ble. Cuan­do sur­ge el des­or­den co­mo fru­to de un ma­les­tar ob­je­ti­vo, es se­ñal que hay as­pec­tos de la reali­dad que no res­pon­den en gra­do su­fi­cien­te a la jus­ti­cia. En­ton­ces, la ta­rea es do­ble: apa­ci­guar el con­flic­to, y bus­car una so­lu­ción real a sus cau­sas.

Las cau­sas no son só­lo in­ter­nas. En par­te pro­ce­den tam­bién de con­di­cio­nan­tes ex­ter­nos po­de­ro­sos, de las ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes glo­ba­les de nues­tro tiem­po, en­tre iden­ti­dad y glo­ba­li­za­ción, en­tre jus­ti­cia so­cial y de­sigual­dad, en­tre li­ber­tad y se­gu­ri­dad, y en­tre le­ga­li­dad y as­pi­ra­cio­nes de par­tes con­si­de­ra­bles de la po­bla­ción. Y tam­bién, jun­to con las cau­sas que des­en­ca­de­nan y alimentan el con­flic­to, en­con­tra­mos la in­ca­pa­ci­dad mos­tra­da has­ta aho­ra por las ideo­lo­gías se­cu­la­res pa­ra apa­ci­guar­lo y en­con­trar ca­mi­nos de con­ci­lia­ción y de so­lu­ción.

Es fá­cil impu­tar a los otros la cau­sa del ma­les­tar, pe­ro es­ta ac­ti­tud nun­ca ha si­do la so­lu­ción. Ha­ce fal­ta ape­lar a la jus­ti­cia pa­ra to­dos, más co­mo vir­tud que co­mo tri­bu­nal. Y los cris­tia­nos te­ne­mos que pro­po­ner, ade­más, la mi­se­ri­cor­dia, por­que tal co­mo es­cri­be Guar­di­ni en El Se­ñor, quien rehú­sa la mi­se­ri­cor­dia aca­ba co­me­tien­do in­jus­ti­cia. Hay que ape­lar a la mo­des­ta pa­cien­cia por­que fa­ci­li­ta que no ab­so­lu­ti­ce­mos nues­tro pun­to de vis­ta y va­lo­re­mos to­do lo que pue­da te­jer víncu­los de con­cor­dia, por te­nues que pa­rez­can. No es fá­cil por­que es­tán en jue­go con­vic­cio­nes fuer­tes y su­fri­mien­tos in­ten­sos oca­sio­na­dos por el con­flic­to y por los en­car­ce­la­mien­tos cau­sa­dos por lo mis­mo. To­do des­pier­ta pa­sio­nes muy pro­fun­das. Hay que su­pe­rar­las pa­ra cons­truir la con­cor­dia, la ar­mo­nía que Aris­tó­te­les es­ta­ble­ce co­mo aque­llo que es bueno y prác­ti­co pa­ra la co­mu­ni­dad, y que exi­ge go­ber­nar por el bien de to­dos, y no só­lo pa­ra una ma­yo­ría. Eso es el bien co­mún. Có­mo cons­truir­lo en Ca­ta­lun­ya, y en Es­pa­ña, es el re­to que es­ta­mos lla­ma­dos a res­pon­der.

Hay que re­cu­pe­rar la fra­ter­ni­dad, re­co­no­cer en el otro la dig­ni­dad in­he­ren­te a to­da per­so­na, pien­se co­mo pien­se, e iden­ti­fi­car aque­llos ele­men­tos nu­clea­res que nos unen, con la con­vic­ción de que son más fuer­tes, só­li­dos, y va­lio­sos que lo que nos se­pa­ra.

Ha­ce fal­ta que to­dos nos es­cu­che­mos, nos res­pe­te­mos y per­ma­nez­ca­mos aten­tos a aque­llo de po­si­ti­vo que pue­da ve­nir de los que no pien­san co­mo no­so­tros. Ha­ce fal­ta que nin­gu­na vic­to­ria, siem­pre pro­vi­sio­nal, no su­pon­ga una hu­mi­lla­ción, que na­die se sien­ta to­tal­men­te de­rro­ta­do, per­se­gui­do ni ex­clui­do.

So­mos se­res he­chos pa­ra amar; ca­pa­ces de dar­nos a cau­sas no­bles, lla­ma­dos a vi­vir li­bre­men­te en un mar­co de con­vi­ven­cia ba­sa­do en el bien co­mún. An­he­la­mos la fe­li­ci­dad, pe­ro a me­nu­do la bus­ca­mos por sen­de­ros ex­tra­ños que re­por­tan su­fri­mien­to y desa­zón. He­mos de ser ca­pa­ces de ver­lo y for­ta­le­cer nues­tros la­zos pa­ra cons­truir una co­mu­ni­dad so­cial y po­lí­ti­ca, pa­cí­fi­ca y ar­mó­ni­ca, don­de que­pan to­das las op­cio­nes po­lí­ti­cas por di­ver­sas que sean por­que si son ejer­ci­das pen­san­do en el bien co­mún hay al­go de po­si­ti­vo. Só­lo la vio­len­cia que se im­po­ne a la li­ber­tad del otro es ex­clui­da.

Los cris­tia­nos ser­vi­re­mos con efi­ca­cia a la con­cor­dia y al bien co­mún, si más allá de nues­tras di­fe­ren­cias por ideo­lo­gías se­cu­la­res, an­te­po­ne­mos el man­da­to de Je­sús. Cuan­to más di­fí­cil es la si­tua­ción, más se tie­ne que ma­ni­fes­tar la con­di­ción cris­tia­na: ¿“Si amáis a los que os aman, qué re­com­pen­sa me­re­céis? ¿Y si só­lo sa­lu­dáis a vues­tros her­ma­nos, qué ha­céis de ex­tra­or­di­na­rio? ¿Qué re­com­pen­sa me­re­céis?”. “Pues yo os di­go, amad a vues­tros enemi­gos”.

Es por ese man­da­to que hay que tra­ba­jar pa­ra cons­truir es­pa­cios den­tro y fue­ra de la Igle­sia en los qué to­dos po­da­mos com­par­tir, y re­fle­xio­nar, y ro­gar jun­tos en la luz del Evan­ge­lio.

Tam­bién hay que bus­car con el con­jun­to de la Igle­sia ca­ta­la­na una lí­nea co­mún de ac­ción que dé voz pú­bli­ca a la Igle­sia y que pro­pon­ga a la so­cie­dad vías prác­ti­cas pa­ra pro­gre­sar en el bien co­mún. Un pri­mer pa­so po­dría ser una jor­na­da de ple­ga­ria, por­que ro­gar es abrir­se a una vi­sión más am­plia y se­re­na, que cul­mi­na­ra en la unión en la eu­ca­ris­tía. Lo que los se­res hu­ma­nos no po­de­mos, Dios sí lo pue­de.

En el con­flic­to es­tá tam­bién la in­ca­pa­ci­dad de ideo­lo­gías se­cu­la­res pa­ra ha­llar ca­mi­nos de con­ci­lia­ción y so­lu­ción

Ha­ce fal­ta una co­mu­ni­dad pa­cí­fi­ca y ar­mó­ni­ca don­de que­pan to­das las op­cio­nes por di­ver­sas que sean

DA­VID BORRAT / EFE

Se­pa­ra­dos. Las va­llas que se­pa­ran ma­ni­fes­tan­tes de signo opues­to, co­mo es­tas del vier­nes en Gi­ro­na, son un sím­bo­lo de la po­la­ri­za­ción de la so­cie­dad ca­ta­la­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.