La Vanguardia

Ca­mus y su ma­dre

- JOAN DE SAGARRA

Pa­rís, 4 de enero. Se­sen­ta años del trá­gi­co ac­ci­den­te que cau­só la muer­te de Al­bert Ca­mus, fla­man­te pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, a la edad de 46 años. El ac­ci­den­te se pro­du­jo la ma­ña­na del 4 de enero de 1960 en la na­cio­nal 5 fran­ce­sa, a la al­tu­ra de Vi­lle­ble­vin (Yon­ne). El au­to­mó­vil, un Fa­cel Ve­ga, con­du­ci­do por Mi­chel Ga­lli­mard se des­pis­tó y fue a es­tre­llar­se con­tra un pla­ta­ne­ro que­dan­do li­te­ral­men­te par­ti­do en dos. Ca­mus, sen­ta­do a la de­re­cha del con­duc­tor, sin cin­tu­rón (to­da­vía no era obli­ga­to­rio), mu­rió en el ac­to.

Los quios­cos de Pa­rís van lle­nos de edi­cio­nes es­pe­cia­les de dia­rios y re­vis­tas so­bre el au­tor de El extranjero .Enel Ex­press pi­llo un es­cri­to de Jé­rô­me Du­puis so­bre el li­bro de un au­tor ita­liano en el que de­fien­de la te­sis de que, con­tra­ria­men­te al des­gra­cia­do ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, la muer­te de Ca­mus fue un ase­si­na­to, en to­da re­gla, or­de­na­do por el KGB. El li­bro La muer­te de Ca­mus, de Gio­van­ni Ca­te­lli, fue pu­bli­ca­do en Fran­cia (Ba­lland) en el 2019. Se­gún Ca­te­lli, Ca­mus fir­mó su sen­ten­cia de muer­te el 15 de mar­zo de 1957 en la sa­la Wa­gram de Pa­rís. En un ac­to en fa­vor de las víc­ti­mas de la re­pre­sión so­vié­ti­ca en Hun­gría, Ca­mus tu­vo unas pa­la­bras muy du­ras pa­ra Dmi­tri Che­pi­lov, efí­me­ro mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res so­vié­ti­co cuan­do los tan­ques ru­sos en­tra­ron en Bu­da­pest, y es­te, ofen­di­do, or­de­nó al KGB que se en­car­ga­ran de si­len­ciar pa­ra siem­pre al fa­mo­so es­cri­tor. Se­gún Ca­te­lli, el KGB man­dó el tra­ba­jo a los ser­vi­cios se­cre­tos che­cos, los cua­les, agá­rre­se lec­tor, “con­ta­ron con la luz ver­de, con la ayu­da del go­bierno fran­cés de la épo­ca”, por­que, se­gún el in­ves­ti­ga­dor ita­liano, el an­ti­co­mu­nis­ta Ca­mus era un per­so­na­je in­có­mo­do pa­ra las re­la­cio­nes Fran­cia-urss pro­pi­cia­das por el ge­ne­ral De Gau­lle.

¿En qué se apo­ya Ca­te­lli pa­ra lan­zar se­me­jan­tes afir­ma­cio­nes? Pues en un poe­ta, hi­jo de Pra­ga, Yan Za­bra­na, quien en su dia­rio es­cri­bió en 1980 que “un hom­bre” le ha­bía di­cia. cho que Ca­mus ha­bía muer­to ase­si­na­do por or­den so­vié­ti­ca. Y en un abo­ga­do ita­liano, Giu­liano Spaz­za­li, al que otro abo­ga­do fran­cés, na­da me­nos que el cé­le­bre Jac­ques Ver­gès, le ha­bría con­fe­sa­do que Ca­mus “ha­bía si­do eli­mi­na­do por una sec­ción del KGB con el con­sen­ti­mien­to tá­ci­to de los ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses”. Y eso es to­do. Nin­gún do­cu­men­to, nin­gu­na prue­ba de que lo que es­cri­bió un poe­ta en su dia­rio y un cé­le­bre abo­ga­do fran­cés le di­jo a su co­le­ga ita­liano sea la ver­dad. Y na­da so­bre la iden­ti­dad de los ofi­cia­les del ser­vi­cio se­cre­to che­co que se en­car­ga­ron del ase­si­na­to del es­cri­tor fran­cés.

Ca­te­lli se li­mi­ta, sin apor­tar tam­po­co nin­gu­na prue­ba, a con­tar­nos que los agen­tes del ser­vi­cio se­cre­to che­co sus­ti­tu­ye­ron un neu­má­ti­co del Fa­cel Ve­ga por otro de­bi­da­men­te pre­pa­ra­do pa­ra cau­sar el trá­gi­co ac­ci­den­te. Ca­mus, ade­más de un gran es­cri­tor, fue un ex­ce­len­te pe­rio­dis­ta y, pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je, sus co­le­gas del Ex­press –don­de Ca­mus co­la­bo­ró en su día– han en­tre­vis­ta­do a la se­ño­ra Svetla­na Ptac­ni­ko­va, di­rec­to­ra de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad che­cos, que agru­pa to­dos los do­cu­men­tos de los ex­ser­vi­cios de in­ves­ti­ga­ción de su país, y la se­ño­ra les ha di­cho: “El nom­bre de Al­bert Ca­mus no fi­gu­ra en nin­guno de nues­tros fi­che­ros”. To­ma cas­ta­ña.

En el hors-sé­rie del Fi­ga­ro de­di­ca­do a Ca­mus (110 pá­gi­nas, 8,90 €) me en­te­ro de que si bien en las es­cue­las de Ar­ge­lia no se en­se­ña a los ni­ños quien fue Ca­mus –pe­ro sí en la uni­ver­si­dad–, to­do el mun­do en aquel país sa­be que Ca­mus na­ció en Ar­ge­lia y que pre­fie­re su ma­dre a la jus­tiP­re­fie­re su ma­dre a la jus­ti­cia, la fra­se, la fa­mo­sí­si­ma fra­se que pro­nun­ció Ca­mus des­pués de re­ci­bir el No­bel y que en reali­dad de­cía así:

“En ce mo­ment ont lan­ce des bom­bes dans les tram­ways d’al­ger. Ma mè­re peut ce trou­ver dans un de ces tram­ways. Si c’est ce­là la jus­ti­ce, je pré­fè­re ma mè­re”.

La fra­se no sen­tó bien a mu­chos de sus ami­gos, Jean Da­niel –hi­jo de Ar­gel, co­mo Ca­mus; el hom­bre del

Nou­vel Ob­ser­va­teur– en­tre otros. Pues bien, Da­niel cuen­ta en su li­bro

Avec Ca­mus. Co­ment ré­sis­ter à l’air du temps (Ga­lli­mard, 2006) lo que un día del 2005 le di­jo el pre­si­den­te Bou­te­fli­ka. “¿Sa­be us­ted cuán­do me per­ca­to de que Ca­mus es un au­tén­ti­co hi­jo de Ar­ge­lia?”. “Cuan­do di­ce que si su ma­dre es ata­ca­da, pre­fie­re de­fen­der­la an­tes que la jus­ti­cia. Es exac­ta­men­te lo que yo sien­to, lo que yo ha­ría, y no sé por qué ra­zón Ca­mus ten­dría que ca­llár­se­lo”.

Yo per­te­nez­co a la ge­ne­ra­ción que des­cu­brió a Ca­mus en El extranjero (1942) y La pes­te (1947), pe­ro mi nie­ta Ago­mar (19 años) lo ha des­cu­bier­to con El pri­mer hom­bre, la no­ve­la inaca­ba­da pu­bli­ca­da des­pués de su muer­te y tal vez su obra maes­tra. Un li­bro en el que, se­gún el ami­go Da­niel, ha­lla­mos una es­pe­cie en vías de des­apa­ri­ción: el pue­blo. La po­bre­za en la que vi­ve el pro­ta­go­nis­ta, Ca­mus, y su ma­dre, se ha con­ver­ti­do hoy, en el me­jor de los ca­sos, en una des­gra­cia y, en el peor de ellos, en un de­li­to. Na­da ilus­tra me­jor el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra pue­blo a los ojos de Ca­mus y de su ma­dre que la anéc­do­ta que cuen­ta Da­niel de un 14 de julio de 1951 en un bai­le po­pu­lar en la pla­za Saint-sul­pi­ce, en Pa­rís, en el que el pe­rio­dis­ta coin­ci­dió con el es­cri­tor y su ma­dre. Ca­mus le di­jo a la ma­dre: “Ma­man, je suis in­vi­té à l’ély­sée”. Y la ma­dre le res­pon­de:

“Ce n’est pas pour nous. N’y va pas mon fils, mé­fie-toi. Ce n’est pas pour nous”. Y Ca­mus, or­gu­llo­so de su ma­dre, no fue al Elí­seo. No fue ja­más. El úni­co pa­la­cio ofi­cial que pi­só Ca­mus en su cor­ta vi­da fue el del rey de Sue­cia pa­ra re­ci­bir el No­bel.

Un au­tor ita­liano de­fien­de la te­sis de que la muer­te de Ca­mus fue un ase­si­na­to en to­da re­gla or­de­na­do por el KGB

 ?? GAMMA-KEYSTONE/ GETTY IMAGES. ?? Al­bert Ca­mus re­ci­bien­do el No­bel de Li­te­ra­tu­ra en Es­to­col­mo de ma­nos del rey Gus­ta­vo VI, en 1957
GAMMA-KEYSTONE/ GETTY IMAGES. Al­bert Ca­mus re­ci­bien­do el No­bel de Li­te­ra­tu­ra en Es­to­col­mo de ma­nos del rey Gus­ta­vo VI, en 1957
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain