Des­cu­bri­mien­to ca­pi­tal so­bre la cau­sa de las me­tás­ta­sis

El cien­tí­fi­co Joan Mas­sa­gué des­ci­fra el me­ca­nis­mo por el que se ex­tien­den las cé­lu­las can­ce­ro­sas, así co­mo el mo­do de com­ba­tir­lo

La Vanguardia - - PORTADA - JO­SEP CORBELLA

El ha­llaz­go de Joan Mas­sa­gué, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Sloan Ket­te­ri­ng de Nue­va York, abre la vía a nue­vas es­tra­te­gias pa­ra pre­ve­nir y cu­rar las me­tás­ta­sis. La cla­ve ha si­do des­cu­brir que las cé­lu­las que ini­cian la me­tás­ta­sis hac­kean un me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción na­tu­ral del cuer­po hu­mano y lo uti­li­zan pa­ra ex­ten­der el cán­cer a otros ór­ga­nos del cuer­po.

Las cé­lu­las que ini­cian las me­tás­ta­sis hac­kean un me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción na­tu­ral del cuer­po hu­mano y lo uti­li­zan pa­ra ex­ten­der el cán­cer a otros ór­ga­nos, se­gún ha des­cu­bier­to el cien­tí­fi­co Joan Mas­sa­gué en una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes que cam­bian com­ple­ta­men­te la com­pren­sión de las me­tás­ta­sis y abren la vía a nue­vas es­tra­te­gias pa­ra pre­ve­nir­las y cu­rar­las.

Los re­sul­ta­dos mues­tran que las me­tás­ta­sis no se ini­cian por mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que ha­bi­li­tan a las cé­lu­las del tu­mor pri­ma­rio pa­ra mi­grar a otros ór­ga­nos, co­mo se ha­bía asu­mi­do has­ta aho­ra. Se pro­du­cen por una re­pro­gra­ma­ción de las cé­lu­las, que reac­ti­van ge­nes que no es­tán mu­ta­dos pe­ro es­ta­ban apa­ga­dos. Con es­ta re­pro­gra­ma­ción, al­gu­nas cé­lu­las tu­mo­ra­les ad­quie­ren un com­por­ta­mien­to de cé­lu­las ma­dre re­ge­ne­ra­ti­vas, que es lo que les per­mi­te crear las me­tás­ta­sis.

Pa­ra Mas­sa­gué, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Sloan Ket­te­ri­ng de Nue­va York, es­te des­cu­bri­mien­to su­po­ne la cul­mi­na­ción de una lí­nea de tra­ba­jo que ini­ció ha­ce ca­si vein­te años, cuan­do de­ci­dió in­ves­ti­gar la bio­lo­gía de las me­tás­ta­sis, pues son la cau­sa de cer­ca del 90% de de las muer­tes por cán­cer. Has­ta en­ton­ces, las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las ba­ses bio­ló­gi­cas del cán­cer se ha­bían fo­ca­li­za­do en los tu­mo­res pri­ma­rios.

Des­de el año 2003, Mas­sa­gué y otros in­ves­ti­ga­do­res que han se­gui­do su es­te­la han des­cri­to mul­ti­tud de al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas pre­sen­tes en me­tás­ta­sis cau­sa­das por di­fe­ren­tes ti­pos de tu­mo­res. Pe­ro “hay tan­tos ge­nes es­pe­cia­li­za­dos en me­tás­ta­sis que uno no sa­be por dón­de em­pe­zar; ade­más, su apli­ca­ción clí­ni­ca es li­mi­ta­da”, ex­pli­ca el cien­tí­fi­co, pa­ra quien me­jo­rar el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes es una prio­ri­dad.

“Por eso di­ri­gí las in­ves­ti­ga­cio­nes a iden­ti­fi­car el pro­gra­ma cen­tral de las cé­lu­las ini­cia­do­ras de me­tás­ta­sis. Aho­ra lo te­ne­mos”. Es­te pro­gra­ma cen­tral, aña­de, ofre­ce “una nue­va vi­sión de la me­tás­ta­sis”.

En una in­ves­ti­ga­ción pre­sen­ta­da es­ta se­ma­na en la re­vis­ta Na­tu­re Can­cer, Mas­sa­gué y su equi­po de­mues­tran que las cé­lu­las que ini­cian las me­tás­ta­sis uti­li­zan de ma­ne­ra ma­li­cio­sa un me­ca­nis­mo que, en los te­ji­dos sa­nos, es be­ne­fi­cio­so. Se tra­ta de un me­ca­nis­mo que per­mi­te re­ge­ne­rar los te­ji­dos cuan­do su­fren una ro­tu­ra.

Pa­ra ello, las cé­lu­las se­gre­gan una mo­lé­cu­la lla­ma­da L1CAM que fa­vo­re­ce la ad­he­sión en­tre cé­lu­las y per­mi­te se­llar las he­ri­das. Es­ta mis­ma mo­lé­cu­la es uti­li­za­da por al­gu­nas de las cé­lu­las que es­ca­pan de un tu­mor pa­ra ad­he­rir­se a otros te­ji­dos e ini­ciar las me­tás­ta­sis.

Tra­ba­jos an­te­rio­res del la­bo­ra­to­rio de Mas­sa­gué ha­bían de­tec­ta­do que L1CAM es­tá pre­sen­te en me­tás­ta­sis pro­ce­den­tes de dis­tin­tos ti­pos de tu­mo­res (ma­ma, pul­món, ri­ñón y co­lo­rrec­tal) que afec­tan a dis­tin­tos ór­ga­nos (ce­re­bro, pul­món, hí­ga­do y hue­so). El nue­vo tra­ba­jo, ba­sa­do en tu­mo­res co­lo­rrec­ta­les, re­ve­la el me­ca­nis­mo por el que L1CAM ini­cia las me­tás­ta­sis.

Los re­sul­ta­dos mues­tran que las me­tás­ta­sis no se pro­du­cen por una se­lec­ción na­tu­ral de cé­lu­las del tu­mor pri­ma­rio con mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que las ha­bi­li­tan pa­ra co­lo­ni­zar otros ór­ga­nos. “Ol­vi­dé­mo­nos de las mu­ta­cio­nes que cau­san me­tás­ta­sis. No hay mu­chas, tal vez nin­gu­na”, de­cla­ra Mas­sa­gué.

“Es­te con­cep­to de que las cé­lu­las que cau­san me­tás­ta­sis no ad­quie­ren mu­ta­cio­nes nue­vas es no­ve­do­so e im­por­tan­te”, se­ña­la Joa­quín Arri­bas, in­ves­ti­ga­dor Icrea en el Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía de Vall d’he­bron (VHIO) que se for­mó en el la­bo­ra­to­rio de Mas­sa­gué en Nue­va York en los años 90. “Cam­bia el cam­po de jue­go de la in­ves­ti­ga­ción so­bre me­tás­ta­sis”.

Una de las im­pli­ca­cio­nes de es­te des­cu­bri­mien­to es que las cé­lu­las ma­dre que cau­san los tu­mo­res pri­ma­rios son dis­tin­tas de las que cau­san me­tás­ta­sis. Por lo tan­to, los mo­de­los ba­sa­dos en el cre­ci­mien­to de tu­mo­res pri­ma­rios no son ade­cua­dos pa­ra com­pren­der las me­tás­ta­sis ni pa­ra en­sa­yar fár­ma­cos con­tra ellas.

Una se­gun­da in­ves­ti­ga­ción del la­bo­ra­to­rio de Mas­sa­gué pre­sen­ta­da la se­ma­na pa­sa­da en Na­tu­re con­fir­ma que las me­tás­ta­sis se de­ben a la re­pro­gra­ma­ción de cé­lu­las tu­mo­ra­les, que ad­quie­ren pro­pie­da­des de cé­lu­las ma­dre re­ge­ne­ra­ti­vas. En es­te ca­so la in­ves­ti­ga­ción se ha cen­tra­do en me­tás­ta­sis he­pá­ti­cas de cán­cer de pán­creas. Los re­sul­ta­dos iden­ti­fi­can las mo­lé­cu­las que per­mi­ten a las cé­lu­las tu­mo­ra­les atrin­che­rar­se en el hí­ga­do. Se tra­ta de mo­lé­cu­las im­pli­ca­das en el desa­rro­llo em­brio­na­rio y en la fi­bro­sis –la for­ma­ción de te­ji­do co­nec­ti­vo, co­mo en una ci­ca­triz–, lo que in­di­ca que el pro­ce­so de me­tás­ta­sis se ba­sa en la re­pro­gra­ma­ción.

Una ter­ce­ra in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por Mas­sa­gué que ha ex­plo­ra­do las me­tás­ta­sis cau­sa­das por tu­mo­res pul­mo­na­res apun­ta en la mis­ma lí­nea.

“Par­tien­do des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas y es­tu­dian­do di­fe­ren­tes ti­pos de tu­mor, lle­ga­mos al re­sul­ta­do co­mún de que las me­tás­ta­sis es­tán cau­sa­das por cé­lu­las tu­mo­ra­les que ac­túan co­mo cé­lu­las ma­dre re­ge­ne­ra­ti­vas”, re­su­me Mas­sa­gué.

Es­tos tra­ba­jos “con­fir­man que las me­tás­ta­sis son un pro­ce­so muy com­ple­jo”, des­ta­ca Joan Seoa­ne, que fue in­ves­ti­ga­dor pos­doc­to­ral en el la­bo­ra­to­rio de Joan Mas­sa­gué de 1998 al 2003 y ac­tual­men­te es in­ves­ti­ga­dor Icrea en el Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía de Vall d’he­bron (VHIO). “Só­lo si com­pren­de­mos es­ta com­ple­ji­dad po­dre­mos desa­rro­llar tra­ta­mien­tos efi­ca­ces con­tra las me­tás­ta­sis”, que es uno de los gran­des re­tos pen­dien­tes de la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer. “Los nue­vos re­sul­ta­dos son un avan­ce re­le­van­te ha­cia es­te ob­je­ti­vo”.

Pre­ci­sa­men­te con el ob­je­ti­vo de tras­la­dar los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes a los pa­cien­tes, el equi­po de Mas­sa­gué ha desa­rro­lla­do an­ti­cuer­pos con­tra la mo­lé­cu­la L1CAM –la que per­mi­te a las cé­lu­las que es­ca­pan de un tu­mor ad­he­rir­se a otros te­ji­dos–. En en­sa­yos con cul­ti­vos de cé­lu­las tu­mo­ra­les de pa­cien­tes, es­tos an­ti­cuer­pos han re­sul­ta­do al­ta­men­te efi­ca­ces con­tra aque­llas cé­lu­las que tie­nen ni­ve­les ele­va­dos de la mo­lé­cu­la.

El equi­po del Ins­ti­tu­to Sloan Ket­te­ri­ng ha ini­cia­do en­sa­yos de los an­ti­cuer­pos en ra­to­nes pa­ra tra­tar me­tás­ta­sis in­ci­pien­tes. Tam­bién tie­ne en­sa­yos en cur­so en ra­to­nes pa­ra tra­tar de eli­mi­nar las cé­lu­las me­tas­tá­si­cas que pue­dan que­dar des­pués de tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia o in­mu­no­te­ra­pia.

“Desa­rro­llar fár­ma­cos con­tra las me­tás­ta­sis es más com­pli­ca­do que ha­cer­lo con­tra los tu­mo­res pri­ma­rios, por­que com­pren­de­mos peor la bio­lo­gía de las me­tás­ta­sis y por­que los en­sa­yos clí­ni­cos se­rán más lar­gos y cos­to­sos”, ad­vier­te Eduard Batlle, in­ves­ti­ga­dor Icrea en el Ins­ti­tut de Re­cer­ca Bio­mè­di­ca de Bar­ce­lo­na (IRB). “Pe­ro te­ne­mos que apren­der a pre­ve­nir y tra­tar las me­tás­ta­sis pa­ra se­guir re­du­cien­do la mor­ta­li­dad del cán­cer. Los nue­vos re­sul­ta­dos de Joan Mas­sa­gué son un avan­ce muy im­por­tan­te en es­ta di­rec­ción”.

TRAS­CEN­DEN­CIA CIEN­TÍ­FI­CA Cam­bia la com­pren­sión de có­mo las cé­lu­las tu­mo­ra­les co­lo­ni­zan ór­ga­nos dis­tan­tes

RE­LE­VAN­CIA CLÍ­NI­CA

Ya se han desa­rro­lla­do an­ti­cuer­pos con­tra una mo­lé­cu­la cla­ve en el ini­cio de las me­tás­ta­sis

Joan Mas­sa­gué, jun­to a Ka­ru­na Ga­nesh, pri­me­ra au­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción so­bre cán­cer co­lo­rrec­tal

KARS­TEN MORAN/ME­MO­RIAL SLOAN KET­TE­RI­NG CAN­CER CEN­TER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.