LA AN­TÁR­TI­DA, DEL BLANCO AL VER­DE

El ter­mó­me­tro su­pera por pri­me­ra vez los 20 gra­dos en el con­ti­nen­te he­la­do

La Vanguardia - - PORTADA - AN­TO­NIO CERRILLO

La An­tár­ti­da ha su­pe­ra­do por pri­me­ra vez una tem­pe­ra­tu­ra de 20 gra­dos. Así lo ha me­di­do un cien­tí­fi­co bra­si­le­ño en la is­la de Sey­mour, don­de re­gis­tró 20,7ºc. Es­ta me­di­ción de­be­rá ser con­fir­ma­da por la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMT). Se­gún es­te or­ga­nis­mo, el 87% de los gla­cia­res de la cos­ta oes­te de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca han re­tro­ce­di­do en los úl­ti­mos 50 años. En la ima­gen, dos pin­güi­nos so­bre el mus­go en la is­la del Rey Jorge es­te enero.

Fe­bre­ro es­tá re­sul­tan­do un mes pró­di­go en avi­sos de tem­pe­ra­tu­ras ré­cords en la An­tár­ti­da. Tal vez es­te­mos en un mo­men­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en la acu­mu­la­ción de prue­bas re­le­van­tes so­bre el ca­len­ta­mien­to ace­le­ra­do tam­bién en es­te con­ti­nen­te. La Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM) ha ini­cia­do el pro­ce­so pa­ra ve­ri­fi­car estas in­for­ma­cio­nes.

El récord de tem­pe­ra­tu­ras que ha ge­ne­ra­do más ex­pec­ta­ción tu­vo lu­gar el 9 de fe­bre­ro en la is­la de

Sey­mour (o Ma­ram­bio) y ha si­do re­gis­tra­do por el in­ves­ti­ga­dor bra­si­le­ño Car­los Schae­fer. El ter­mó­me­tro al­can­zó los 20,75ºc, con lo que se re­ba­sa por pri­me­ra vez la ba­rre­ra de los 20ºc. Sey­mour, que al­ber­ga una base cien­tí­fi­ca ar­gen­ti­na, es una de las is­las si­tua­das a lo lar­go de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca. “Nun­ca he­mos vis­to una tem­pe­ra­tu­ra tan ele­va­da en la An­tár­ti­da”, des­ta­có es­te in­ves­ti­ga­dor. El ha­llaz­go se ha efec­tua­do en el mar­co de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción des­ti­na­do a es­tu­diar el impacto del cam­bio cli­má­ti­co en los hie­los per­ma­nen­tes.

Po­co an­tes, el 6 de fe­bre­ro, en la base de in­ves­ti­ga­ción ar­gen­ti­na Es­pe­ran­za (si­tua­da en el ex­tre­mo nor­te de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca), se es­ta­ble­ció otro récord. En es­te pun­to se mi­die­ron 18,3°C, con lo que se su­peró hol­ga­da­men­te al an­te­rior va­lor má­xi­mo, de 17,5°C, al que se lle­gó el 24 de mar­zo del 2015. “To­dos es­tos va­lo­res apor­ta­dos son anor­mal­men­te al­tos y aún de­ben ser eva­lua­dos pa­ra ser ve­ri­fi­ca­dos”, ex­pli­ca Ma­no­la Bru­net, pro­fe­so­ra de geo­gra­fía de la URV y pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Cli­ma­to­lo­gía de la OMM, per­so­na cla­ve en el pro­ce­so pa­ra va­li­dar es­tos da­tos.

Bru­net ex­pli­ca el pro­ce­di­mien­to pa­ra ho­mo­lo­gar los ré­cords. Los da­tos de las dos es­ta­cio­nes don­de se han pro­du­ci­do los po­si­bles ré­cords se­rán ana­li­za­dos en un lar­go

y me­ticu­loso pro­ce­so de ve­ri­fi­ca­ción, que ini­cia un re­la­tor en­car­ga­do de re­ca­bar las in­for­ma­cio­nes.

Si és­tas reúnen la ca­li­dad su­fi­cien­te (ho­ra, con­di­cio­nes de la me­di­ción, cer­ti­fi­ca­ción que ca­li­bra los ins­tru­men­tos usa­dos ...), se crea­rá un co­mi­té de eva­lua­ción in­ter­na­cio­nal (con in­ves­ti­ga­do­res de re­co­no­ci­do pres­ti­gio) que emi­ti­rán in­for­mes an­tes del dic­ta­men fi­nal de re­la­tor, que de­be ser pu­bli­ca­do en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca.

“To­dos los da­tos se de­ben eva­luar pa­ra com­pro­bar que no hay erro­res de me­di­ción, un mal fun­cio­na­mien­to o in­ter­vie­nen otras cir­cuns­tan­cias que arro­jan dudas so­bre la reali­dad de esos va­lo­res”, di­ce Ma­no­la Bru­net.

Todo es­to se pro­du­ce mien­tras se agol­pan las evi­den­cias del ca­len­ta­mien­to de la An­tár­ti­da. La cli­ma­tó­lo­ga Ma­no­la Bru­net des­ta­ca, en­tre esas prue­bas, “la re­duc­ción de la ex­ten­sión de los hie­los ma­ri­nos en el en­torno de la An­tár­ti­da”, aun­que de ma­ne­ra no tan ge­ne­ra­li­za­da co­mo en el Ár­ti­co.“es­ta­mos per­dien­do ma­sa gla­ciar y, por lo tan­to, vo­lu­men y es­pe­sor de hie­lo en el sec­tor oc­ci­den­tal de la pla­ta­for­ma An­tár­ti­ca”, aña­de.

La pér­di­da afec­ta a todo el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal de la An­tár­ti­da (mar de Wed­dell, el mar de Ross y sus gol­fos). “Se es­tán pro­du­cien­do con más fre­cuen­cia rup­tu­ras de ice­bergs, que se des­ga­jan del con­ti­nen­te y se van fun­dien­do en el océano”, re­cal­ca.

Un ter­cer ele­men­to es “el cla­ro in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ras es­pe­cial­men­te en el sec­tor oc­ci­den­tal, mien­tras que el cas­que­te orien­tal se mues­tra más es­ta­ble, aun­que en los bor­des se han ob­ser­va­do fe­nó­me­nos preo­cu­pan­tes”, sos­tie­ne la cli­ma­tó­lo­ga.

Se­gún la OMM, el 87 % de los gla­cia­res de la cos­ta oc­ci­den­tal de la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca han re­tro­ce­di­do en los úl­ti­mos 50 años. Ade­más, en la mayor par­te de los ca­sos el re­tro­ce­so se ha ace­le­ra­do en los úl­ti­mos 12 años. En las úl­ti­mas se­ma­nas, es el gla­ciar Pi­ne Is­land el que mues­tra ma­yo­res sig­nos de des­com­po­si­ción. A prin­ci­pios del 2019 se de­tec­ta­ron por pri­me­ra vez dos gran­des grie­tas; y ca­da una de ellas se ha ex­pan­di­do rá­pi­da­men­te has­ta al­can­zar unos 20 km de lon­gi­tud. Su pér­di­da de ma­sa se da por una com­bi­na­ción de des­pren­di­mien­tos y de una in­ten­sa fu­sión en su base, un pro­ce­so por el que las co­rrien­tes oceá­ni­cas cá­li­das con­tri­bu­yen al ero­sio­nar y so­ca­var la par­te inferior de la pla­ta­for­ma de hie­lo flo­tan­te. A me­di­da que la pla­ta­for­ma de hie­lo pier­de gro­sor y se frag­men­ta, el pro­ce­so da lu­gar a enor­mes ice­bergs, sin que la des­car­ga en el mar pue­da ser com­pen­sa­da.

Ch­ris Fog­will, pro­fe­sor de Gla­cio­lo­gía y Pa­leo­cli­ma­to­lo­gia de la Uni­ver­si­dad de Kee­le, con­fir­ma a es­te dia­rio el ca­len­ta­mien­to de la An­tár­ti­da, pe­ro ma­ti­za que és­te si­gue un “pa­trón com­ple­jo”. “Las áreas de la An­tár­ti­da oc­ci­den­tal y la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca se es­tán ca­len­tan­do de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal­men­te rá­pi­da, tan­to co­mo al­gu­nas áreas en el Ár­ti­co, pe­ro las áreas so­bre la An­tár­ti­da orien­tal se es­tán en­frian­do”, sin que se se­pa has­ta cuán­do, aña­de.

En cam­bio, el ca­len­ta­mien­to del “océano es mu­cho más preo­cu­pan­te, ya que a me­di­da que se fun­de el hie­lo, el de­rre­ti­mien­to pro­vo­ca re­tro­ali­men­ta­cio­nes cli­má­ti­cas que am­pli­fi­can el ca­len­ta­mien­to”. Fog­will in­di­ca que la con­tri­bu­ción de la An­tár­ti­da a la subida del mar se “es­tá ace­le­ran­do no­ta­ble­men­te”, y “es mu­cho mayor que en cual­quier pe­río­do en los úl­ti­mos 3.000 años”. Re­cuer­da que los des­hie­los en la An­tár­ti­da pue­de ele­var el ni­vel del mar en en­tre 40 y 80 cen­tí­me­tros pa­ra fi­na­les de si­glo (se­gún los cien­tí­fi­cos del pa­nel del IPCC), aun­que “otros mo­de­los su­gie­ren más de un me­tro”.

Todo es­to ocu­rre po­co tiem­po des­pués de que el año 2019 fue el se­gun­do año más cá­li­do des­pués del 2016, se­gún la OMM. Y se es­pe­ra que es­ta ten­den­cia con­ti­núe de­bi­do a ni­ve­les récord de ga­ses de efecto in­ver­na­de­ro que atra­pan el ca­lor en la at­mós­fe­ra. La tem­pe­ra­tu­ra glo­bal anual en el 2019 fue 1,1°C más cá­li­da que el pro­me­dio de 1850-1900. El 2016 si­gue sien­do el año más cá­li­do re­gis­tra­do.

FO­CO DE ATEN­CIÓN CIEN­TÍ­FI­CA

Re­duc­ción de hie­los ma­ri­nos y pér­di­da de las ma­sas he­la­das ava­lan el ca­len­ta­mien­to

LOS ÚL­TI­MOS 50 AÑOS

Re­tro­ce­den el 87% de los gla­cia­res de la cos­ta oc­ci­den­tal de la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca

FE­DE­RI­CO ANFITTI / EFE

Una de­le­ga­ción bra­si­le­ña, el pa­sa­do 16 de enero en la bahía de las ba­ses chi­le­na y ru­sa de la is­la Rey Jorge (An­tár­ti­da)

FE­DE­RI­CO ANFITTI / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.