“Las mu­je­res nos au­to­ex­clui­mos”

La Vanguardia - - MONOGRÁFIC­O ESPECIAL -

Eli Abad, so­cia fun­da­do­ra de Between Tech­no­logy, es­tá es­pe­cia­li­za­da en cap­ta­ción de ta­len­to y muy con­cien­cia­da con el au­men­to del nú­me­ro de mu­je­res en el sec­tor tec­no­ló­gi­co.

¿Por qué las chi­cas no quieren es­tu­diar ca­rre­ras STEM?

¿No quieren o el en­torno (fa­mi­lia­res, pro­fe­so­res, pe­lí­cu­las, pu­bli­ci­dad, re­des so­cia­les, etc.) les ha con­di­cio­na­do pa­ra creer que no se les da­rán bien o no se­rán fe­li­ces con las STEM? Yo creo que lo se­gun­do.

¿Y se au­to­li­mi­tan?

Si, pe­ro no es una cues­tión ge­né­ti­ca. Es­ta au­to­li­mi­ta­ción no es­tá sus­ten­ta­da por una me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra las tec­no­lo­gías que los va­ro­nes. Po­de­mos ha­cer­nos una idea muy clara de có­mo se cons­tru­ye es­ta au­to­li­mi­ta­ción en nues­tras men­tes con el li­bro Las mu­je­res

no se atre­ven a pe­dir, de Lin­da Bab­cock y Sa­ra Las­che­ver, en el que las au­to­ras ex­pli­can có­mo con­di­cio­na­mos edu­ca­cio­nal­men­te a ni­ños y ni­ñas a cau­sa de los ses­gos in­cons­cien­tes de los adul­tos y per­pe­tua­mos los pa­tro­nes se­xis­tas tan­to en pre­fe­ren­cias de es­tu­dios y pro­fe­sio­nes co­mo en ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra.

¿Es po­si­ble cam­biar es­ta reali­dad?

Hay que ac­tuar des­de ni­ñas, edu­cán­do­las pa­ra ser va­lien­tes (en lu­gar de per­fec­tas), ex­pli­cán­do­les to­das las po­si­bi­li­da­des que tie­nen en la tec­no­lo­gía y dán­do­les a co­no­cer re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos. Pe­ro pa­ra con­se­guir que es­to sea efec­ti­vo ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar tam­bién con los ses­gos in­cons­cien­tes de los adul­tos que for­man el en­torno de las ni­ñas, tan­to padres co­mo pro­fe­so­res, pa­ra que pue­dan con­tra­rres­tar la odio­sa pu­bli­ci­dad se­xis­ta que nos ro­dea.

¿Fal­tan re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos?

Ha­ce años cuan­do me de­cían que “hay muy po­cos re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos” en tec­no­lo­gía me lo creía, pe­ro gra­cias a Nu­ria Sa­lan y su po­nen­cia so­bre el in­ge­nio (in)vi­si­ble co­no­cí a mu­chas mu­je­res que in­ven­ta­ron tec­no­lo­gías que usa­mos ca­da día, co­mo Hedy La­marr, in­ven­to­ra de las co­ne­xio­nes wi­re­less. Tam­bién se pue­den en­con­trar a mu­chas mu­je­res de cien­cia y tec­no­lo­gía en la web de @mu­je­res­con­cien­cia. Aho­ra sé que “ha­ber­las, hay las”, pe­ro no se les ha da­do di­fu­sión, ni en li­bros de tex­to, ni en pe­lí­cu­las ni en se­ries.

Só­lo el 18% de tra­ba­ja­do­res del sec­tor tec­no­ló­gi­co son mu­je­res...

Sí, por lo mis­mo que hay po­cas es­tu­dian­tes en in­ge­nie­rías: nues­tro con­di­cio­na­mien­to edu­ca­cio­nal nos ha ge­ne­ra­do ses­gos in­cons­cien­tes y aca­ba­mos cre­yen­do que no va­mos a ser fe­li­ces en es­te sec­tor, y es pa­ra­dó­ji­co por­que es don­de más po­si­bi­li­da­des ten­dre­mos de ga­nar­nos bien la vi­da y te­ner in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca.

¿Las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas son atrac­ti­vas pa­ra las tra­ba­ja­do­ras?

La fuer­te de­man­da de ta­len­to tec­no­ló­gi­co ha he­cho que las em­pre­sas com­pi­ta­mos por los mis­mos can­di­da­tos y es­to ha fa­vo­re­ci­do la atrac­ción de ta­len­to fe­me­ni­nos. Es­to ha ge­ne­ra­do una pe­que­ña me­jo­ra, pe­ro aún nos que­da ca­mino en me­jo­rar la pu­bli­ca­ción de las ofer­tas de em­pleo, no so­lo en uti­li­zar len­gua­je no se­xis­ta, sino en di­fe­ren­ciar re­qui­si­tos de as­pec­tos que se va­lo­ra­rán. Se­gún un es­tu­dio de HP, los hom­bres apli­can a una ofer­ta a la que cum­plen con el 60% de re­qui­si­tos y las mu­je­res no lo ha­ce­mos has­ta que cum­pli­mos con el 100%. Es­te ses­go ha­ce que nos au­to­ex­clu­ya­mos por ser ex­ce­si­va­men­te au­to­exi­gen­tes.

¿Qué de­ben ha­cer las em­pre­sas pa­ra evi­tar ses­gos?

Se de­be ha­cer mu­cha for­ma­ción y sen­si­bi­li­zar so­bre los ses­gos de gé­ne­ro in­cons­cien­tes en la plan­ti­lla, so­bre to­do en las po­si­cio­nes de ma­na­ge­ment y re­clu­ta­mien­to pa­ra evi­tar li­mi­tar a las em­plea­das y entre las mu­je­res de la em­pre­sa pa­ra evi­tar que se au­to­li­mi­ten. La for­ma­ción so­la no cam­bia­rá de gol­pe las con­duc­tas, pe­ro si nos ha­rá du­dar de al­gu­nas de­ci­sio­nes: ¿Es­toy sien­do jus­ta/o o me es­tá con­di­cio­nan­do tal o cual ses­go? Es un buen prin­ci­pio.

"Hay que edu­car a las ni­ñas pa­ra ser va­lien­tes (en lu­gar de per­fec­tas)..." "... y ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar con los ses­gos in­cons­cien­tes de los adul­tos"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.