Los ca­sos de aco­so la­bo­ral se am­plían a com­pa­ñe­ros y re­des so­cia­les

Es­pa­ña ini­cia el pro­ce­so de ra­ti­fi­ca­ción del con­ve­nio de la OIT con­tra el ‘mob­bing’

La Vanguardia - - ECONOMÍA - ALI­CIA RO­DRÍ­GUEZ DE PAZ

El Go­bierno da los pri­me­ros pa­sos para re­de­fi­nir y am­pliar le­gal­men­te el aco­so la­bo­ral. Un pa­so que da­rá a tra­vés de la pron­ta ra­ti­fi­ca­ción del con­ve­nio 190 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) so­bre aco­so y vio­len­cia en el mun­do del tra­ba­jo, tal y co­mo anun­ció ayer la mi­nis­tra de Tra­ba­jo y Eco­no­mía So­cial, Yo­lan­da Díaz. Con es­ta de­ci­sión, la nor­ma­ti­va es­pa­ño­la pa­sa­rá a con­si­de­rar el aco­so más allá del hos­ti­ga­mien­to que pue­de in­fli­gir un su­pe­rior, para ex­ten­der­lo al de com­pa­ñe­ros del mis­mo ni­vel je­rár­qui­co o in­clu­so de un su­bor­di­na­do a su je­fe.

La mi­nis­tra de Tra­ba­jo re­cor­dó que en la ac­tua­li­dad el de­li­to de aco­so la­bo­ral, pre­vis­to por el Có­di­go Pe­nal, se fun­da­men­ta en re­la­cio­nes la­bo­ra­les “des­cen­den­tes, de arri­ba hacia aba­jo”. En con­cre­to, el ar­tícu­lo 173 se­ña­la a quie­nes, “pre­va­lién­do­se de su re­la­ción de su­pe­rio­ri­dad, reali­cen con­tra otro de for­ma reite­ra­da ac­tos hos­ti­les o hu­mi­llan­tes que, sin lle­gar a cons­ti­tuir tra­to de­gra­dan­te, su­pon­gan gra­ve aco­so con­tra la víctima”.

Díaz des­ta­có tam­bién que la nue­va de­fi­ni­ción de aco­so da­rá co­ber­tu­ra a to­dos los tra­ba­ja­do­res, al mar­gen de la re­la­ción con­trac­tual, in­clui­dos los be­ca­rios o con­tra­ta­dos a tiempo par­cial. Y se con­si­de­ra­rá mob­bing, sin cir­cuns­cri­bir­lo al ám­bi­to del cen­tro de tra­ba­jo. De es­ta for­ma, in­clui­rán cual­quier hos­ti­ga­mien­to o vio­len­cia que se pue­da pro­du­cir en via­jes de tra­ba­jo, cur­sos for­ma­ti­vos, even­tos or­ga­ni­za­dos por la em­pre­sa, el tra­yec­to de ida y vuel­ta al tra­ba­jo... La ra­ti­fi­ca­ción del con­ve­nio de la OIT im­pli­ca asi­mis­mo te­ner en cuen­ta las ac­ti­tu­des aco­sa­do­ras ejer­ci­das me­dian­te “co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les”, co­mo wat­saps o men­sa­jes en las re­des so­cia­les. Des­de Tra­ba­jo ase­gu­ra­ron que el cam­bio nor­ma­ti­vo da­rá ma­yor co­ber­tu­ra a ca­sos si­mi­la­res al de Ive­co, don­de una tra­ba­ja­do­ra se sui­ci­dó des­pués de que un com­pa­ñe­ro di­fun­die­ra un ví­deo sexual en­tre otros miem­bros de la plan­ti­lla.

“Es un cam­bio de paradigma. Las em­pre­sas ten­drán que adap­tar la ac­ción pre­ven­ti­va, for­ma­ti­va y en los pro­to­co­los con­tra el aco­so la­bo­ral”, ex­pli­có la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, du­ran­te un en­cuen­tro con el director general de la OIT, Guy Ry­der. Po­co des­pués, el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la agen­cia de la ONU se reunió en la Mon­cloa con el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez.

Fuentes mi­nis­te­ria­les se­ña­la­ron que en breve la ra­ti­fi­ca­ción del con­ve­nio 190 de la OIT pa­sa­rá por el con­se­jo de mi­nis­tros, para

La nue­va re­gu­la­ción con­si­de­ra tam­bién las agre­sio­nes fue­ra del cen­tro de tra­ba­jo, en un via­je o un cur­so

su pos­te­rior apro­ba­ción en las Cor­tes. A par­tir de ese mo­men­to, los prin­ci­pios rec­to­res del con­ve­nio en­tran en vi­gor, aun­que el Eje­cu­ti­vo dis­po­ne de un año para ha­cer las adap­ta­cio­nes le­gis­la­ti­vas per­ti­nen­tes.

Es­pa­ña y Uruguay se­rán los dos pri­me­ros paí­ses en adop­tar el con­ve­nio so­bre la eli­mi­na­ción de la vio­len­cia y el aco­so en el mun­do del tra­ba­jo de la OIT, apro­ba­do en ve­rano del año pa­sa­do. Es ne­ce­sa­ria la ra­ti­fi­ca­ción de dos es­ta­dos para ac­ti­var un con­ve­nio de es­te ti­po.

XA­VIER CERVERA / ARCHIVO

Uruguay y Es­pa­ña se­rán los pri­me­ros paí­ses en ra­ti­fi­car el con­ve­nio para com­ba­tir el aco­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.