Mu­jer de ca­pa y espada

Na­rra­ti­va La sin­gu­lar his­to­ria de una fi­gu­ra trans­gre­so­ra

La Vanguardia - - LA CONTRA - Vic Eche­go­yen La voz y la espada ED­HA­SA. 576 PÁ­GI­NAS. 22,50 EU­ROS

JUAN ÁN­GEL JURISTO

Aun­que na­ci­da en Ma­drid en 1969, la au­to­ra, so­bri­na nie­ta de Sán­dor Má­rai y de Im­re Ma­dách, pa­sa lar­gas tem­po­ra­das en Aus­tria, Hun­gría y Bru­se­las. La re­fe­ren­cia no tie­ne co­mo ob­je­to re­ve­lar el pe­di­grí in­te­lec­tual de Vic Eche­go­yen sino có­mo, de sus múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes, es tra­duc­to­ra, pin­to­ra e ilus­tra­do­ra, a la ho­ra de es­cri­bir na­rra­ti­va, lle­va ya pu­bli­ca­das dos no­ve­las, El li­rio de fue­go y La voz y la espada, en cier­to mo­do le ha in­flui­do el he­cho de ser des­cen­dien­te de una fa­mi­lia que vi­vió de una ma­ne­ra im­por­tan­te e in­ten­sa la suer­te del im­pe­rio aus­tro-hún­ga­ro, esa me­tá­fo­ra del des­tino de Eu­ro­pa, co­mo vio bien Clau­dio Ma­gris.

El li­rio de fue­go, se­gún con­fe­sión de la au­to­ra, fue un ho­me­na­je a Los tres mos­que­te­ros, en es­pe­cial a dos fi­gu­ras que la fas­ci­na­ban, Ri­che­lieu y Mi­lady de Win­ter, des­de que le­yó la no­ve­la de Du­mas. Eche­go­yen ca­li­fi­có en su mo­men­to la na­rra­ción de di­ver­ti­men­to y no la in­clu­yó den­tro de la ca­te­go­ría de no­ve­la his­tó­ri­ca por­que, con buen cri­te­rio, pien­sa que el gé­ne­ro de­be ba­sar­se en una bue­na in­for­ma­ción, amén de exi­gir re­cur­sos y ener­gías ma­yo­res. No­ve­la de aven­tu­ras, en reali­dad, el li­bro es un ho­me­na­je a esas lec­tu­ras de in­fan­cia que la re­cu­pe­ran en to­das las eta­pas de la vi­da, co­mo bien de­fi­nió Fer­nan­do Sa­va­ter, va­le de­cir, Sal­ga­ri, Ste­ven­son, Karl May...

Es­ta se­gun­da no­ve­la, La voz y la espada,

se plie­ga más a las con­ven­cio­nes del gé­ne­ro de la no­ve­la his­tó­ri­ca, pe­ro hay que de­cir­quee­ne­lla­pre­do­mi­nae­saes­pe­cial­con­for­ma­ción de la no­ve­la de aven­tu­ras, su an­sie­dad ape­nas di­si­mu­la­da por emo­cio­nes que cam­bian una vi­da, ese la­do he­roi­co, no exen­to de una pro­xi­mi­dad eró­ti­ca, por am­pliar el mun­do que a uno le ha to­ca­do vi­vir has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias, sean es­tas las que sean. Es no­ve­la deu­do­ra de es­te mo­men­to pues su pro­ta­go­nis­ta es una mu­jer, Ju­lia d’au­bigny, que, huér­fa­na de ma­dre, es edu­ca­da por su pa­dre al mo­do re­na­cen­tis­ta, es de­cir, con una cier­ta com­pla­cen­cia en la ar­mo­nía de las ar­tes y las ar­mas. Am­bien­ta­da en el Pa­rís de Luis XIV, en Bru­se­las y tam­bién en Ma­drid, ciu­da­des que nos da­rán a co­no­cer al cas­tra­to Au­bi­ni o a Ma­de­moi­se­lle de Mau­pin, tra­ves­ti y bi­se­xual. Una no­ve­la in­te­li­gen­te ydi­ver­ti­da,lo­que­noes­me­nos. |

AR­CHI­VO

La­na Tur­ner en el pa­pel de Mi­lady

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.