EE.UU. pac­ta el plan de cho­que eco­nó­mi­co más gran­de de su historia

El Se­na­do pre­vé dos bi­llo­nes de dó­la­res en ayu­das pa­ra tra­ba­ja­do­res y em­pre­sas

La Vanguardia - - PORTADA - BEATRIZ NAVARRO Was­hing­ton. Co­rres­pon­sal

El Gobierno de Do­nald Trump y el Se­na­do de EE.UU. acor­da­ron ayer el plan de cho­que eco­nó­mi­co contra la cri­sis del coronaviru­s, el más vo­lu­mi­no­so de la historia del país. Se tra­ta de un programa de dos bi­llo­nes de dó­la­res que in­clu­ye che­ques di­rec­ta­men­te pa­ra las fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses.

Una in­yec­ción de di­ne­ro sin pre­ce­den­tes pa­ra una si­tua­ción sin pre­ce­den­tes. Es­ta­dos Uni­dos pac­tó ayer un plan de es­tí­mu­lo do­ta­do de dos bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra amor­ti­guar las con­se­cuen­cias de la cri­sis del coronaviru­s, el mayor plan de res­ca­te eco­nó­mi­co de la historia del país.

El acuer­do in­clu­ye ayu­das di­rec­tas a las fa­mi­lias, fon­dos pa­ra me­jo­rar y am­pliar la co­ber­tu­ra del des­em­pleo pa­ra cu­brir a tra­ba­ja­do­res que nor­mal­men­te no lo re­ci­bi­rían, así co­mo cien­tos de mi­les de mi­llo­nes en for­ma de prés­ta­mos blan­dos a em­pre­sas, en algunos casos no re­em­bol­sa­bles, y fon­dos pa­ra ayu­dar a los es­ta­dos y ciu­da­des a afron­tar las con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias de la pan­de­mia del Covid-19.

“Es­to ni si­quie­ra es un pa­que­te de es­tí­mu­lo. Es ayu­da de emer­gen­cia, eso es lo que es”, de­cla­ró el lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na del Se­na­do, Mitch Mccon­nell, en la ma­dru­ga­da del miércoles, tras llegar a un acuer­do con los de­mó­cra­tas so­bre el con­te­ni­do del plan pre­via­men­te ne­go­cia­do con la Ca­sa Blan­ca. “Es una in­ver­sión al ni­vel de tiem­pos de gue­rra (...), el Se­na­do va a ase­gu­rar­se de que los hom­bres y mu­je­res de es­te país tienen la mu­ni­ción que ne­ce­si­tan” pa­ra ven­cer al vi­rus, di­jo.

La prio­ri­dad del plan de cho­que es ha­cer llegar di­ne­ro rá­pi­da­men­te a las fa­mi­lias pa­ra com­pen­sar la es­ca­sa pro­tec­ción so­cial que ofre­ce el sistema en Es­ta­dos Uni­dos. El acuer­do in­clu­ye el en­vío de un che­que úni­co que en el ca­so de una fa­mi­lia de cua­tro per­so­nas se ele­va­ría a unos 3.000 dó­la­res (1.200 dó­la­res por adul­to y 500 dó­la­res por hi­jo me­nor), una ayu­da de la que que­da­rían ex­clui­das las ren­tas más al­tas.

El plan pre­vé aña­dir 600 dó­la­res se­ma­na­les du­ran­te un pla­zo de cua­tro me­ses al sub­si­dio de des­em­pleo que ofrez­can los es­ta­dos. A pe­ti­ción de los de­mó­cra­tas, de for­ma ex­cep­cio­nal po­drán aco­ger­se al seguro del pa­ro los tra­ba­ja­do­res de la gig eco­nomy o eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va (re­par­ti­do­res de co­mi­da, ta­xis­tas...) y los au­tó­no­mos.

A la es­pe­ra del inminente vo­to del Se­na­do, sur­gie­ron re­ti­cen­cias del la­do re­pu­bli­cano: con la ley, cri­ti­có Lind­sey Graham, muchos es­ta­dou­ni­den­ses ga­na­rán más en el pa­ro (24 dó­la­res la hora, cal­cu­ló) que en sus tra­ba­jos ha­bi­tua­les. “Si no es un error grá­fi­co, es la peor idea que ja­más he vis­to en Was­hing­ton”. El se­na­dor

APOYO POR CUA­TRO ME­SES Tam­bién el sec­tor de la eco­no­mía ‘gig’ y los au­tó­no­mos po­drán co­brar el pa­ro

Ber­nie San­ders ad­vir­tió a los re­pu­bli­ca­nos que si no re­ti­ran sus re­ser­vas, está dis­pues­to a blo­quear la ley has­ta que se pon­gan más con­di­cio­nes a las com­pa­ñías que se aco­jan al plan de res­ca­te.

Pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas se pre­vén 367.000 mi­llo­nes de dó­la­res en for­ma de prés­ta­mos blan­dos que en algunos casos no de­be­rán de­vol­ver si los utilizan pa­ra man­te­ner en plan­ti­lla a sus em­plea­dos. Es­pe­cial­men­te di­fí­cil de ne­go­ciar ha si­do el fon­do de 500.000 mi­llo­nes de dó­la­res pre­vis­to pa­ra las gran­des em­pre­sas,

RES­CA­TE EN­CU­BIER­TO

El gi­gan­te ae­ro­náu­ti­co Boeing, ya en apu­ros an­tes de la cri­sis, po­drá ac­ce­der a las ayu­das

una ayu­da en for­ma de ava­les pa­ra prés­ta­mos que en algunos casos tam­bién se­rán no re­em­bol­sa­bles. Las ayu­das a las ae­ro­lí­neas se ele­van a 58.000 mi­llo­nes. Tam­bién las ca­de­nas ho­te­le­ras o em­pre­sas de cru­ce­ros po­drán aco­ger­se a ella.

El Se­na­do ha in­clui­do en el plan de res­ca­te un epí­gra­fe de­di­ca­do a las “com­pa­ñías crí­ti­cas pa­ra el man­te­ni­mien­to de la seguridad na­cio­nal” he­cho a medida del fa­bri­can­te ae­ro­náu­ti­co Boeing, que aca­ba de pe­dir al Gobierno un res­ca­te de 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res. La em­pre­sa se en­fren­ta­ba a se­rias di­fi­cul­ta­des ya an­tes de la cri­sis del coronaviru­s por los pro­ble­mas de seguridad de su 737 MAX. Con la pro­pues­ta pac­ta­da ayer, Boeing ten­drá ac­ce­so a una lí­nea de prés­ta­mos de 17.000 mi­llo­nes.

Tras la ex­pe­rien­cia de los me­ga­res­ca­tes de la re­ce­sión del 2008, se ha pues­to más con­di­cio­nes a las em­pre­sas que se aco­jan a las ayu­das. De­be­rán, por ejem­plo, pro­te­ger el em­pleo, re­nun­ciar a re­com­pras de ac­cio­nes pro­pias du­ran­te la du­ra­ción del cré­di­to y asu­mir lí­mi­tes a los bo­nus a sus eje­cu­ti­vos. La pro­pues­ta de ley im­pi­de aco­ger­se a las ayu­das a las em­pre­sas pro­pie­dad de miem­bros del po­der eje­cu­ti­vo y le­gis­la­ti­vo así co­mo al­tos car­gos del gobierno, in­clui­das sus pa­re­jas e hi­jos, lo que de­ja­rá fue­ra del pa­ra­guas del plan a la Or­ga­ni­za­ción Trump.

El plan pre­vé in­yec­tar 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el sistema de sa­lud y apo­yar a los es­ta­dos y ciu­da­des con otros 150.000 mi­llo­nes. La pro­pues­ta es “te­rri­ble” pa­ra Nue­va York, di­jo su go­ber­na­dor, An­drew Cuo­mo. El re­par­to pre­vé 3.800 pa­ra es­te es­ta­do, epi­cen­tro na­cio­nal de la pan­de­mia, y 1.300 mi­llo­nes pa­ra la ciu­dad de Nue­va York, pe­ro la caí­da de in­gre­sos fis­ca­les pre­vis­ta su­pera los 15.000 mi­llo­nes. El acuer­do de­bía ser vo­ta­do ano­che por el Se­na­do y des­pués pa­sar a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. No está cla­ro cuán­to tiem­po se de­mo­ra­rá es­te pa­so, el último an­tes de que la ley lle­gue al des­pa­cho oval pa­ra que el presidente Do­nald Trump la fir­me.

Aun­que las ci­fras son ba­jas en tér­mi­nos ab­so­lu­tos en re­la­ción a la po­bla­ción del país, el rit­mo de los contagios si­gue en fa­se de ace­le­ra­ción y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud cree que EE.UU. tie­ne po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se en el próximo epi­cen­tro mun­dial de la pan­de­mia. Hay más de 62.000 casos confirmado­s y 869 muertes, la mayor parte concentrad­os en el es­ta­do de Nue­va York aun­que otros, co­mo Lui­sia­na, han da­do la voz de alar­ma.

CRI­SIS SA­NI­TA­RIA Y FIS­CAL

Nue­va York con­si­de­ra in­su­fi­cien­tes las ayu­das pre­vis­tas pa­ra los es­ta­dos y ciu­da­des

BRENDAN SMIALOWSKI / AFP

Más sa­lud. El plan que pre­vé apro­bar el Ca­pi­to­lio con­tem­pla una in­yec­ción de 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el sistema de sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.