La des­pen­sa de Fi­ra se re­par­te en el Ra­val

La Vanguardia - - VIVIR - DA­VID GUE­RRE­RO

Si el coronaviru­s no hu­bie­se apa­re­ci­do, los res­pon­sa­bles de ca­te­ri­ng de Fi­ra de Bar­ce­lo­na es­ta­rían hoy por hoy ajus­tan­do to­do para que no fal­ta­se de na­da en Ali­men­ta­ria, el con­gre­so de ma­yor ta­ma­ño que se ce­le­bra en la ca­pi­tal ca­ta­la­na jun­to al Mo­bi­le.

El apla­za­mien­to de ac­tos y la can­ce­la­ción to­tal de la ac­ti­vi­dad fe­rial du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas han de­ja­do sin uti­li­dad para ellos una gran can­ti­dad de pro­duc­tos con los que se iban a pre­pa­rar los desa­yu­nos y las co­mi­das para mi­les de asis­ten­tes en las co­ci­nas cen­tra­les de Gran Via. Son ese ti­po de co­sas que siempre va bien tener en la des­pen­sa, más aún en tiem­pos de con­fi­na­mien­to. “Le­che, mer­me­la­da... 2.600 ki­los de pro­duc­tos básicos con ca­du­ci­dad a me­ses vis­ta”, enu­me­ra Eduard Ávi­la, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Gas­tro­fi­ra, el de­par­ta­men­to de ca­te­ri­ng de Fi­ra de Bar­ce­lo­na.

Un gru­po de vo­lun­ta­rios de la en­ti­dad Nu­tri­ción sin Fron­te­ras car­ga­ban ayer en fur­go­ne­tas to­dos esos ali­men­tos a los que da­rán una uti­li­dad an­tes de que ca­du­quen. La re­la­ción en­tre es­ta or­ga­ni­za­ción y Fi­ra de Bar­ce­lo­na vie­ne de le­jos. Ha­bi­tual­men­te les ha­cen entrega de los ex­ce­den­tes de pro­duc­tos frescos que so­bran de los con­gre­sos y sa­lo­nes, así co­mo de en­sa­la­das a pun­to para con­su­mir, ga­lle­tas, zu­mos y pas­te­le­ría.

Los des­ti­na­ta­rios tam­bién se­rán los de siempre: co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles que vi­ven en el Ra­val, en in­fra­vi­vien­das o di­rec­ta­men­te en la ca­lle. Los pro­duc­tos ser­vi­rán para aten­der mu­je­res con pro­ble­mas de dro­go­de­pen­den­cia del co­lec­ti­vo Met­zi­ne­res, a los usua­rios del cen­tro de aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria Ba­luard, del cen­tro de re­duc­ción de da­ños Lluís Com­panys y de la fun­da­ción Àm­bit Pre­ven­ció. Son en­ti­da­des que es­tos días se en­cuen­tran con más usua­rios pi­dien­do su ayu­da y que, a la vez, tie­nen me­nos pla­tos ca­lien­tes que nun­ca. Las do­na­cio­nes ha­bi­tua­les de ho­te­les han des­apa­re­ci­do al es­tar ce­rra­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos, y Nu­tri­ción sin Fron­te­ras se ve obli­ga­da a ex­plo­rar nue­vas vías para ga­ran­ti­zar la alimentaci­ón de los más vul­ne­ra­bles.

Nu­tri­ción sin Fron­te­ras dis­tri­bu­ye 2.600 ki­los de pro­duc­tos con los que se iba a co­ci­nar para gran­des sa­lo­nes co­mo Ali­men­ta­ria

XAVIER CERVERA

Per­so­nal de Nu­tri­ción sin Fron­te­ras car­ga los pro­duc­tos re­co­gi­dos en las ins­ta­la­cio­nes fe­ria­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.