La ma­gia de la es­cri­tu­ra

A tra­vés de seis his­to­rias que se leen co­mo una no­ve­la aten­ta a la reali­dad po­lí­ti­ca, Ber­nar­do At­xa­ga rin­de ho­me­na­je a su tie­rra na­tal, el País Vas­co

La Vanguardia - - CULTURA|S - J.A. MA­SO­LI­VER RÓ­DE­NAS

Poe­ta, en­sa­yis­ta y na­rra­dor, Ber­nar­do At­xa­ga na­ció en As­tea­su, Gui­púz­coa, en 1951. Li­cen­cia­do en Eco­nó­mi­cas y en Fi­lo­so­fía, con un com­pro­mi­so éti­co des­de sus años de opo­si­ción al ré­gi­men de Fran­co, y fiel a sus raí­ces, ori­gi­nal­men­te es­cri­be en eus­ke­ra. Su no­ve­la Oba­ba­koak (1988), lle­va­da al ci­ne en el 2005 por Mon­xo Ar­men­dá­riz, cau­só un im­pac­to que no se ha apa­ga­do, sin que ten­ga­mos que me­nos­pre­ciar obras co­mo El hi­jo del acor­deo­nis­ta (2003), Sie­te ca­sas en Fran­cia (2009) y aho­ra la al­ta­men­te re­co­men­da­ble Ca­sas y tum­bas. Se ali­men­ta de la reali­dad y de su pro­pia bio­gra­fía, pe­ro pue­de de­cir­se que es­cri­be con una va­ri­ta má­gi­ca. Y del mis­mo mo­do que al ge­nio del ilu­sio­nis­mo Hou­di­ni no lo co­no­ce­mos co­mo Erik

Weisz, Jo­sé Ira­zu Gar­men­dia se­rá siem­pre pa­ra no­so­tros Ber­nar­do At­xa­ga.

En el epí­lo­go a Ca­sas y tum­bas nos re­ve­la cuá­les son sus tru­cos, de for­ma que el lec­tor asis­te a la trans­for­ma­ción de la reali­dad sin ne­gar­la. Sus ex­pe­rien­cias es­tán siem­pre pre­sen­tes y su ca­pa­ci­dad fa­bu­la­do­ra tie­ne su ori­gen en la tra­di­ción oral de su pue­blo (aquí, en la fic­ción, Ugar­te), es de­cir, un ori­gen po­pu­lar, que, co­mo ocu­rre con la poe­sía, apa­re­ce de for­ma in­vi­si­ble, pe­ro de­ja cons­tan­cia de que se va­le siem­pre de los mis­mos ele­men­tos y los mis­mos mo­ti­vos :“Ani­ma­les,cues­tio­nes de fa­mi­lia–siem­pre con el te­ma del do­ble de por me­dio: dos ami­gos, dos her­ma­nos, ge­me­los…–, pai­sa­jes so­li­ta­rios, mi­nas, in­ge­nie­ros, lu­chas po­lí­ti­cas…”. Lo ex­tra­or­di­na­rio, pues, no nie­ga lo co­ti­diano, sino que lo afir­ma.

Lo frag­men­ta­rio –las seis his­to­rias del li­bro–, gra­cias a las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce en­tre una his­to­ria y otra, se lee asi­mis­mo co­mo una no­ve­la. Apa­re­cen per­so­na­jes o si­tua­cio­nes unas ve­ces cen­tra­les, otras me­ras re­fe­ren­cias, pe­ro que aca­ban re­sul­tan­do fa­mi­lia­res. El punto que los une sue­le ser la amis­tad (Elías y Ma­teo, Ca­lo­co, Cel­so y Do­na­to), el pa­ren­tes­co (los her­ma­nos ge­me­los Mar­tín y Luis) o los ma­tri­mo­nios (Mar­ta y Ju­lián, Mar­tín y Ana). Va­mos vi­vien­do dis­tin­tas si­tua­cio­nes: el ni­ño que no pue­de ha­blar, la pa­sión por los bar­cos, el ja­ba­lí en el ca­nal, la ca­za, con la pre­sen­cia de Fran­co y el prín­ci­pe Juan Car­los en El Pardo, la pa­na­de­ría, la urra­ca, el ac­ci­den­te de co­che, la con­sul­ta de Na­dia con las re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les de su pa­cien­te An­toi­ne, las or­quí­deas, la ni­ña en­fer­ma, Ga­ra­zi, o el ni­ño An­do­ni, am­bos al bor­de de la muer­te, Ugar­te, que re­cuer­da a su pue­blo na­tal, y así un lar­go y tan in­quie­tan­te co­mo ameno y en­tra­ña­ble et­cé­te­ra. Una his­to­ria lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción, por­que pa­re­ce ais­la­da del res­to (lue­go ve­re­mos que no) y por­que es la más cu­rio­sa y has­ta di­ver­ti­da: la de Na­dia, una mu­jer que pe­sa 207 ki­los, una es­pe­cie de Ve­nus de Wi­llen­dorf, que con la ayu­da de su trai­ner irá adel­ga­zan­do has­ta pa­re­cer la Ve­nus de Mal­ta. Y no nos en­con­tra­mos en el País Vas­co, sino en Te­xas.

Si­tua­cio­nes muy dis­tin­tas van acom­pa­ña­das de una se­rie de mo­ti­vos re­cu­rren­tes que aña­den una es­pe­cie de ex­cen­tri­ci­dad.

Las más vi­si­bles son el pa­so de las ho­ras (so­bre to­do An­toi­ne en la con­sul­ta de Na­dia) o los días de la se­ma­na y del mes. Es­tán tam­bién las can­cio­nes, en su ma­yo­ría fran­ce­sas, los de­por­tes, y de ma­ne­ra más im­pac­tan­te, el cie­lo, que, en com­pa­ra­ción, “la tie­rra pa­re­cía un lu­gar ano­dino”. No­ve­la aten­ta a la reali­dad po­lí­ti­ca y ho­me­na­je a su tie­rra, “hay quien se asom­bra de que en el mun­do ru­ral, mu­chas ve­ces ile­tra­do, bri­llen la fi­nu­ra es­pi­ri­tual o la in­te­li­gen­cia”. Pa­ra ellos “su lu­gar es la is­la de los Fan­fa­rro­nes, de in­so­por­ta­ble rui­do”. Y a bue­nen­ten­de­dor… |

Ber­nar­do At­xa­ga Ca­sas y tum­bas AL­FA­GUA­RA. TRA­DUC­CIÓN DEL EUS­KE­RA DE ASUN GARIKANO Y BER­NAR­DO AT­XA­GA. 424 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS. 10,99 E-BOOK

Na­dia pe­sa 207 ki­los, es una Ve­nus de Wi­llen­dorf que con la ayu­da de su ‘trai­ner’ adel­ga­za­rá has­ta pa­re­cer la Ve­nus de Mal­ta

DA­NI DUCH

Jo­sé Ira­zu Gar­men­dia, co­no­ci­do con el seu­dó­ni­mo de Ber­nar­do At­xa­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.