La Vanguardia

Eu­ro­pa y las ‘in­dus­trias de la vi­da’

- Jac­ques At­ta­li J. AT­TA­LI, fun­da­dor del Ban­co Europeo para la Re­cons­truc­ción y el Desa­rro­llo (BERD) Business · Finance · European Politics · Politics · Europe · European Union · France · European Central Bank · European Investment Bank · Bird Box

Es evidente que la Unión Eu­ro­pea no es­tá to­da­vía a la al­tu­ra del desafío que su­po­ne es­ta cri­sis. Y es nor­mal: la salud no es una po­lí­ti­ca co­mún y ca­da sis­te­ma de salud ha si­do de­fi­ni­do por ca­da Es­ta­do miem­bro. El pre­su­pues­to de la Unión es­tá ade­más li­mi­ta­do al 1% del PIB. Y, a pe­sar de con­tar con me­dios tan li­mi­ta­dos, los di­ri­gen­tes ac­tua­les de la Unión en ge­ne­ral y la Co­mi­sión y el Ban­co Cen­tral en par­ti­cu­lar, ha­cen mi­la­gros.

Los go­bier­nos na­cio­na­les ha­cen tam­bién bas­tan­te, pe­ro de ma­ne­ra des­or­de­na­da. Por otro la­do, los más fe­de­ra­lis­tas han des­en­te­rra­do una idea an­ti­gua, los eu­ro­bo­nos, que per­mi­ti­rían se­gún ellos a la Unión Eu­ro­pea ac­ce­der a prés­ta­mos ma­si­vos para sos­te­ner la eco­no­mía de los es­ta­dos miem­bros que pu­die­ran te­ner di­fi­cul­ta­des para ob­te­ner prés­ta­mos a in­te­rés re­du­ci­do.

Es­ta pro­pues­ta ha pro­vo­ca­do, una vez más, una pro­fun­da di­vi­sión en­tre los paí­ses del sur (en­tre los cua­les se ha po­si­cio­na­do tam­bién Fran­cia en es­ta oca­sión) y los de­más, que no es­tán muy por la la­bor de fi­nan­ciar a los es­ta­dos miem­bros me­nos prós­pe­ros. En­tre los más vehe­men­tes se cuen­tan los ale­ma­nes y los ho­lan­de­ses; ya sea para no fa­ci­li­tar­le ar­gu­men­tos a los par­ti­dos po­pu­lis­tas de la opo­si­ción o por­que los po­pu­lis­tas ya for­man par­te de la coa­li­ción de go­bierno.

Es­te de­ba­te ha si­do en reali­dad su­pe­ra­do. Es ne­ce­sa­rio en­ca­rar los re­tos a los que nos en­fren­ta­mos de una ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

En pri­mer lu­gar, la cues­tión ya no es ur­gen­te en ab­so­lu­to: por­que el Ban­co Cen­tral Europeo tie­ne en la ac­tua­li­dad los me­dios y la in­ten­ción de ava­lar la re­duc­ción de la di­fe­ren­cia de los ti­pos de in­te­rés de los bo­nos del Es­ta­do de los paí­ses miem­bros, y por­que los go­bier­nos se es­tán mos­tran­do muy ac­ti­vos a la ho­ra de apo­yar a sus pro­pias em­pre­sas.

Ha lle­ga­do ade­más el mo­men­to de cam­biar el paradigma y de pen­sar en una so­lu­ción com­ple­ta­men­te dis­tin­ta que no se­ría sim­ple­men­te fi­nan­cie­ra sino tam­bién po­lí­ti­ca, en el sen­ti­do más no­ble. Una so­lu­ción que per­mi­ti­ría re­for­zar la unión de to­dos los es­ta­dos miem­bros y tra­tar los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por la in­creí­ble pér­di­da de so­be­ra­nía in­dus­trial y eco­nó­mi­ca de la Unión en los sec­to­res que se han re­ve­la­do clave en la ac­tua­li­dad para mu­chos. Por­que se im­pu­so el man­tra de la com­pe­ten­cia so­bre el de la au­to­no­mía.

Para re­ver­tir la si­tua­ción, la

Unión de­be­ría do­tar­se de una au­tén­ti­ca po­lí­ti­ca in­dus­trial que le per­mi­ta re­cu­pe­rar su au­to­no­mía en esos sec­to­res clave para el mun­do del ma­ña­na, aque­llos que de­no­mino las in­dus­trias de la vi­da: la salud, la ali­men­ta­ción, la hi­gie­ne, el

La UE de­be­ría asu­mir una po­lí­ti­ca in­dus­trial para ser au­tó­no­ma en sec­to­res que sa­cri­fi­có a la com­pe­ten­cia

agua, la vi­vien­da, la tec­no­lo­gía, la ener­gía, la edu­ca­ción, la dis­tri­bu­ción, la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, la se­gu­ri­dad, la in­for­ma­ción y al­gu­nos más.

Para fi­nan­ciar es­ta po­lí­ti­ca, el BEI (Ban­co Europeo de In­ver­sio­nes) emi­ti­ría un em­prés­ti­to ma­si­vo (de un im­por­te ini­cial de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros, por ejem­plo), ava­la­do por la Unión Eu­ro­pea. Y no un co­ro­na­bono, que te­nía por ob­je­ti­vo fi­nan­ciar a cie­gas el con­jun­to de la eco­no­mía, sino un li­fe­bond ,un eu­ro­bono de la vi­da, que po­dría­mos lla­mar tam­bién so­ve­reign bond, que se li­mi­ta­ría a fi­nan­ciar las in­dus­trias de la vi­da (y la re­con­ver­sión ha­cia esos sec­to­res de in­dus­trias me­nos esen­cia­les). Esos re­cur­sos se­rían ges­tio­na­dos si­guien­do el mo­de­lo de lo que aca­ba de ser lle­va­do a ca­bo, a pe­que­ña es­ca­la, para la Eu­ro­pa de la De­fen­sa. Una ins­ti­tu­ción ad hoc de­ter­mi­na­ría las re­glas del re­par­to de las fi­nan­cia­cio­nes en­tre los di­fe­ren­tes paí­ses y em­pre­sas a tra­vés de pro­ce­sos de li­ci­ta­ción, tan la­xos y ma­si­vos co­mo sea po­si­ble. In­clu­so los paí­ses más re­ti­cen­tes a la so­li­da­ri­dad eu­ro­pea sa­tis­fa­rían así sus in­tere­ses egoís­tas. ¿Quién podría que­jar­se? La pu­bli­ca­ción de es­te ar­tícu­lo es fru­to de la co­la­bo­ra­ción con la re­vis­ta ‘Al­ter­na­ti­vas Eco­nó­mi­cas’.

Tra­duc­ción de Car­los Pfretzs­cher

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain