Bai­lar des­pe­ga­dos tras la pan­de­mia

El pá­ni­co al si­da y el con­tac­to ge­ni­tal po­pu­la­ri­zó la lam­ba­da; ¿có­mo se­rá el bai­le en la era de la pan­de­mia?

La Vanguardia - - PORTADA - NUE­VOS ES­TI­LOS

John Tra­vol­ta y Uma Thur­man no se to­ca­ban al bai­lar en Pulp Fic­tion: el si­ca­rio no po­día atre­ver­se a pal­par a la no­via del je­fe, pa­ra él ha­bría si­do aún más pe­li­gro­so que con­traer el co­ro­na­vi­rus. Pe­ro aún así bai­la­ba con ella. Los re­cur­sos de adap­ta­ción y su­per­vi­ven­cia pue­den ser in­fi­ni­tos cuan­do se tra­ta del bai­le. No se­rá el mo­men­to de “bai­lar pe­ga­dos” co­mo an­he­la Ser­gio Dal­ma en su can­ción, pe­ro el Let’s dan­ce de Da­vid Bo­wie ser­vi­ría: “Pon­te los za­pa­tos ro­jos y bai­la el blues que sue­na por la ra­dio”. Jun­tos o se­pa­ra­dos, des­pués de tan­tos me­ses de se­den­ta­ris­mo lo im­por­tan­te es bai­lar.

Es­tá por ver qué in­ven­cio­nes sur­gi­rán en bai­les so­cia­les pa­ra exor­ci­zar la cen­su­ra de con­tac­to fí­si­co que con­lle­va la pan­de­mia. Por el mo­men­to se­gui­mos en pau­sa: las es­tre­llas de la dan­za en­tre­nan en la co­ci­na de ca­sa sin ba­jar la guar­dia ni dar pa­sos atrás en su es­ta­do de for­ma; el tan­go lan­gui­de­ce y sus ar­tis­tas en Ar­gen­ti­na pi­den al go­bierno que les ayu­de, y bueno, la afi­ción a la sar­da­na –lo decíamos el pa­sa­do do­min­go en es­tas pá­gi­nas– se pre­gun­ta si no van a po­der dar­se la mano has­ta que ha­ya una va­cu­na.

Fút­bol sí, bai­le de­por­ti­vo no. Marc May­ral es, a par­te de po­dó­lo­go, bai­la­rín pro­fe­sio­nal de bai­le de­por­ti­vo, al igual que su pa­dre, quien ha ga­na­do tres cam­peo­na­tos mun­dia­les y aho­ra mis­mo es­tá de­ses­pe­ra­do an­te el aban­dono por par­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la: “Aun­que mi pa­re­ja de bai­le es mi mu­jer no nos de­jan la sa­la pa­ra en­tre­nar. Pe­ro en el fút­bol se plan­tean vol­ver a la li­ga”, se la­men­ta. No im­por­ta que se tra­te de un bai­le de­por­ti­vo, lo de bai­lar aga­rra­dos se ha­rá es­pe­rar... es cul­tu­ra. Al igual que en su as­pec­to so­cial: el abue­lo de Marc, tam­bién po­dó­lo­go, es gran afi­cio­na­do. Con 76 años en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les va los sá­ba­dos con su mu­jer a un cen­tro de Sant Quir­ze. Allí se bai­la de to­do, fla­men­co, cha­cha­chá, rue­da cu­ba­na, swing, boo­gie boo­gie... y los la­ti­nos: ba­cha­ta, cum­bia, me­ren­gue. “El bai­le es so­cial, y has­ta que no po­da­mos vol­ver a ha­cer vi­da so­cial no ha­brá bai­le –di­ce Marc–. Es po­si­ble que la gen­te ma­yor ten­ga mie­do, pe­ro du­ra­rá lo que du­re el vi­rus. To­do vol­ve­rá a ser nor­mal, pre­fie­ro mo­rir bai­lan­do que en la ca­ma”.

Re­fle­jo de un tiem­po. “Siem­pre se pien­sa que el bai­le so­cial es co­mo una ex­pre­sión di­rec­ta de la cos­mo­vi­sión del tiem­po al que co­rres­pon­de, pe­ro a me­nu­do re­pre­sen­ta una es­pe­cie de re­vul­si­vo pro­pio de los tiem­pos a a los que per­te­ne­ce”, afir­ma el dra­ma­tur­go y teó­ri­co de la dan­za Roberto Fra­ti­ni. “La lam­ba­da, por ejem­plo, pa­só a la his­to­ria sien­do el pri­mer bai­le pél­vi­co de pa­re­ja e inau­gu­ró una edad pél­vi­ca que es­ta­mos vi­vien­do, y que lle­ga a los bai­les de sa­lón, a los gim­na­sios con el zum­ba fit­ness, etc. La lam­ba­da triun­fó en un pe­rio­do en que la pan­de­mia del sida ha­bía crea­do una suer­te de te­rror al con­tac­to ge­ni­tal. Era co­mo si el bai­le so­cial es­tu­vie­ra re­cu­pe­ran­do en tér­mi­nos sim­bó­li­cos lo que se ha­bía per­di­do en tér­mi­nos se­xua­les y fac­tua­les. Pe­ro no sé si su­ce­de­rá al­go así con la Co­vid”.

“Con la lam­ba­da era co­mo si el bai­le so­cial es­tu­vie­se re­cu­pe­ran­do en lo sim­bó­li­co lo per­di­do en lo se­xual”

¿Po­dría el vi­rus lle­gar a trun­car la co­lum­na ver­te­bral de la his­to­ria de la dan­za que es el pa­so a dos? “Pas de deux sig­ni­fi­ca in­ter­ac­ción fí­si­ca en­tre dos bai­la­ri­nes. Y en mi opi­nión el con­cep­to pas de deux no pue­de cam­biar a raíz del co­ro­na­vi­rus, por­que sin in­ter­ac­ción fí­si­ca en­tre los bai­la­ri­nes no hay pas de deux, es así de sen­ci­llo”, apun­ta Leo So­rri­bes, di­rec­tor jun­to a Elías Garcia del Ba­llet de Ca­ta­lun­ya. “Sin em­bar­go co

mo, al­ter­na­ti­va te­ne­mos el dúo, en el que los sujetos no es­tán obli­ga­dos a in­ter­ac­tuar pa­ra dar lu­gar a la co­reo­gra­fía y en el que tam­po­co han de ser siem­pre dos bai­la­ri­nes. El dúo se­ría el cam­po al­ter­na­ti­vo al pas

de deux, y da­ría pa­ra in­ves­ti­gar. Es don­de más se pue­de crear y cre­cer”, con­clu­ye So­rri­bes, al que pi­lla­mos jus­ta­men­te tra­ba­jan­do en un for­ma­to de cáp­su­las de dan­za pa­ra di­fun­dir el clá­si­co y con­tem­po­rá­neo y for­mar al pú­bli­co de ma­ne­ra ac­ti­va.

El fla­men­co, a sal­vo del vi­rus. “Me ho­rro­ri­za la idea de que el co­ro­na­vi­rus pue­de in­fluir en el ar­te de la dan­za”, di­ce la mu­si­có­lo­ga y pro­fe­so­ra de fla­men­co Bea­triz del Po­zo. Pa­ra ella la dan­za es mo­vi­mien­to, res­pi­ra­ción y tam­bién tac­to. “La dan­za vi­ve del con­tac­to no pue­de exis­tir a tan­ta dis­tan­cia. De­cir que se va a aca­bar el con­tac­to en la dan­za, el bai­lar aga­rra­dos, es equi­va­len­te a de­cir que se va a aca­bar el se­xo”, ad­vier­te. Sin em­bar­go, el fla­men­co, el bai­le que ella en­se­ña en la Es­co­la Lut­hier Dan­sa de Bar­ce­lo­na, es in­di­vi­dua­lis­ta y cuan­do se bai­la en pa­re­ja o en gru­po no re­sul­ta tan fla­men­co. “Es cier­to: lo más fa­mo­so en fla­men­co es la so­leá. So­leá es es­tar so­la al sol, ‘do­lor mío, yo so­la en el mun­do...’ En es­te sen­ti­do el fla­men­co po­dría se­guir bai­lán­do­se. Aún así, la dan­za so­lo pue­de es­pe­rar, no pue­de ha­cer otra co­sa. Las cla­ses de dan­za por internet son muy tris­tes. Yo las ha­go pe­ro es tris­te, por­que la dan­za es com­par­tir en di­rec­to. En to­do ca­so, es­te pro­ble­ma que aho­ra se plan­tea ya em­pe­zó cuan­do nues­tra vi­da se va po­co apo­co dis­tan­cian­do, edul­co­ran­do, ali­ge­ran­do... Lo que va a pa­sar con la dan­za es lo que va a pa­sar con nues­tras vi­das”.

¿Cuán­do em­pe­zó el desa­ga­rra­do?

La pre­gun­ta es cuán­do fue que se la dan­za so­cial se des­pe­gó y pa­só de un bai­le so­cial ba­sa­do en la pa­re­ja a un mo­de­lo más so­lip­sis­ta y de es­ti­lo más li­bre. “To­do es­to em­pie­za en los años cin­cuen­ta y pue­de con­si­de­rar­se pa­ra­le­lo a la con­tra­cul­tu­ra: era di­si­den­te, el in­di­vi­dua­lis­mo con­tra el mo­de­lo mo­ral y eco­nó­mi­co de la fa­mi­lia nu­clear”, ex­pli­ca Fra­ti­ni. La dan­za so­cial de pa­re­ja era una pro­yec­ción de es­te ti­po de mo­de­lo. Na­ce así un nue­vo in­di­vi­dua­lis­mo: el bai­le des­pe­ga­do tie­ne un au­ge en los años se­sen­ta, la dé­ca­da con­tes­ta­ta­ria por de­fi­ni­ción.

“El bai­le des­pe­ga­do –pro­si­gue– se ali­men­ta del mis­mo so­lip­sis­mo, la mis­ma so­le­dad, el ‘yo me doy a luz a mí mis­mo’ que la im­pro­vi­sa­ción dan­cís­ti­ca que es­tá en los orí­ge­nes de la dan­za mo­der­na. Y ello ex­pli­ca que ha­ya ha­bi­do una ex­tra­or­di­na­ria ace­le­ra­ción y di­ver­si­fi­ca­ción del bai­le des­pe­ga­do des­de el mo­men­to en que exis­te, por­que al bai­lar ca­da uno por su cuen­ta la ca­pa­ci­dad de in­ven­ción es­ti­lís­ti­ca se ace­le­ra”.

Des­pe­ga­dos pe­ro no se­pa­ra­dos. Pe­ro lo in­tere­san­te es que no hay que con­fun­dir el bai­lar des­pe­ga­do con el no te­ner con­tac­to. El bai­le de pa­re­ja re­pre­sen­ta una eco­no­mía del con­tac­to. De he­cho se aso­cia a un ri­tual de cor­te­jo por­que re­pre­sen­ta –ya des­de los tiem­pos del vals de­ci­mo­nó­ni­co– una tí­pi­ca to­ma de con­tac­to bur­gués sim­bó­li­ca que pre­ce­de el en­la­ce, el ma­tri­mo­nio... Pe­ro el na­ci­mien­to del bai­le des­pe­ga­do no coin­ci­de de he­cho con una dis­tan­cia de los cuer­pos –aña­de Fra­ti­ni–. Es el ini­cio del groo­ve y la dis­co­te­ca en la que mu­chos cuer­pos bai­lan­do por su cuen­ta com­par­ten un es­pa­cio li­mi­ta­do.

“La dan­za ska o la world dan­ce, en la que se bai­la se­pa­ra­do de los de­más pe­ro pa­ra pro­du­cir una co­li­sión cons­tan­te con los otros cuer­pos, tie­ne su au­ge jus­ta­men­te a me­dia­dos de los 70, cuan­do ya se han reab­sor­bi­do las pro­pias del 68. Y en la es­ce­na punk , que se­rá lue­go la es­ce­na heavy me­tal, es don­de sur­gen es­tos po­gos. Tam­po­co es casual que to­do eso coin­ci­da con el pe­rio­do de má­xi­mo au­ge del tanz thea­ter por un lado y del con­tact im­pro­vi­sa­tion por otro”, pro­si­gue Fra­ti­ni.

Ste­ve Pax­ton re­cu­pe­ra el prin­ci­pio de amor uni­ver­sal del 68 a tra­vés de una dan­za-de­por­te que va­le de te­ra­pia pseu­do­co­mu­ni­ta­ria de un mun­do que no lo­gró ser. En cam­bio Pi­na Bausch lo uti­li­za co­mo em­ble­ma neu­ró­ti­co: el con­tac­to es siem­pre cho­que, cho­que re­pe­ti­do, cho­que eró­ti­co, cho­que neu­ró­ti­co.

“Pe­ro lo que es muy em­ble­má­ti­co es que a par­tir de me­dia­dos de los ochen­ta, la pro­pia Bausch tien­de a ela­bo­rar una uto­pía poé­ti­ca anacró­ni­ca de los bai­les de sa­la. Y les de­di­ca mu­chos es­pec­tácu­los: Ban­do­neon, Kon­takt­hof, Ma­sur­ka fo­go... Es co­mo si bus­ca­ra en el bai­le de sa­la una eco­no­mía lú­di­ca del con­tac­to”.

La frial­dad del club tecno. Los clubs de elec­tro y tecno mues­tran que el bai­le de club­bing se que­da en una zo­na ca­da vez más fría y au­tis­ta, di­ce Fra­ti­ni. Si pien­sas en dis­cos de funky de los 80 se te ocu­rre un lu­gar cá­li­do y su­da­do. Si pien­sas en una dis­co­te­ca tecno pien­sas en un úte­ro so­no­ro he­cho de pul­sa­cio­nes rít­mi­cas don­de la gen­te no va a so­cia­li­zar sino a en­ce­rrar­se en un trip elec­tro­acús­ti­co. Lo que ha­ce que el bai­le se ha­ya sim­pli­fi­ca­do ca­si has­ta con­ver­tir­se en una es­cu­cha so­má­ti­ca. En reali­dad la dis­co­te­ca tecno –mu­cho an­tes de la Co­vid-19– ya era un lu­gar de so­cia­li­za­ción del ais­la­mien­to, un po­co co­mo la red.

“De­cir que se va a aca­bar el bai­lar aga­rra­dos equi­va­le a de­cir que se va a aca­bar el se­xo”

“To­do es­to del bai­lar des­pe­ga­do em­pie­za en los años 50 y pue­de con­si­de­rar­se pa­ra­le­lo a la con­tra­cul­tu­ra”

El na­ci­mien­to del bai­le des­pe­ga­do en la dis­co no coin­ci­de de he­cho con una dis­tan­cia de los cuer­pos

“La disc tecno, mu­cho an­tes de la Co­vid-19, se ha­bía con­ver­ti­do en un lu­gar de so­cia­li­za­ción del ais­la­mien­to”

Pe­ga­dos o des­pe­ga­dos. El na­ci­mien­to del bai­le des­pe­ga­do no coin­ci­de de he­cho con una dis­tan­cia de los cuer­pos. Es el ini­cio del groo­ve y la dis­co­te­ca en la que mu­chos cuer­pos bai­lan­do por su cuen­ta com­par­ten un es­pa­cio li­mi­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.