El Ban­co de España pi­de vi­vien­da pú­bli­ca pa­ra fre­nar el al­qui­ler

El su­per­vi­sor avi­sa que el vi­rus agra­va­rá la si­tua­ción del mercado in­mo­bi­lia­rio

La Vanguardia - - PORTADA - ALI­CIA RO­DRÍ­GUEZ DE PAZ

El Ban­co de Es­pa­ña cree que el mer­ca­do de al­qui­ler de vi­vien­da ha de­ja­do de ser ase­qui­ble pa­ra am­plios seg­men­tos de la po­bla­ción. Y que ese es­ta­do de co­sas se agra­va­rá con la cri­sis del co­ro­na­vi­rus.

Pa­ra ata­jar esa si­tua­ción, el re­gu­la­dor pi­de po­lí­ti­cas pú­bli­cas ac­ti­vas que ayu­den a con­tro­lar los pre­cios, co­mo la pro­mo­ción de un par­que de vi­vien­das pú­bli­cas.

El ac­ce­so a la vi­vien­da se com­pli­ca ca­da vez más pa­ra los jó­ve­nes y las fa­mi­lias con re­cur­sos es­ca­sos. Por ello, el Ban­co de Es­pa­ña de­fien­de que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas in­ter­ven­gan pa­ra pa­liar es­ta si­tua­ción y apues­ten, en­tre otras me­di­das, por in­cre­men­tar el par­que so­cial de­di­ca­do al al­qui­ler co­mo ins­tru­men­to pa­ra com­ba­tir la subida de los pre­cios. Eso sí, el in­for­me re­cuer­da que los re­cur­sos pú­bli­cos son li­mi­ta­dos y de­ben di­ri­gir­se a aten­der a los co­lec­ti­vos más per­ju­di­ca­dos. “El in­cre­men­to es­ta­ble de la ofer­ta de vi­vien­da en al­qui­ler es la fór­mu­la más apro­pia­da pa­ra ata­car de ma­ne­ra per­sis­ten­te las cau­sas que ex­pli­can el in­cre­men­to ex­ce­si­vo de los pre­cios y es más efec­ti­va cuan­do se con­cen­tra en aque­llos seg­men­tos del mer­ca­do con una ma­yor in­su­fi­cien­cia re­la­ti­va de vi­vien­da a pre­cios ase­qui­bles”, re­mar­ca.

Más pi­sos del par­que pú­bli­co pa­ra arren­dar y una re­gu­la­ción que fa­vo­rez­ca que los pro­pie­ta­rios pri­va­dos se de­can­ten por el al­qui­ler de vi­vien­da ha­bi­tual. Por ello, apun­ta que “es­te ti­po de po­lí­ti­cas sue­len ins­tru­men­tar­se a tra­vés de una com­bi­na­ción de es­tí­mu­los al sec­tor pri­va­do pa­ra que es­te fa­ci­li­te un in­cre­men­to pro­gre­si­vo y sos­te­ni­do de la ofer­ta y de pro­vi­sión pú­bli­ca de vi­vien­da de al­qui­ler”. Asi­mis­mo, son ne­ce­sa­rias de­ci­sio­nes que “re­ca­li­bren” los as­pec­tos de la re­gu­la­ción urbanístic­a y del uso del sue­lo que di­fi­cul­tan la dis­po­ni­bi­li­dad de vi­vien­das en de­ter­mi­na­das áreas.

Aun­que el aná­li­sis se cen­tra en la evo­lu­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en­tre el 2014 y el 2019, el su­per­vi­sor ad­mi­te que la si­tua­ción se va a com­pli­car con la con­trac­ción de las ren­tas y la ac­ti­vi­dad cau­sa­da por la lu­cha con­tra la pan­de­mia. “El sus­tan­cial im­pac­to ma­cro­eco­nó­mi­co que ten­drá la cri­sis sa­ni­ta­ria de la Co­vid19 po­dría agra­var tan­to las di­fi­cul­ta­des de ac­ce­si­bi­li­dad a la vi­vien­da co­mo los ries­gos vin­cu­la­dos al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio”, aler­ta el Ban­co de Es­pa­ña, aun­que nie­ga que has­ta aho­ra el sec­tor es­tu­vie­ra so­bre­di­men­sio­na­do o, en ge­ne­ral, so­bre­va­lo­ra­do.

El or­ga­nis­mo que di­ri­ge Pa­blo Her­nán­dez de Cos ha apro­ve­cha­do pa­ra in­sis­tir en que me­di­das co­mo la li­mi­ta­ción del pre­cio de los al­qui­le­res en de­ter­mi­na­das zo­nas –de la que han he­cho ban­de­ra en el Go­bierno los miem­bros de Po­de­mos– tie­ne “efec­tos ad­ver­sos po­ten­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, es­pe­cial­men­te cuan­do los con­tro­les de pre­cios se man­tie­nen du­ran­te pe­río­dos pro­lon­ga­dos”. Así, opi­nan que “los con­tro­les de pre­cios no ata­jan la prin­ci­pal cau­sa sub­ya­cen­te al pro­ble­ma, que es la in­su­fi­cien­cia de la ofer­ta pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da” y pue­den aca­bar ge­ne­ran­do

El or­ga­nis­mo re­cla­ma cen­trar las po­lí­ti­cas en los jó­ve­nes y las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos

Si se pro­lon­gan las me­di­das del Go­bierno, pue­de re­du­cir­se la ofer­ta de pi­sos, ad­vier­te

una re­duc­ción adi­cio­nal de la ofer­ta de vi­vien­da en al­qui­ler en las áreas re­gu­la­das, ade­más de au­men­tar a me­dio pla­zo pre­cio de arren­dar un pi­so en el res­to de las zo­nas. Ade­más, el in­for­me in­di­ca que des­de el año pa­sa­do, Es­pa­ña se ha­lla en­tre las eco­no­mías de la OCDE con una ma­yor du­ra­ción mí­ni­ma de los con­tra­tos –cin­co años si el arren­da­dor es un par­ti­cu­lar y sie­te años si se tra­ta de per­so­nas ju­rí­di­cas– y es­tá en vi­gor un in­cre­men­to má­xi­mo de las ren­tas del al­qui­ler du­ran­te la du­ra­ción de los con­tra­tos, li­ga­do al IPC.

¿Qué ha pa­sa­do en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio des­de que se ini­ció la re­cu­pe­ra­ción, tras la Gran Re­ce­sión? El su­per­vi­sor con­clu­ye que el ac­ce­so a la vi­vien­da se ha he­cho más cues­ta arri­ba aún en los úl­ti­mos años, en es­pe­cial pa­ra los jó­ve­nes y las fa­mi­lias con ren­tas ba­jas, so­bre to­do en zo­nas co­mo las gran­des áreas me­tro­po­li­ta­nas. Con los con­si­guien­tes pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos que com­por­ta, ad­vier­te. Pa­ra mu­chos, el en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes hi­po­te­ca­rias y los ba­jos suel­dos han ce­rra­do prác­ti­ca­men­te la vía de la pro­pie­dad, mien­tras el pre­cio del al­qui­ler ha subido con­si­de­ra­ble­men­te por “un fuer­te re­pun­te de la de­man­da”. En­tre el 2011 y el 2017, la pro­por­ción de ho­ga­res me­no­res de 35 años que de­di­ca­ba más del 30% de su ren­ta al al­qui­ler ha pa­sa­do del 6% al 14%. Mien­tras, los in­qui­li­nos es­pa­ño­les con ren­tas in­fe­rio­res a la me­dia­na de­di­can por lo ge­ne­ral un ma­yor por­cen­ta­je de su ren­ta al al­qui­ler que los de Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia.

En cuan­to a la cri­sis de la Co­vid-19, el Ban­co de Es­pa­ña cree que un sec­tor in­mo­bi­lia­rio más equi­li­bra­do que en la an­te­rior re­ce­sión mi­ti­ga­rá el im­pac­to al que se en­fren­ta el la­dri­llo. A ren­glón se­gui­do, ha­ce re­fe­ren­cia a las me­di­das de co­ber­tu­ra so­cial apro­ba­das en las úl­ti­mas se­ma­nas por el Go­bierno “pa­ra ali­viar la pre­sión fi­nan­cie­ra de los seg­men­tos más vul­ne­ra­bles”, y con­clu­ye que pue­den te­ner un efec­to po­si­ti­vo a cor­to pla­zo. Pe­ro re­co­no­ce “ma­yor in­cer­ti­dum­bre” al juz­gar la efi­ca­cia en un ho­ri­zon­te tem­po­ral más pro­lon­ga­do, y pre­vie­ne con­tra el pe­li­gro de que se ge­ne­ren dis­tor­sio­nes en el mer­ca­do del al­qui­ler “que aca­ben mer­man­do su se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”. En ese ca­so, des­ta­ca la po­si­bi­li­dad de des­in­cen­ti­var un in­cre­men­to de la ofer­ta, con­si­de­ra­do cla­ve por el or­ga­nis­mo su­per­vi­sor a lo lar­go de to­do su aná­li­sis.

So­bre el ries­go cre­di­ti­cio en el sis­te­ma ban­ca­rio, el in­for­me re­co­no­ce que la con­trac­ción eco­nó­mi­ca por las me­di­das pa­ra ata­jar el vi­rus in­ci­di­rán “sin du­da” en los ba­lan­ces. Sin em­bar­go, el Ban­co de Es­pa­ña es­pe­ra que pre­ci­sa­men­te la re­duc­ción en los úl­ti­mos años de hi­po­te­cas con­ce­di­das a clien­tes con una sol­ven­cia cues­tio­na­ble ayu­de a li­mi­tar “los po­si­bles efec­tos am­pli­fi­ca­do­res de es­ta per­tur­ba­ción so­bre el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y la eco­no­mía en su con­jun­to”. A fi­na­les del 2019, re­mar­ca, el ries­go cre­di­ti­cio era la mi­tad del re­gis­tra­do en el 2004 y diez ve­ces in­fe­rior al del pi­co del 2007.

El in­for­me pi­de tam­bién una re­gu­la­ción que fa­vo­rez­ca que los pro­pie­ta­rios pri­va­dos se de­can­ten por el al­qui­ler

XA­VIER CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.