Pa­rís po­ne con­di­cio­nes a Re­nault y le ad­vier­te que “pue­de des­apa­re­cer”

Pre­sión pa­ra no ce­rrar plan­tas, in­ver­tir en tec­no­lo­gía y re­pa­triar ac­ti­vi­da­des

La Vanguardia - - ECONOMÍA - EU­SE­BIO VAL Pa­rís. Co­rres­pon­sal

El Es­ta­do fran­cés, con lar­ga tra­di­ción in­ter­ven­cio­nis­ta, pro­cu­ra que la cri­sis pro­vo­ca­da por la pan­de­mia de la Co­vid-19 no se lle­ve por de­lan­te nin­gún gran em­ble­ma de su fuer­za industrial. El ministro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Bruno Le Mai­re, mar­ti­llea ca­si a dia­rio sus men­sa­jes, una mez­cla de mano ten­di­da y de fuer­te pre­sión. Una de las má­xi­mas prio­ri­da­des es sal­var al gru­po Re­nault, pe­ro con con­di­cio­nes. Le Mai­re avi­só ayer que el co­lo­so au­to­mo­vi­lís­ti­co “pue­de des­apa­re­cer”. Eso se­ría un fias­co na­cio­nal y una ca­tás­tro­fe po­lí­ti­ca que ame­na­za­ría la re­elec­ción de Ma­cron den­tro de dos años.

El ti­tu­lar de Eco­no­mía, un hom­bre al que se atri­bu­yen am­bi­cio­nes más allá de su ac­tual car­go, tie­ne es­tos días un pro­ta­go­nis­mo cons­tan­te. Es uno de los arie­tes del Go­bierno, el en­car­ga­do de anun­ciar medidas pa­ra pa­liar el du­ro im­pac­to eco­nó­mi­co de la pan­de­mia y pa­ra con­ven­cer a la ciu­da­da­nía de que hay una con­ti­nui­dad de po­lí­ti­ca, una cohe­ren­cia, la de ga­ran­ti­zar “la so­be­ra­nía eco­nó­mi­ca de Fran­cia”. Si an­tes de la Co­vid-19 esa era la me­ta, aho­ra se ha re­afir­ma­do aún más an­te las vul­ne­ra­bi­li­da­des que la cri­sis ha pues­to de evi­den­cia y las du­das so­bre la glo­ba­li­za­ción.

Le Mai­re usó dos tri­bu­nas pa­ra pre­sio­nar a Re­nault y de­jar cla­ra an­te la opi­nión pú­bli­ca la es­tra­te­gia del Eje­cu­ti­vo. Dio una en­tre­vis­ta a la emi­so­ra Eu­ro­pe 1 y otra al dia­rio de ma­yor ti­ra­da, Le Fi­ga­ro. El ministro ha­bló co­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co y tam­bién co­mo co­pro­pie­ta­rio in­di­rec­to de Re­nault, pues el Es­ta­do fran­cés si­gue con­tro­lan­do el 15% de las ac­cio­nes.

“Re­nault se jue­ga su su­per­vi­ven­cia”, aler­tó Le Mai­re an­te Le Fi­ga­ro. “Re­nault pue­de des­apa­re­cer, los gran­des cons­truc­to­res in­dus­tria­les pue­den des­apa­re­cer; es ne­ce­sa­rio ser lú­ci­do”, in­sis­tió an­te Eu­ro­pe 1. El ministro, pa­ra­dig­ma del es­ti­lo pul­cro de los al­tos fun­cio­na­rios fran­ce­ses edu­ca­dos en es­cue­las de éli­te, des­li­zó sus ame­na­zas de for­ma sua­ve aun­que fir­me a la vez. “El gru­po (Re­nault) ha pe­di­do al Es­ta­do un prés­ta­mo ga­ran­ti­za­do de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros –re­cor­dó Le Mai­re–. Yo to­da­vía no he fir­ma­do ese prés­ta­mo”. Así con­tes­ta­ba a la pre­gun­ta so­bre las no­ti­cias de que Re­nault po­dría ce­rrar o pro­ce­der a una ra­di­cal re­es­truc­tu­ra­ción de has­ta cua­tro centros de pro­duc­ción en te­rri­to­rio fran­cés, los de Flins, Diep­pe,

Choisy-le-roi y Les Fon­de­ries de Bre­tag­ne, en el con­tex­to de unas medidas de aho­rro por va­lor de 2.000 mi­llo­nes de eu­ros que de­ben ser anun­cia­das el 29 de ma­yo.

La pre­sión de Le Mai­re no fue ex­plí­ci­ta. El Go­bierno sa­be que el cie­rre de al­gu­nas plan­tas re­sul­ta se­gu­ra­men­te inevi­ta­ble a cor­to pla­zo an­te la caí­da de la de­man­da. Pe­ro quie­re com­pen­sar­lo con fuer­tes com­pro­mi­sos de in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas y de re­pa­tria­ción de ac­ti­vi­da­des. Por eso las ayu­das que re­ci­ba Re­nault de­ben que­dar vin­cu­la­das al desa­rro­llo en Fran­cia de las tec­no­lo­gías más avan­za­das, por ejem­plo en los vehícu­los eléc­tri­cos. “La es­tra­te­gia que nos pa­re­ce la bue­na, co­mo Es­ta­do ac­cio­nis­ta, es la de ha­cer de Re­nault uno de los cons­truc­to­res más avan­za­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te del pla­ne­ta, y que es­té en van­guar­dia en el vehícu­lo eléc­tri­co –in­di­có el ministro–. Eso su­po­ne re­or­ga­ni­zar su ca­de­na de pro­duc­ción en

Fran­cia y en el mun­do pa­ra po­der ser más efi­caz”. Le Mai­re fue aún más con­cre­to y pi­dió a Re­nault que se con­vier­ta en ac­cio­nis­ta de la alian­za ya exis­ten­te en­tre Peu­geot y To­tal pa­ra desa­rro­llar ba­te­rías eléc­tri­cas.

Las de­cla­ra­cio­nes de Le Mai­re coin­ci­die­ron con la reaper­tu­ra de la fac­to­ría de Re­nault en San­dou­vi­lle, en el de­par­ta­men­to nor­te­ño de Se­na-ma­rí­ti­mo, un cen­tro que fue ce­rra­do ha­ce unos días por or­den ju­di­cial al con­si­de­rar que las medidas to­ma­das pa­ra evi­tar con­ta­giar­se de la Co­vid-19 no eran ade­cua­das. El tri­bu­nal de El Ha­vre dio la ra­zón en­ton­ces al sin­di­ca­to CGT, mien­tras que otras fuer­zas sin­di­ca­les dis­cre­pa­ban. Tam­bién Le Mai­re cri­ti­có la clau­su­ra. La reaper­tu­ra vol­vió a pro­vo­car di­vi­sión de opi­nio­nes, una po­lé­mi­ca que no ayu­da pa­ra na­da a se­re­nar los áni­mos en Re­nault an­te las di­fí­ci­les de­ci­sio­nes que de­be adop­tar en bre­ve pa­ra so­bre­vi­vir.

“Yo aún no he fir­ma­do es­te cré­di­to de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros”, aler­ta Le Mai­re

Re­abre con po­lé­mi­ca una fac­to­ría ce­rra­da por ries­go de con­ta­gio de la Co­vid-19

LOU BENOIST / AFP

Re­abrió ayer la fac­to­ría de Re­nault en San­dou­vi­lle, ce­rra­da por te­mor al con­ta­gio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.