Los Ma­la­san­gre

No­ve­la La ar­gen­ti­na Ma­ria­na Travacio en­cua­dra su nue­va obra en la tra­di­ción de la na­rra­ti­va del de­sier­to con una fa­mi­lia en­fren­ta­da por una agre­sión y un ase­si­na­to

La Vanguardia - - CULTURA|S - J.A. MASOLIVER RÓ­DE­NAS

Na­ci­da en Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na, en 1967, Ma­ria­na Travacio a los dos años se tras­la­dó con su fa­mi­lia a Saõ Pau­lo, Brasil, don­de es­tu­dió en el Li­ceo Fran­cés. Ac­tual­men­te re­si­de en Bue­nos Ai­res. “Te­nía tres len­guas en la ca­be­za”, y co­mo to­das las per­so­nas con do­mi­nio de len­guas, es­to se re­fle­ja en la es­cri­tu­ra. Tam­bién su for­ma­ción pro­fe­sio­nal la mar­ca pro­fun­da­men­te. Li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía, se ha de­di­ca­do a la cri­mi­no­lo­gía fo­ren­se y es au­to­ra de un Ma­nual de psi­co­lo­gía fo­ren­se (1997). “A mí la lo­cu­ra me con­mue­ve”, ha de­cla­ra­do. Y la lo­cu­ra, la so­le­dad, el cri­men y la ter­nu­ra es­tán en el co­ra­zón de sus li­bros de re­la­tos Co­ti­diano (2015) y Ce­ni­zas de car­na­val (2018), y en la no­ve­la Co­mo si exis­tie­se el per­dón, pu­bli­ca­da en Ar­gen­ti­na en el 2016 y aho­ra re­cu­pe­ra­da por Las

Afue­ras, la mis­ma edi­to­rial que ha re­cu­pe­ra­do muy opor­tu­na­men­te a las tam­bién ar­gen­ti­nas Ma­ga­li Et­che­bar­ne

(Los me­jo­res días) y Mer­ce­des Hal­fon

(El tra­ba­jo de los ojos).

No tie­ne sen­ti­do de­te­ner­me, co­mo sue­lo ha­cer­lo, en la tra­ma por­que, más que nun­ca aquí, “lo im­por­tan­te es có­mo lo con­ta­mos”. En Co­mo si exis­tie­se el per­dón to­do na­ce de una agre­sión y un ase­si­na­to que en­fren­ta­rá a una fa­mi­lia, los Lo­pre­te, y a un gru­po de ami­gos que ayu­da­rán al Tano a ven­gar­se. Son 62 bre­ves ca­pí­tu­los, de una a tres pá­gi­nas, que per­mi­ten una in­só­li­ta in­ten­si­dad y una pro­sa que lee­mos, o es­cu­cha­mos, co­mo una co­lec­ción de poe­mas. Lec­to­ra, en­tre otros, de Bor­ges, con sus fra­ses impactante­s, e inevi­ta­ble­men­te de Bo­la­ño, la ca­rre­ta que lle­va­rá al Tano y a los su­yos a ca­sa de los Ma­la­san­gre, por de­cir­lo con Ver­ga, es una pre­sen­cia que nos ha­ce pen­sar en Los ejes de mi ca­rre­ta, de Atahual­pa Yu­pan­qui; el pai­sa­je tie­ne no po­co de co­mún con el del Gran Ser­ton: Ve­re­das, de Gui­ma­raes Ro­sa; el po­zo que ca­va Juan­cho pa­ra en­te­rrar al Lo­pre­te ase­si­na­do, pre­sen­te en to­da la no­ve­la, nos re­cuer­da los golpes de azue­la en la cons­truc­ción del ataúd en Mien­tras ago­ni­zo, de Faulk­ner, con las re­so­nan­cias bí­bli­cas de mu­chos de los re­pre­sen­tan­tes de la lla­ma­da “épo­ca ai­ra­da” o “ge­ne­ra­ción per­di­da” co­mo He­ming­way, Stein­beck, Dos Pas­sos o Cald­well. Pe­ro la pre­sen­cia más no­ta­ble es la de Juan Rul­fo. Tam­bién pa­re­ce que nos mo­ve­mos en un mun­do fan­tas­ma­gó­ri­co don­de los vi­vos y los muer­tos se con­fun­den.

El desa­rro­llo de la no­ve­la es­tá mar­ca­do por el re­co­rri­do y por el pai­sa­je, den­tro de la tra­di­ción de la na­rra­ti­va del de­sier­to. “A me­di­da que avan­zá­ba­mos el sue­lo se po­nía pe­dre­go­so y la tie­rra em­pe­za­ba a mo­les­tar”; co­mo en el Rul­fo de Nos han da­do la tie­rra, o en otro re­la­to iti­ne­ran­te, Tal­pa, “los ojos me res­ba­la­ban en esa lla­nu­ra in­ter­mi­na­ble” y el vien­to del nor­te “era un vien­to de ca­lor que nos cer­ca­ba des­pa­cio has­ta ins­ta­lar­se co­mo pe­rro ham­brien­to”. Y es­tán tam­bién los efec­tos óp­ti­cos crea­dos por la luz, con “los re­fle­jos blan­cos que la lu­na sol­ta­ba so­bre el ne­gro arro­yo”. Y uno de los as­pec­tos más atrac­ti­vos y ori­gi­na­les de có­mo es­ta no­ve­la oral, que no re­cha­za los co­lo­quia­lis­mos, tie­ne fra­ses de im­pac­tan­te in­ten­si­dad y mu­chas ve­ces sor­pren­den­tes por su au­da­cia, sin que nun­ca es­tén fue­ra de con­tex­to: es una so­la la voz que es­cu­cha­mos.

Den­tro de es­ta no­ve­la de violencia y de muer­te, el Tano, fren­te a uno de los her­ma­nos Lo­pre­te lo­cos –son mu­chos los afec­ta­dos por la lo­cu­ra–, “vi­gi­la­ba que el ca­dá­ver no tu­vie­ra otro ata­que de ira”; “fui­mos vol­vien­do, pa­sos len­tos, a la ca­rre­ta, los ojos arras­trán­do­se por el sue­lo, co­mo si tan­ta muer­te nos hu­bie­ra qui­ta­do las pa­la­bras”. Las pa­la­bras en las que es­tá la ma­gia de es­ta no­ve­la en la que nos per­si­guen “los pa­sos de la muer­te”. |

Ma­ria­na Travacio Co­mo si no exis­tie­se el per­dón LAS AFUE­RAS. 144 PÁ­GI­NAS. 15,95 EU­ROS

Son 62 bre­ves ca­pí­tu­los que per­mi­ten una in­só­li­ta in­ten­si­dad y una pro­sa que lee­mos co­mo una co­lec­ción de poe­mas

ARCHIVO

La au­to­ra ar­gen­ti­na Ma­ria­na Travacio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.