Los paí­ses me­di­te­rrá­neos de la UE vuel­ven a pe­dir cuo­tas de in­mi­gran­tes

Los paí­ses me­di­te­rrá­neos pi­den un re­par­to obli­ga­to­rio de los re­fu­gia­dos

La Vanguardia - - PORTADA - JAU­ME MASDEU Bruselas. Co­rres­pon­sal

La re­for­ma de re­glas so­bre in­mi­gra­ción vuel­ve a di­vi­dir a la UE. Los paí­ses me­di­te­rrá­neos –en­tre ellos, Es­pa­ña– re­cla­man cuo­tas obli­ga­to­rias de re­par­to.

Cuo­tas o no cuo­tas. Es­te es el di­le­ma al que se en­fren­ta la Co­mi­sión Eu­ro­pea mien­tras es­tá ul­ti­man­do su pro­pues­ta pa­ra mo­di­fi­car las re­glas eu­ro­peas so­bre mi­gra­ción que que­da­ron se­ria­men­te to­ca­das por la llegada ma­si­va de re­fu­gia­dos en el 2015. A lo lar­go de es­te mes de ju­nio, el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio pre­sen­ta­rá su re­for­ma del pac­to de Emi­gra­ción y Asi­lo y, ló­gi­ca­men­te, en es­te pe­rio­do pre­vio le llue­ven los do­cu­men­tos de los dis­tin­tos es­ta­dos miem­bros pre­sio­nan­do pa­ra ha­cer va­ler sus plan­tea­mien­tos. Vis­tas las pro­pues­tas, el en­fren­ta­mien­to es­tá ser­vi­do, por­que a la de­man­da de cuo­tas obli­ga­to­rias de los paí­ses del Me­di­te­rrá­neo, res­pon­den con una ne­ga­ti­va ro­tun­da los cen­troeu­ro­peos y el gru­po de Vi­se­gra­do.

Las cuo­tas se­rán un ele­men­to cla­ve de la re­for­ma, co­mo lo fue­ron en el 2015. En aquel mo­men­to, la ini­cia­ti­va del en­ton­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-clau­de Junc­ker, de es­ta­ble­cer unas cuo­tas obli­ga­to­rias de re­par­to triun­fó en la teo­ría, por­que se apro­bó la nor­ma, pe­ro fra­ca­só es­tre­pi­to­sa­men­te en la prác­ti­ca, por­que po­cos paí­ses la cum­plie­ron y al­gu­nos del Es­te, con Hun­gría a la ca­be­za, hi­cie­ron ban­de­ra de su desobe­dien­cia.

Aho­ra, es­to es pre­ci­sa­men­te lo que pi­den Es­pa­ña y cua­tro paí­ses más que es­tán en la pri­me­ra lí­nea de re­cep­ción de mi­gran­tes. “In­tro­du­cla­ra, cir un me­ca­nis­mo de re­ubi­ca­ción obli­ga­to­ria que im­pli­que la dis­tri­bu­ción en­tre to­dos los es­ta­dos miem­bros de to­dos los que en­tren en el te­rri­to­rio de un Es­ta­do miem­bro, in­clui­dos los pro­ce­den­tes de ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to”, di­ce el do­cu­men­to apor­ta­do por Es­pa­ña, Ita­lia, Gre­cia, Chi­pre y Mal­ta al que ha te­ni­do ac­ce­so La Van­guar­dia.

Son las reivin­di­ca­cio­nes de los paí­ses con fronteras ma­rí­ti­mas ex­te­rio­res de la Unión Eu­ro­pea y a los que lle­ga un al­to nú­me­ro de mi­gran­tes hu­yen­do de Áfri­ca, y que pi­den di­fe­ren­ciar en­tre las en­tra­das irre­gu­la­res y las que pro­ce­den de las ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to. “Es­tas lle­ga­das son con­se­cuen­cia del cum­pli­mien­to de una obli­ga­ción ba­jo la ley ma­rí­ti­ma in­ter­na­cio­nal y no el re­sul­ta­do de in­efi­cien­cias en el con­trol de fronteras. En ca­so de pre­sión mi­gra­to­ria des­pro­por­cio­na­da en la fron­te­ra me­di­te­rrá­nea de un Es­ta­do miem­bro, de­be pro­po­ner­se un lu­gar se­gu­ro al­ter­na­ti­vo”, se pi­de en es­ta co­mu­ni­ca­ción fe­cha­da el 4 de ju­nio, que vie­ne a recordar el gran pro­ble­ma del 2015, cuan­do los paí­ses cen­troeu­ro­peos se de­sen­ten­die­ron de las lle­ga­das ma­si­vas, es­pe­cial­men­te a Ita­lia.

Ade­más, los 5 me­di­te­rrá­neos cues­tio­nan otro te­ma po­lé­mi­co, la nor­ma que fi­ja que es el Es­ta­do de la Unión Eu­ro­pea por el que en­tra un re­fu­gia­do quien tie­ne que ha­cer­se car­go de la so­li­ci­tud de asi­lo. Es­te es el prin­ci­pio por el que se ri­ge el con­ve­nio de Du­blín, y que es­tos paí­ses pi­den mo­di­fi­car. “Es ne­ce­sa­rio su­pe­rar el cri­te­rio de la res­pon­sa­bi­li­dad del país de pri­me­ra en­tra­da… du­ran­te años, su apli­ca­ción no ha ase­gu­ra­do un jus­ta dis­tri­bu­ción de la car­ga en­tre los es­ta­dos miem­bros y ha con­cen­tra­do la car­ga en so­lo unos po­cos de ellos”, se­ña­lan, y pro­po­nen sus­ti­tuir­lo por una dis­tri­bu­ción en­tre to­dos los paí­ses.

El cho­que es­tá ser­vi­do. Por­que fren­te a es­tos plan­tea­mien­tos, los paí­ses de Vi­se­gra­do re­cha­zan cual­quier for­ma de re­ubi­ca­ción. “El Go­bierno po­la­co, el Go­bierno del Par­ti­do de la Ley y la Jus­ti­cia, se opo­ne de for­ma cla­ra y ta­jan­te a la re­lo­ca­li­za­ción de in­mi­gran­tes ile­ga­les en nues­tro país. Es­ta es una pos­tu­ra

inequí­vo­ca e in­ne­go­cia­ble”, di­jo el mi­nis­tro po­la­co de In­te­rior, Ma­riusz Ka­mins­ki, ha­blan­do en nom­bre tam­bién de Es­lo­va­quia, Hun­gría y la Re­pú­bli­ca Checa.

Tam­bién lle­gan avi­sos de Aus­tria y Di­na­mar­ca pa­ra evi­tar “po­si­cio­nes que des­pier­ten vie­jos desacuer­dos”, se­gún una car­ta de los res­pon­sa­bles de In­te­rior de es­tos paí­ses ci­ta­da por Po­li­ti­co. Los vie­jos desacuer­dos que se ci­tan no son otros que las cuo­tas obli­ga­to­rias de re­par­to que pa­ra mu­chos de es­tos paí­ses su­po­nen un anate­ma.

Los paí­ses del cen­tro de Eu­ro­pa con­si­de­ran que in­tro­du­cir las cuo­tas obli­ga­to­rias su­po­ne di­fi­cul­tar el acuer­do, al mis­mo tiem­po que alu­den a un su­pues­to efec­to lla­ma­da, y li­mi­tan su so­li­da­ri­dad con los me­di­te­rrá­neos a ayu­das fi­nan­cie­ras y apo­yo téc­ni­co a tra­vés de las agen­cias eu­ro­peas y los pro­pios paí­ses.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Mar­ga­ri­tis Schi­nas, que coor­di­na los te­mas de mi­gra­ción, di­jo en una en­tre­vis­ta con La Van­guar­dia en ma­yo que aho­ra hay más ar­gu­men­tos pa­ra con­ven­cer a los paí­ses rea­cios a aceptar el re­par­to de la car­ga. Se­gún su plan­tea­mien­to, ac­tual­men­te se han me­jo­ra­do las re­la­cio­nes con los paí­ses de ori­gen de la mi­gra­ción y tam­bién se ha re­for­za­do la ges­tión de las fronteras, con lo que ha­bría más mar­gen de ac­tuar pa­ra evi­tar que el es­fuer­zo de con­cen­tre ex­clu­si­va­men­te en los paí­ses don­de lle­gan los mi­gran­tes.

La pri­me­ra res­pues­ta de la Unión Eu­ro­pea fren­te a la llegada ma­si­va de emi­gran­tes en el 2015 fue una de­ci­sión de ca­la­do po­lí­ti­co pe­ro en par­te frus­tra­da. Se de­ci­dió re­lo­ca­li­zar a 160.000 so­li­ci­tan­tes de asi­lo de Ita­lia y Gre­cia ha­cia otros paí­ses eu­ro­peos, pe­ro se cal­cu­la que so­lo 34.000 fue­ron tras­la­da­dos. Fi­nal­men­te, el bál­sa­mo lle­gó en for­ma de un dis­cu­ti­do acuer­do con Tur­quía. Un ejem­plo de li­bro de real­po­li­tik que fre­nó de ma­ne­ra drás­ti­ca la llegada de mi­gran­tes. Pos­te­rior­men­te, en di­ciem­bre del 2017, el en­ton­ces pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, dio por en­te­rra­das las cuo­tas en una car­ta a los je­fes de go­bierno en la que las ca­li­fi­có de “in­efi­ca­ces” y “muy di­vi­si­vas”.

VI­SE­GRA­DO EN CON­TRA “Nos opo­ne­mos a la re­lo­ca­li­za­ción; es una pos­tu­ra inequí­vo­ca, cla­ra e in­ne­go­cia­ble”

CON­VE­NIO DE DU­BLÍN

Los 5 me­di­te­rrá­neos quie­ren cam­biar la res­pon­sa­bi­li­dad del país de pri­me­ra en­tra­da

PRO­PUES­TA DE LA CO­MI­SIÓN Bruselas pre­sen­ta­rá es­te mes su re­for­ma del pac­to de Mi­gra­ción y Asi­lo

DE­MAN­DA ES­PA­ÑO­LA “In­tro­du­cir un me­ca­nis­mo de re­ubi­ca­ción obli­ga­to­ria en­tre to­dos los es­ta­dos”

TOLGA BOZOGLU / EFE

Una mi­gran­te pa­kis­ta­ní en la fron­te­ra en­tre Gre­cia y Tur­quía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.