La Vanguardia

Tres des­ti­nos de mu­jer

No­ve­la his­tó­ri­ca Con una rei­na Isa­bel II ya en el exi­lio, el pre­mia­do li­bro de Her­mi­nia Luque ofre­ce un re­ta­blo de épo­ca que in­ci­de en los per­fi­les fe­me­ni­nos y fe­mi­nis­tas

- Her­mi­nia Luque La rei­na del exi­lio PRE­MIO NA­RRA­TI­VAS HIS­TÓ­RI­CAS 2020. ED­HA­SA. 379 PÁ­GI­NAS. 19,50 EU­ROS Paris · Alfonso XII of Spain · Madrid · Spain · Concepción · Concepción Arenal

CARLES BAR­BA

El XIX es­pa­ñol fue un mo­nu­men­tal avis­pe­ro y un con­ti­nuo to­ma y da­ca de gol­pes y con­tra­gol­pes po­lí­ti­cos. Ahí es­tá mis­ma­men­te el rei­na­do de Isa­bel II, don­de el pul­so del país no tu­vo un res­pi­ro, co­mo bien ha de­mos­tra­do Isa­bel Bur­diel en una re­cien­te bio­gra­fía de La Gor­da. En La rei­na del exi­lio, Her­mi­nia Luque (Gra­na­da, 1964) ha no­ve­la­do a es­ta fi­gu­ra cuan­do, des­te­rra­da en Pa­rís, ha per­di­do ya su co­ro­na y la ci­ñe des­de ha­ce sie­te años su hi­jo Al­fon­so XII, tu­te­la­do –eso sí– por Cá­no­vas. El ta­ble­ro na­cio­nal en cual­quier ca­so si­gue sien­do un vol­cán, y en la cor­te pa­ra­le­la que ro­dea a la de­pues­ta bu­llen las cons­pi­ra­cio­nes y se sus­tan­cian ri­va­li­da­des no me­nos en­co­na­das que en Ma­drid.

El re­la­to arran­ca al ro­jo vi­vo, con cam­bios drás­ti­cos en el palacio pa­ri­sino Ba­si­lews­ki que al­ber­ga al nú­cleo du­ro de los isa­be­li­nos: la rei­na aca­ba de de­fe­nes­trar a Ra­mi­ro de la Puen­te (je­fe de la ca­sa real y al­go más) y se em­pie­za a en­ca­ri­ñar con un re­cién lle­ga­do sa­gas­tino, Ju­lio Uce­da, a quien quie­re to­mar co­mo se­cre­ta­rio (y al­go más). Por lo de­más, en­se­gui­da en­tra­mos en co­no­ci­mien­to del círcu­lo de aris­tó­cra­tas que ro­dea a la ex­mo­nar­ca y que com­po­nen un va­llein­cla­nes­co en­to­ura­ge, tan pin­to­res­co co­mo tro­na­do. Les oí­mos con­ver­sar y co­to­rrear, y a su tras­luz (y, so­bre to­do, a tra­vés de las con­fi­den­cias que la pro­pia Isa­bel II ha­ce a su nue­vo fa­vo­ri­to) van des­ple­gán­do­se pá­gi­nas ocul­tas de su rei­na­do, des­leal­ta­des ig­no­ra­das has­ta en­ton­ces e in­tri­gas de to­da la­ya ur­di­das por car­lis­tas, or­lea­nis­tas y re­pu­bli­ca­nos re­cal­ci­tran­tes. Y aflo­ra tam­bién mu­cho se­cre­to de al­co­ba, que sal­pi­ca en­tre otros de mo­do fla­gran­te a Al­fon­so XII. Aquí hay por cier­to un ma­qui­na­dor es­te­lar, el du­que de Mont­pen­sier (el cu­ña­do de la rei­na), cu­ya red de co­ne­xio­nes –ya lo ve­rá el lec­tor– al­can­za has­ta a los per­so­na­jes más in­sos­pe­cha­dos, y que en­ci­za­ña to­do cuan­to to­ca, y en es­pe­cial a los se­res más pu­ros.

Ya va sien­do ho­ra de de­cir que Her­mi­nia Luque ha in­ser­ta­do den­tro del re­la­to so­bre aque­lla cor­te de ope­re­ta otro re­la­to de sa­bor muy ma­dri­le­ño y po­pu­lar, el en­vés de tan­to bri­llo y fa­tui­dad, la his­to­ria os­cu­ra y du­rí­si­ma de una po­bre hi­ja na­tu­ral que va ro­dan­do de or­fa­na­tos a in­fra­tra­ba­jos en co­mer­cios in­mun­dos, y que, por una carambola afor­tu­na­da, al fi­nal aca­ba en­gro­san­do pre­ci­sa­men­te la ser­vi­dum­bre que atiende a Isa­bel II en su do­ra­do os­tra­cis­mo. Oti­lia –tal es su úl­ti­mo nom­bre– ofi­cia de da­ma de com­pa­ñía de su ma­jes­tad, y so­bre to­do de lec­to­ra, en­tre­te­nién­do­la con Fer­nán Ca­ba­lle­ro o con Du­mas. La dic­ken­sia­na odi­sea de es­ta po­bre mu­cha­cha cria­da en las más ba­jas es­fe­ras de la so­cie­dad ma­tri­ten­se –y que in­clu­ye una tem­po­ra­da en la tre­na por in­jus­tas acu­sa­cio­nes– co­rre pa­ra­le­la con las ca­ri­ca­tu­res­cas vi­ñe­tas del palacio Ba­si­lews­ki, y van con­for­man­do el re­tra­to de una de las tan­tas hu­mi­lla­das y ofen­di­das de la dis­cri­mi­na­to­ria Es­pa­ña de­ci­mo­nó­ni­ca, una jo­ven que va co­bran­do con­cien­cia de su dig­ni­dad, y que al so­cai­re de in­fluen­cias co­mo la Par­do o Con­cep­ción Are­nal, lle­ga a con­quis­tar una exis­ten­cia eman­ci­pa­da.

Gas­ta en fin Her­mi­nia Luque en es­ta no­ve­la de épo­ca un cas­te­llano con mu­cho gra­ce­jo cas­ti­zo, y ello es pa­ten­te en la voz de Isa­bel II, di­cha­ra­che­ra por na­tu­ra­le­za y cu­ya per­so­na­li­dad pre­sen­ta ma­ti­ces muy ri­cos y le­jos del es­te­reo­ti­po di­vul­ga­do. Tan par­lan­chi­na es la rei­na co­mo se­cre­ta re­sul­ta Oti­lia, y en es­ta dua­li­dad la na­rra­ción cifra bue­na par­te de su car­ga sim­bó­li­ca. Son dos des­ti­nos de mu­jer, el uno caí­do del cie­lo y malogrado por la mi­so­gi­nia del si­glo; y el otro mol­dea­do en la más ás­pe­ra tie­rra y lar­ván­do­se un fu­tu­ro a fuer­za de sa­cri­fi­cios. En­tre es­tas dos sin­gla­du­ras tan dis­tin­tas, la au­to­ra tie­ne el acier­to de in­tro­du­cir una ter­ce­ra, la de Ele­na Sanz, la can­tan­te de ópe­ra in­ter­na­cio­nal que dio a Al­fon­so XII dos hi­jos y que en el pre­sen­te re­la­to es­tá tra­ta­da con neto per­fil fe­mi­nis­ta. Lle­na de ca­rác­ter y arro­jo, ayu­da a Oti­lia a sa­lir del arro­yo, y con la con­ni­ven­cia de la rei­na des­te­rra­da, da a co­no­cer al jo­ven rey de Es­pa­ña las mie­les­del­ver­da­de­roa­mor. |

 ?? XA­VIER CERVERA ?? La es­cri­to­ra Her­mi­nia Luque, ga­na­do­ra del ul­ti­mo pre­mio Ed­ha­sa
XA­VIER CERVERA La es­cri­to­ra Her­mi­nia Luque, ga­na­do­ra del ul­ti­mo pre­mio Ed­ha­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain