Lí­neas de luz en la os­cu­ri­dad

Juan Es­cu­de­ro pre­sen­ta en Pig­ment Ga­llery su obra grá­fi­ca re­cien­te; Ba­ró d’evel si­gue sor­pren­dien­do

La Vanguardia - - CULTURA - JUAN BUFILL

Juan Es­cu­de­ro (Bil­bao, 1966) pre­sen­ta en Pig­ment Ga­llery su obra grá­fi­ca re­cien­te –tre­ce agua­fuer­tes ex­ce­len­tes– en re­la­ción con una es­plén­di­da se­lec­ción de sus di­bu­jos y pin­tu­ras so­bre pa­pel rea­li­za­dos en­tre 2012 y 2020. La mues­tra se ti­tu­la Dis­con­ti­nui­dad y es tan re­co­men­da­ble co­mo la que pre­sen­tó en la pri­ma­ve­ra de 2017 en la ga­le­ría Est­her Mon­to­riol, con el tí­tu­lo Lí­nea de tiem­po. Aque­lla fue la pri­me­ra gran ex­po­si­ción in­di­vi­dual pre­sen­ta­da por es­te ar­tis­ta en Bar­ce­lo­na, ciu­dad don­de re­si­de.

Lí­nea de tiem­po era un buen tí­tu­lo, pues en la obra de Juan Es­cu­de­ro se da siem­pre un fac­tor tem­po­ral, que se ex­pre­sa me­dian­te un des­plie­gue de lí­neas en el es­pa­cio. Ca­si to­das sus obras se po­drían de­fi­nir co­mo adi­cio­nes de tra­zos li­nea­les irre­gu­la­res y con­ti­guos, que con­fi­gu­ran pai­sa­jes tem­po­ra­les, ex­ten­sos o frag­men­ta­rios, a la vez que mues­tran el pro­ce­so gra­dual de rea­li­za­ción del cua­dro. El tiem­po adop­ta así la for­ma de un es­pa­cio atra­ve­sa­do o sur­ca­do por una su­ma de tra­zos su­ce­si­vos. Y el as­pec­to de esos pai­sa­jes pue­de ser oro­grá­fi­co, acuá­ti­co, or­gá­ni­co, de­sér­ti­co, o de geo­me­tría ro­ta, o tam­bién de pul­sa­ción hu­ma­na o de tem­blor in­de­fi­ni­do. Pe­ro en cual­quier ca­so tie­nen un ca­rác­ter me­di­ta­ti­vo, co­mo las lí­neas de are­na en los jar­di­nes zen de Kio­to.

Las for­mas de es­tos cua­dros con­ci­lian no­cio­nes y mé­to­dos opues­tos, que otorgan una ri­que­za plás­ti­ca y poé­ti­ca es­pe­cial­men­te va­lio­sa en un con­tex­to minimalist­a. Es­cu­de­ro lo­gra que la pre­ci­sión y el azar tra­ba­jen en un mis­mo sen­ti­do y se com­ple­men­ten. En su obra, la com­bi­na­ción de dis­ci­pli­na e in­dis­ci­pli­na pro­du­ce ac­ci­den­tes que en­ri­que­cen el pro­yec­to, co­mo su­ce­de en las me­jo­res pie­zas mu­si­ca­les de

King Crim­son, cu­yo líder –Ro­bert Fripp– em­plea­ba pre­ci­sa­men­te es­tos tér­mi­nos (dis­ci­pli­na más in­dis­ci­pli­na) en un sen­ti­do com­ple­men­ta­rio. La obra plás­ti­ca de Es­cu­de­ro su­gie­re equi­va­len­cias mu­si­ca­les. Po­see una di­men­sión pa­ra­mu­si­cal re­la­cio­na­da con cier­tas pie­zas pos­mi­ni­ma­lis­tas que desa­rro­llan va­ria­cio­nes a par­tir de un re­du­ci­do re­per­to­rio de for­mas, to­nos y ele­men­tos. Las va­ria­cio­nes de Es­cu­de­ro guar­dan re­la­ción con las de Dis­creet Mu­sic, la com­po­gro, si­ción minimalist­a de Brian Eno. Cu­rio­sa­men­te, la mues­tra de Es­cu­de­ro del 2017 coin­ci­dió con la de Eno en Bar­ce­lo­na, y ahí fui­mos a coin­ci­dir los tres, en la te­rra­za del cen­tro Arts San­ta Mò­ni­ca, ha­blan­do so­bre al­gu­nas equi­va­len­cias de las dis­tin­tas ar­tes.

La mu­si­ca­li­dad de los pai­sa­jes de lí­neas de Es­cu­de­ro es por su­pues­to vi­sual, y en sus cua­dros apa­re­ce en for­ma de re­pe­ti­cio­nes y va­ria­cio­nes de tra­zos ca­si pa­ra­le­los, pe­ro irre­gu­la­res y frac­ta­les. Los pai­sa­jes apa­re­cen co­mo una su­ma de las hue­llas de sus ges­tos. Y el ca­rác­ter pa­re­ce dis­tin­to se­gún se tra­te de lí­neas ne­gras so­bre fon­do cla­ro o bien de lí­neas blan­cas so­bre fon­do neo de co­lor os­cu­ro (azul, ver­de, ro­jo). Las lí­neas os­cu­ras de­fi­nen lu­ga­res fí­si­cos, pe­ro los tra­zos y ges­tos blan­cos so­bre ne­gro pa­re­cen ilu­mi­nar un pai­sa­je que pre­via­men­te era os­cu­ro.

La se­lec­ción que pre­sen­ta Pig­ment Ga­llery in­clu­ye una obra ti­tu­la­da co­mo el ál­bum de Joy Di­vi­sion Unk­nown Plea­su­res . Es una ma­ra­vi­lla que me­re­ce­ría es­tar en cual­quie­ra de los me­jo­res mu­seos de ar­te con­tem­po­rá­neo del mun­do, pre­fe­ri­ble­men­te en Bar­ce­lo­na o en Bil­bao. (Ex­po­si­ción has­ta el 15 de sep­tiem­bre, agos­to ce­rra­do).

Ba­ró d’evel. No es fre­cuen­te que los me­jo­res lo­gros ar­tís­ti­cos y li­te­ra­rios ob­ten­gan a su de­bi­do tiem­po la aten­ción, di­fu­sión y re­co­no­ci­mien­to que me­re­cen. A me­nu­do los me­jo­res crea­do­res son re­co­no­ci­dos pós­tu­ma­men­te: Bach, Ver­meer, Van Gogh, Juan de la Cruz, Pes­soa, Kaf­ka, etc. Por ello me ale­gra el éxi­to que en los úl­ti­mos me­ses es­tá al­can­zan­do el gru­po tea­tral Ba­ró d’evel, di­ri­gi­do por Blaï Ma­teu Trias y Ca­mi­lle De­co­urt­ye. Al éxi­to de crí­ti­ca y de pú­bli­co se han su­ma­do los pre­mios y el re­co­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que su­po­ne abrir la tem­po­ra­da del Grec en

‘Fa­lai­se’ es una de las obras que me­jor ex­pre­san el es­pí­ri­tu del tiem­po del ini­cio del si­glo XXI

es­te di­fí­cil año, con una pie­za plu­ri­dis­ci­pli­nar ti­tu­la­da A To­car!, que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción mu­si­cal de Re­free y plás­ti­ca de Frederic Amat.

Creo que el es­pec­tácu­lo de Ma­teu y De­co­urt­ye Fa­lai­se (Acan­ti­la­do, 2019) es una de las obras que me­jor ex­pre­sa el es­pí­ri­tu del tiem­po en los dos pri­me­ros de­ce­nios del si­glo XXI, y que es­ta pie­za se­rá re­cor­da­da en el fu­tu­ro co­mo lo son aho­ra unos po­cos es­pec­tácu­los ya mí­ti­cos: Ca­fé Mü­ller, de Pi­na Bausch, Le ciel est noir, de Heu­ra (Isa­bel Ri­bas y com­pa­ñía) y The Mahab­ha­ra­ta, de Pe­ter Brook. A es­te trío aña­di­ré tam­bién otras pie­zas de los años ochen­ta me­nos di­fun­di­das, pe­ro tam­bién me­mo­ra­bles y más cer­ca­nas a la poé­ti­ca y el sen­ti­do del hu­mor su­rrea­lis­ta de Ba­ró d’evel: Zo­tal (1985), de Vit­to­re e Gi­na, La rei­na del caos (1986), de Pe­tit Co­mi­té y di­ver­sos es­pec­tácu­los de Ra­món Co­lo­mi­na con Pe­tit Co­mi­té (Ob­je­to de mi vi­da) y con El Gu­sano Im­pa­si­ble. De­co­urt­ye y Ma­teu son ca­pa­ces de lo­grar un cóc­tel lú­ci­do y ex­tra­or­di­na­rio a par­tir de li­co­res tan di­ver­sos co­mo son Bec­kett y el cir­co, Kan­tor y Zo­tal, Cha­plin y Kea­ton.

.

So­brie­dad. ,de es­te año 2020, pie­za de Juan Es­cu­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.