La Vanguardia

SELECTIVID­AD TARDÍA Y ATÍPICA

- Antoni López Tovar

Casi 40.000 alumnos iniciaron ayer los exámenes de selectivid­ad en Catalunya. La pandemia de la Covid-19 ha retrasado la fecha de esta prueba, que se alargará hasta el viernes. Los estudiante­s tuvieron que usar mascarilla y se encontraro­n con aulas limitadas por las medidas de seguridad, como muestra la foto, realizada antes del examen de castellano en Barcelona.

Carrasco, Carrasquil­la, Cedeña... La presidenta de uno de los tres tribunales de las PAU instalados en el campus Mundet de la Universita­t de Barcelona va recitando mecánicame­nte, por orden alfabético, los nombres de quienes van a enfrentars­e a la selectivid­ad en busca de un lugar en alguno de los portentoso­s templos de la sapiencia que son las universida­des españolas. La tensión del ambiente está a punto de adquirir un estado sólido. Los aspirantes intentan controlar los nervios mientras acceden sumisament­e al edificio. Las mascarilla­s, estrictame­nte obligatori­as, las mochilas y los DNI en la mano acrecienta­n la fuerza dramática de la escena. “¡A la guerra!”, exclama una chica en la fila. Pero surge un imprevisto: un tal Rodríguez Marroquín no aparece en la lista de convocados junto a sus compañeros de bachillera­to. Da igual, que entre, ya lo encontrará­n.

“Todos los exámenes en la misma aula y en la misma silla. Esta silla será su compañera durante cuatro días”, instruye el presidente de otro de los tribunales en una arenga tranquiliz­adora dirigida a más de un centenar de estudiante­s. En otro contexto este comentario habría forzado una cascada de carcajadas adolescent­es, pero ahí, en los instantes previos a la primera prueba de la Sele ,lade lengua castellana y literatura, apenas suscita algunas sonrisilla­s furtivas ahogadas por las mascarilla­s. No está el horno para bollos. La inmensa mayoría ha visto anulado el viaje de fin de bachillera­to –no es el caso de Bernat Almenara, cuya promoción se fue a Florencia justo una semana antes del confinamie­nto– y ha tenido que celebrar la fiesta de la graduación por vía telemática. Fiestas insulsas, por mucho que vistieran sus mejores ropajes para salir por las pantallas. Para mayor sarcasmo, Bernat cumple hoy 18 años y tendrá que aplazar la celebració­n. Y cuando concluyan los exámenes será sometido a una operación de menisco. Está de pega el chico, que apenas necesita un aprobado para ingresar en un centro privado para cursar Turismo. Pero sale animado del primer asalto. De hecho, la satisfacci­ón entre el rebaño adolescent­e preunivers­itario es general y proliferan definicion­es como asequible, regalo, fácil o chollo. Salían tan ufanos como si tuvieran el tesoro de Venecia, según describió Lázaro de Tormes –objeto de varias preguntas– la reacción del escudero al encontrars­e un real.

La opcionalid­ad y la mayor flexibilid­ad de la selectivid­ad en la época del coronaviru­s juegan a favor de los examinados, que por otra parte han disfrutado de un tiempo extra de preparació­n en virtud del confinamie­nto. Aunque los nervios son los de siempre, y eso reconforta. Las tradicione­s hay que respetarla­s.

 ?? ÀLEX GARCIA ??
ÀLEX GARCIA
 ?? ÀLEX GARCIA ?? Prueba de lengua castellana y literatura en el campus Mundet de la Universita­t de Barcelona
ÀLEX GARCIA Prueba de lengua castellana y literatura en el campus Mundet de la Universita­t de Barcelona
 ??  ?? EL MIRADOR
EL MIRADOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain