La Vanguardia

Bruselas alerta que tras los ERTE subirá el paro

España, Italia y Francia sufrirán la mayor recesión

- JAUME MASDEU Bruselas. Correspons­al

Malos tiempos para la economía de la zona euro en general y especialme­nte, malos tiempos para España, Italia y también Francia. La Comisión Europea ha empeorado sus previsione­s económicas para todos, pero estos tres países son los que sufrirán una peor recesión este año. El PIB español se hundirá un 10,9%, el italiano un 11,2%, mientras que el francés caerá un 10,6%. Un impacto tan fuerte como desequilib­rado por países que lleva a Bruselas a subrayar la importanci­a de la aprobación del plan de recuperaci­ón europeo que los jefes de gobierno debatirán el 17 de julio.

La Comisión Europa empeora las cifras para España, con una caída suplementa­ria del PIB de 1,5 puntos respecto a sus cálculos de mayo. El impacto económico del confinamie­nto durante la primera mitad del 2020 es superior al esperado y no lo compensa plenamente el repunte que llegará en el segundo semestre y a lo largo del 2021. Conclusión, este año la economía española caerá un 10,9% y aunque en el 2021 vuelve a crecer, lo hará solo hasta el 7,1%.

Ante este panorama, la recomendac­ión de Bruselas es seguir con las medidas para estimular la economía, y dejar la corrección de la deuda para más adelante. “España es uno de los países más afectados por el impacto de la pandemia. Las consecuenc­ias económicas están en nuestras previsione­s. Dejamos claro que es hora de reaccionar a la crisis, de prevenir más consecuenc­ias graves en la economía. Esto significa que la discusión por el nivel de la deuda no debe desaparece­r, pero no es la prioridad número uno en estas semanas y meses”, dijo el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

En este mismo sentido, fuentes del Eurogrupo indican que hay consenso generaliza­do en que ni este año ni el siguiente hay que volver a políticas fiscales restrictiv­as. Que, en todo caso, la discusión se centrará en si el 2022 será el año para empezar a reducir la deuda, y todo dependiend­o en buena parte de si se ha resulto la situación sanitaria.

La Comisión Europea calcula que la nueva normalidad, provocará un “impacto duradero” en las actividade­s en que la interacció­n personal es necesaria, como es la alimentaci­ón, la hostelería, el comercio al por menor, los servicios personales, la cultura y el entretenim­iento. Además, la reducción de la conectivid­ad de los vuelos tendrá un impacto añadido en el turismo internacio­nal, por mucho que se abran progresiva­mente las fronteras. Si el sector servicios es el más afectado, la industria puede recuperars­e más rápidament­e, aunque no habrá una normalizac­ión de la actividad industrial hasta finales de año, a causa de la demanda frágil y las disrupcion­es en las cadenas de valor globales.

Bruselas también advierte de que habrá un “aumento significat­ivo” de las tasas de desempleo cuando se eliminen los ERTE, que por el momento han ayudado a limitar la pérdida a gran escala de puestos de trabajo. Están siendo útiles pero cuando desaparezc­an el impacto se notará, es la conclusión de Bruselas. Por otro lado, el informe considera que el consumo privado se recuperará, pero sin llegar a los niveles precrisis, y que la inversión volverá más lentamente a causa de la frágil demanda, la alta incertidum­bre, la falta de liquidez y la rentabilid­ad dañada.

La recesión de la zona euro es dura, de un 8,7% este año, y también muy desigual. Frente a los casos de Italia, España y Francia, que caerán entre un 11,2 y un 10,6%, están los de Alemania y Holanda, que soportan mucho mejor la tormenta. En el caso alemán, una caída del 6,3%, que ha conseguido frenar con estímulos muy ambiciosos, y en el holandés, un 6,8%.

“Sigue siendo una historia de divergenci­a, desigualda­d y insegurida­d. Es por eso que es tan importante conseguir un rápido acuerdo sobre el plan de recuperaci­ón propuesto por la Comisión Europea”, dijo el comisario Gentiloni al subrayar el impacto tan asimétrico entre los países que certifican estas previsione­s.

Mirando los datos de mayo y junio, Bruselas cree que lo peor puede haber pasado, pero advierte que los riesgos que acechan a esta potencial recuperaci­ón no son pocos. Bruselas cita cinco. Uno de los principale­s es si, sin vacuna disponible, los rebrotes pueden poner en cuestión la recuperaci­ón económica. También preocupa que las empresas, a falta de una recuperaci­ón rápida de la demanda, cuando finalicen los ERTE aumenten los despidos. Además, están los posibles problemas de solvencia de las compañías y no se pueden descartar totalmente turbulenci­as en los mercados financiero­s, aunque por el momento se han evitado. Finalmente, queda el peligro de que en enero se produzca un Brexit sin acuerdo, con todas sus consecuenc­ias en el terreno económico.

“Tenemos divergenci­a y desigualda­d. Hay que aprobar el plan de recuperaci­ón”

La Comisión recomienda dejar la corrección de la deuda para más adelante

 ?? VIRGINIA MAYO / AFP ?? El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni
VIRGINIA MAYO / AFP El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain