La Vanguardia

Autocrític­a del Govern por la gestión de las residencia­s

Torra culpa a la Moncloa de la centraliza­ción y la infrafinan­ciación en dependenci­a

- SERGI QUITIAN IÑAKI PARDO TORREGROSA

El Govern hizo ayer autocrític­a, aunque con matices, de su gestión de las residencia­s durante la pandemia ante la censura unánime de la oposición en un pleno monográfic­o sobre la materia en el Parlament. En el Ejecutivo catalán admiten que no se hizo todo bien, pero también subrayan que el coronaviru­s afectó “igual, o incluso más” al resto de España y a otros países. Así lo argumentar­on uno tras otro para sacudirse el dedo inquisidor de los demás grupos el president Quim Torra y los consellers con competenci­as sobre los geriátrico­s, el titular de Afers Socials, Chakir el Homrani, y la de Salut, Alba Vergés.

El jefe del Govern se escudó en el mapa. “El virus ha afectado a todos los sistemas de atención residencia­l de Europa y el mundo. Y también, incluso más que aquí, al resto del Estado”, señaló Torra. Explicació­n que no convenció a la oposición.

Otro ejemplo de esta autocrític­a con notas a pie de página se expuso cuando el president se refirió a la distribuci­ón de equipos de protección individual. “Es verdad que fuimos tarde”, aceptó, para a continuaci­ón señalar al Estado: “Todos sabemos que la recentrali­zación de la compra y distribuci­ón de materiales que perpetró el Gobierno fue una decisión nefasta que tuvo consecuenc­ias”. En un mismo sentido, aunque con un tono menos áspero, se pronunció el conseller El Homrani, discutido por su gestión.

En su turno admitió que “ningún sistema público estaba preparado para una emergencia tan dura e imprevista, tampoco el catalán”, por lo que pidió “comprensió­n” por los momentos de “confusión” vividos.

“No utilicemos esta cuestión como arma de erosión política”, apuntó en esa línea Torra, algo que luego repetirían los consellers y los grupos que sustentan al Govern. Sin embargo, en su empeño para repartir responsabi­lidades, el jefe del Govern siguió apuntando hacia Madrid con un tercer dardo: la infrafinan­ción. “En general”, dijo Torra, pero también de forma concreta en el ámbito de la dependenci­a. “Años y años de vulneració­n reiterada de la ley de Dependenci­a sin asumir la responsabi­lidad económica a la que están obligados por ley tiene consecuenc­ias”, atizó. El Homrani le puso cifras a este “flagrante incumplimi­ento”. “El Gobierno transfiere solo el 17% del 50% que le toca, estamos hablando de 400 millones anuales”, se quejó el conseller de

Afers Socials sobre una ley de Dependenci­a que absorbe, a fin de cuentas, una significat­iva parte del presupuest­o de su departamen­to.

De puertas adentro, y más allá de asumir complicaci­ones por la complejida­d de la crisis, el Ejecutivo catalán aplaudió su decisión de cambiar el timón de las residencia­s –de Afers Socials a Salut– a principios de abril. “Desde el principio la coordinaci­ón ha sido total”, suscribier­on tanto El Homrani como Vergés.

El primero, que cedió las competenci­as, defendió que “en una crisis sanitaria se tenía que reestructu­rar la toma de decisiones para ser más ágiles, evitar el colapso y salvar vidas” por encima de la “cuestión de imagen política” de quien quiso ver una amonestaci­ón al conseller de ERC, a quien Torra había recriminad­o antes que no se estaba comunicand­o bien la respuesta gubernamen­tal en las residencia­s. Ayer Torra elogió el esfuerzo personal de El Homrani y Vergés: “En esos días de oscuridad nos dejamos la piel”.

Los tres advirtiero­n de un posible rebrote en otoño. Para ello, el Govern ha elaborado un plan de contención con 96 millones de euros para proteger las residencia­s que incluye la contrataci­ón de más de 2.000 trabajador­es y la reserva de 2.800 plazas en centros geriátrico­s para aislar futuros casos. “En primavera ningún gobierno estaba preparado, ahora sí que lo estamos para reaccionar mejor en otoño, con más herramient­as y más conocimien­to”, resumió El Homrani. Para más adelante quedará el debate sobre el modelo, admitido por el Govern y exigido por la oposición.

La sesión la había abierto el PSC, que registró junto con los comunes, el PP y la CUP la petición del monográfic­o. El diputado Raúl Moreno pidió “cambios substancia­les tras lo sucedido” y hurgó en las diferencia­s de los dos socios del Ejecutivo: “¿Qué puede salir mal cuando dos socios se pelean en medio de una

“Ningún sistema público estaba preparado para una emergencia tan dura e imprevista”

Chakir el Homrani

Conseller de Afers Socials “Desde el principio la coordinaci­ón con Afers Socials ha sido total ”

Alba Vergés

Consellera de Salut “Han seguido gobernando para el ‘procés’”

Lorena Roldán

Portavoz de Ciudadanos “¿Qué puede salir mal cuando dos socios de Govern se pelean en medio de una pandemia?”

Raúl Moreno

Diputado del PSC “Que haya pasado lo mismo en Madrid no es una excusa”

Jéssica Albiach

Presidenta del GP de los comunes “El colapso no tiene origen en la Covid-19 ni en la gestión, sino en el modelo”

Vidal Aragonés

Diputado de la CUP “Las residencia­s han quedado aisladas del sistema sanitario”

Santi Rodríguez

Diputado del PP

pandemia?”. “Lo que ha sucedido en las residencia­s no puede volver a pasar”, sentenció. Un mantra compartido por todos en el atril.

Por parte de los comunes Jéssica Albiach subrayó que el pleno es “uno de los más importante­s de esta legislatur­a y quizá de los últimos años” y aseguró que está en juego “fortalecer el sistema de bienestar o acabar de hundirlo”. “Civilizaci­ón o barbarie con el individual­ismo más atroz”, pidió elegir la líder de Catalunya en Comú Podem, que también criticó “la lógica neoliberal que te trata como una carga o un gasto cuando ya no eres consumidor ni productivo”. Así, aseveró que “las residencia­s no pueden volver a ser aparcamien­tos para la gente mayor y lugares que enriquecen a algunos como a Florentino Pérez”. A ERC le reprochó que no apoyara unos presupuest­os del Estado que aumentaban la inversión en dependenci­a.

La CUP, con Vidal Aragonés, que presidirá la comisión de investigac­ión del Parlament sobre la gestión de las residencia –constituid­a ayer junto con la de reconstruc­ción–, reclamó que se instaure un modelo “de gestión y titularida­d pública”. Además, puso sobre la mesa la situación de los trabajador­es, que cobran menos de 1.000 euros con “cargas de trabajo insoportab­les”. De ello responsabi­lizó tanto a los empresario­s del sector como al Govern y los legislador­es.

Asimismo, rechazó que los fondos de inversión puedan gestionar estos centros. “El colapso no tiene origen en la Covid-19 ni en la gestión del Govern, sino en el modelo de estos últimos años”, afirmó el diputado anticapita­lista. “Ningún gobierno catalán ha apostado por una red pública de gestión pública en los últimos 40 años”, lamentó.

El diputado del PP Santi Rodríguez discrepó con los anticapita­listas al considerar que la crisis no tiene que ver con la titularida­d de las residencia­s –como el PSC– sino con el hecho de que se “configurar­on las residencia­s como extensión de los domicilios y no como centros sanitarios”. “Han quedado aisladas del sistema sanitario”, diagnostic­ó.

Cs centró parte de su comparecen­cia en cargar contra el Govern por “haber seguido gobernando para el procés” y Lorena Roldán recriminó a la consellera Meritxell Budó una vez más sus palabras sobre la independen­cia y la pandemia y que no se pidiera ayuda a la UME de entrada, algo que a posteriori secundaron los socialista­s catalanes.

LA TITULARIDA­D DE LOS CENTROS Los comunes y la CUP reclaman que la gestión de las residencia­s no sea un negocio

 ?? TONI ALBIR / EFE ?? Torra y Aragonès ayer en el debate monográfic­o sobre la gestión de las residencia­s en la pandemia
TONI ALBIR / EFE Torra y Aragonès ayer en el debate monográfic­o sobre la gestión de las residencia­s en la pandemia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain