La Vanguardia

El fi­nal del si­len­cio

El ex­te­so­re­ro de CDC Da­niel Osà­car de­ci­de ha­blar al sen­tir­se aban­do­na­do por los di­ri­gen­tes del par­ti­do

- SAN­TIA­GO TA­RÍN Corruption · Crime · Jordi Pujol i Soley · Democratic Convergence of Catalonia · National Court of Spain · Germà Gordó i Aubarell

En las pe­lí­cu­las bé­li­cas es fre­cuen­te ver co­mo los sol­da­dos lu­chan por res­ca­tar a sus com­pa­ñe­ros he­ri­dos o pri­sio­ne­ros. Na­die que­da atrás, es la fra­se que re­pi­ten. En el mun­do de la co­rrup­ción no pa­sa lo mis­mo: de los im­pli­ca­dos en las cau­sas ju­di­cia­les no se acuer­da na­die. Y es­te es uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les por los que se rom­pe la ley del si­len­cio que im­pe­ra y que fa­vo­re­ce la im­pu­ni­dad de la co­rrup­ción. Es la cau­sa por la que Da­niel Osà­car, ex­te­so­re­ro de CDC, con­de­na­do en el ca­so Pa­lau e impu­tado en otras dos cau­sas, ha que­bra­do su mu­tis­mo.

Da­niel Osà­car tie­ne 85 años. El pa­sa­do mes de abril, el Tri­bu­nal Su­pre­mo le im­pu­so una pe­na de tres años y seis me­ses por el ca­so del Pa­lau de la Mú­si­ca, lo que le obli­gó a in­gre­sar en pri­sión el 25 de ju­nio. Des­de el pa­sa­do sep­tiem­bre es­tá en ter­cer gra­do. Su tra­yec­to­ria en la ex­tin­ta Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya es lar­ga. In­gre­só en el par­ti­do con Pu­jol, con quien tra­tó, y fue miem­bro del con­se­jo nacional. Cuan­do Ar­tur Mas ocu­pó la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do fue de­sig­na­do adjunto a es­te car­go y, al fa­lle­cer re­pen­ti­na­men­te el te­so­re­ro de la for­ma­ción, Car­les To­rrent, el 2005, le pro­pu­sie­ron re­em­pla­zar­lo en es­te co­me­ti­do, a lo que en prin­ci­pio se opu­so, si bien lue­go acep­tó cuan­do el pro­pio Mas le in­sis­tió. En un do­cu­men­to que obra en la cau­sa,

Ar­tur Mas re­co­no­ce que la pro­pues­ta fue su­ya.

Te­so­re­ro de un par­ti­do po­lí­ti­co es hoy en día un em­pleo de al­to ries­go. Los úl­ti­mos que han ocu­pa­do es­ta res­pon­sa­bi­li­dad en el PP han pa­sa­do por los juz­ga­dos, en es­pe­cial Luís Bár­ce­nas. Lo mis­mo ocu­rre con los con­ver­gen­tes. Osà­car y su sus­ti­tu­to, Andreu Vi­lo­ca, tie­nen cau­sas pen­dien­tes. Es cier­to que hay una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal: los po­pu­la­res tie­nen ju­go­sas cuen­tas co­rrien­tes y los de CDC no. Tal vez, en el ca­so de Osà­car, es­to se ex­pli­ca por sus pro­fun­das creen­cias re­li­gio­sas y na­cio­na­lis­tas, y así pen­só que te­nía que asu­mir ta­reas po­co cla­ras.

Osà­car es un cre­yen­te en Dios y en el país, cuen­tan quie­nes le co­no­cen. Pe­ro hay un pun­to de in­fle­xión en su fe po­lí­ti­ca: el ca­so Pa­lau de la Mú­si­ca. La Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na le con­de­nó por­que con­si­de­ró que era res­pon­sa­ble del co­bro de co­mi­sio­nes de CDC a cam­bio de la con­ce­sión de obra pú­bli­ca por me­dio de la ins­ti­tu­ción cul­tu­ral, al no que­dar acre­di­ta­do que car­gos su­pe­rio­res en el par­ti­do par­ti­ci­pa­ran en la operación, un cri­te­rio va­li­da­do pos­te­rior­men­te por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. La pre­gun­ta es si es po­si­ble que unas de­ci­sio­nes de es­te ti­po las pu­die­ra to­mar él.

Du­ran­te el jui­cio, Da­niel Osà­car era un hom­bre tris­te, de mi­ra­da per­di­da, que no pu­do dar ex­pli­ca­cio­nes ra­zo­na­bles a lo ocu­rri­do. Pe­ro pa­ra él lo peor vino tras la con­de­na. En pri­sión com­par­tió cel­da con

Fé­lix Mi­llet, el que pre­si­dió el Pa­lau y con el que mar­có dis­tan­cias du­ran­te las se­sio­nes. Pe­ro na­die del par­ti­do le lla­mó tras la con­de­na, ase­gu­ran sus alle­ga­dos. Y, ade­más, ha te­ni­do que ha­cer­se car­go de las mul­tas que lle­vó apa­re­ja­das la sen­ten­cia y que abo­na a pla­zos de su pro­pio pe­cu­lio. Y, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so, ni un eu­ro fue a pa­rar a su bol­si­llo. Se le mi­ra­ron las cuen­tas y se bus­có su pa­tri­mo­nio y el de su fa­mi­lia. No ha­bía na­da irre­gu­lar. Osà­car sin­tió que le ha­bían de­ja­do atrás, que se ha­bía que­da­do so­lo: un sol­da­do aban­do­na­do.

La cues­tión es que no aca­ba aquí su des­fi­le por los juz­ga­dos. Por el ca­so del 3%, otro asun­to de co­bro de co­mi­sio­nes, fue de­te­ni­do en oc­tu­bre del 2015 y se sen­ta­rá de nue­vo en el ban­qui­llo, y en­ci­ma se ha abier­to una nue­va cau­sa de­ri­va­da de es­ta.

La Au­dien­cia Nacional ini­ció otra in­ves­ti­ga­ción por el blan­queo del di­ne­ro pro­ce­den­te de las co­mi­sio­nes. Un mé­to­do era que los di­ri­gen­tes de la for­ma­ción se pre­sen­ta­ran en el par­ti­do y de­po­si­ta­ran che­ques por, nor­mal­men­te, 3.000 eu­ros que de­cla­ra­ban co­mo do­na­ción, y a cam­bio Osà­car les da­ba la mis­ma can­ti­dad en efec­ti­vo. La sos­pe­cha es que es­te di­ne­ro pro­ce­día de las co­mi­sio­nes, pe­ro de es­ta for­ma apa­re­cía co­mo lí­ci­to. Un sis­te­ma igual al que em­pleó el PP en Va­len­cia y que se co­no­ce co­mo pi­tu­feo.

Des­de el par­ti­do se de­cía que Osà­car era un hom­bre de con­vic­cio­nes y que no di­ría na­da. Pe­ro, al ser ci­ta­do de nue­vo a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­do, Osà­car ya no ha ca­lla­do y ha se­ña­la­do que Ger­mà Gor­dó, que en­ton­ces era ge­ren­te del par­ti­do, fue el im­pul­sor del pro­ce­di­mien­to. Y aña­dió que el par­ti­do es­ta­ba fuer­te­men­te je­rar­qui­za­do, lo que im­pli­ca­ba in­di­rec­ta­men­te que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral y ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Ar­tur Mas de­bía es­tar al tan­to. En el do­cu­men­to alu­di­do an­te­rior­men­te, Ar­tur Mas se­ña­ló que Gor­dó y Osà­car de­pen­dían di­rec­ta­men­te de él, que te­nían com­pe­ten­cias di­fe­ren­tes y que le ren­dían cuen­tas a él, al co­mi­té eje­cu­ti­vo y al con­se­jo nacional del par­ti­do.

Con­ver­gèn­cia es un par­ti­do de­vas­ta­do por la co­rrup­ción, que es una de las cau­sas fun­da­men­ta­les de su des­apa­ri­ción. La for­ma­ción es­tá en con­cur­so de acree­do­res y sus an­ti­guas se­des es­tán em­bar­ga­das por el ca­so del Pa­lau de la Mú­si­ca. Pro­ce­sos ju­di­cia­les co­mo el de la en­ti­dad cul­tu­ral, del 3%, de la for­tu­na de la fa­mi­lia Pu­jol y el del pi­tu­feo han pues­to de ma­ni­fies­to un sis­te­ma irre­gu­lar de fi­nan­cia­ción, de co­bro de co­mi­sio­nes a cam­bio de con­tra­tos pú­bli­cos. Un mé­to­do que pre­ci­sa­ba de una ley del si­len­cio pa­ra fun­cio­nar y que aho­ra Osà­car, el hom­bre dis­cre­to que ges­tio­na­ba las cuen­tas, ha em­pe­za­do a rom­per.

LAS PE­NAS

El ex­te­so­re­ro de CDC es­tá pa­gan­do las mul­tas del ca­so Pa­lau de su pro­pio pe­cu­lio

EL ABANDONO

Los alle­ga­dos a Osà­car di­cen que na­die del par­ti­do le lla­mó tras la con­de­na del Pa­lau

LA DE­SIG­NA­CIÓN

Ar­tur Mas re­co­no­ció que le nom­bró res­pon­sa­ble de las cuen­tas con­ver­gen­tes

 ?? ANDREU DAL­MAU / EFE ?? Da­niel Osà­car, el día en que de­cla­ró por el pi­tu­feo
ANDREU DAL­MAU / EFE Da­niel Osà­car, el día en que de­cla­ró por el pi­tu­feo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain