La Vanguardia

Laporta y otras leyendas en Israel

- Joaquín Luna

Los partidos de veteranos están muy bien siempre y cuando se den algunos de estos supuestos: fiestas patronales de agosto, finalidade­s benéficas del término municipal –un hogar para ancianitos, renovación de la cofradía del pescador jubilado o adquisició­n de una furgoneta para la madre superiora– u homenaje a algún futbolista sin dinero para tabaco.

Sin humos y con la debida modestia, los partidos de veteranos pueden ser muy entretenid­os, al igual que los encuentros entre veraneante­s e indígenas o los choques entre solteros y casados, tan propicios a lesiones, las risas y los arbitrajes nefastos.

Por contra, elevar estos partidos a rango de acontecimi­ento resulta deprimente porque lo último que se espera de una “leyenda” es que se arrastre por el campo, con la curva de la felicidad y la lengua fuera. No son de este parecer los organizado­res del “clásico” de “leyendas” perpetrado anoche en un estadio con público de Tel Aviv, ciudad estupenda para una farra nocturna aunque nadie está sugiriendo que los futbolista­s se hayan apuntado a semejante pachanga por escaquears­e de las vacaciones familiares.

Mientras que Florentino Pérez declinó su asistencia –y eso que no ha hablado mal de todas las leyendas del club, solo de unas cuantas–, el presidente del FC Barcelona se apuntó al bombardeo y a la exhibición sobre las edades del hombre y el paso del tiempo, los antaño llamados partidos de costellada.

Da gusto la vitalidad de Joan Laporta, que también es una leyenda y lo que será como siga tan dinámico, bullicioso y bronceado, de aquí para allá. Hay que ver lo que le gusta viajar al presidente, sobre todo al extranjero que es donde se hacen amigos nuevos y negocios viejos siempre, claro está, pensando en el Barça y sus intereses.

A diferencia de Florentino Pérez, Joan Laporta siempre habla bien de sus futbolista­s y a la que te descuidas les organiza un asado, una despedida de soltero o una pachanga en la playa porque se siente uno más. ¡Y actúa como uno más! Esta cercanía servirá, no tenemos la menor duda, para que los jugadores del Barça, leyenda del mañana, se rebajen los salarios, no se tengan celos y pongan al club por encima de todo, empezando por el dinero, asunto vulgar cuando aquí unos presiden por amor y otros juegan por placer.

A la hora de cerrar esta edición –es un decir– no sabemos muy bien el resultado del clásico ni nos importa mucho, la verdad, salvo el deseo humanitari­o de que no haya lesionados y que el próximo clásico convoquen a Paco Gento y a Eladio, grandes ausentes en los respectivo­s y legendario­s onces iniciales de Barça y Madrid.

El presidente se apunta a un bombardeo y ayer asistió al Barça-madrid de veteranos –sin Gento–

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain