La Vanguardia

“Antes, aquí, la gente construía las casas con sus manos, y todos nos conocíamos”

-

2010. Lo que pasa es que a estas alturas de la historia el horizonte se torna borroso. Y la verdad es que algunas de las valoracion­es del Ayuntamien­to de las viviendas afectadas decepciona­ron a sus propietari­os.

“Que nos expropien de una vez y acabemos con esta historia –dice Katia García, en la puerta del local de la asociación de vecinos, tras un nueva reunión–, pero que nos realojen como es debido, ¡piso por piso!”. A finales de los cincuenta, su padre, oriundo de Cabra del Santo Cristo, construyó junto a su cuñado, mano a mano, el 107 del pasaje. “Entonces la gente se compraba una parcela, construía un edificio y luego vendía los pisos, menos el que se quedaba... Entonces dejaban construir en cualquier sitio”. Y García nació aquí. Este pasaje es el escenario de su infancia. “Era como vivir en un pueblo, pero con el tiempo y sobre todo con las afectacion­es poco a poco todo se echó a perder”.

“Sí –tercia Adela Giráldez, quien también nació en el pasaje–, con las afectacion­es la gente dejó de cuidar los edificios, muchos vendieron sus pisos bajo mano, porque no hay modo de vender un piso afectado, y se marcharon, y llegaron muchos ocupas... y aquella convivenci­a que teníamos pues dejó de ser lo que fue. Ingresamos a mi madre en una residencia, y enseguida metimos a un sobrino en su piso porque aquí si dejas un piso vacío te lo quitan enseguida. Mire, que nos expropien de una vez y terminemos con todo”.

Y es que por aquí abajo pasaba un torrente, dicen muchos vecinos, un torrente que se secó, por eso todo el pasaje se hunde lentamente.

 ??  ?? Muchos de estos pisos fueron construido­s a finales de los cincuenta
Muchos de estos pisos fueron construido­s a finales de los cincuenta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain