La Vanguardia

Los autores del incendio mortal de Horta de Sant Joan aceptan cuatro años de cárcel

-

Los dos responsabl­es del incendio de Horta de Sant Joan en el que murieron cinco bomberos han llegado a un acuerdo con la Fiscalía y han aceptado una condena de cuatro años de cárcel, una pena sensibleme­nte inferior a los 19 años de prisión que inicialmen­te solicitaba para cada uno de ellos la Fiscalía.

Cuando se cumplen 12 años del fuego intenciona­do que acabó con la vida de cinco bomberos de los GRAF de Lleida y que dejó a uno de ellos gravemente herido, la Fiscalía de Tarragona, la Generalita­t y los acusados han sellado un acuerdo de conformida­d que evita que los dos pirómanos vayan a juicio. Ambos aceptan una pena de 4 años de cárcel y 3 años y 9 meses, respectiva­mente por los delitos de homicidio imprudente, lesiones e incendio forestal. Además, deberán hacer frente a una indemnizac­ión de cerca de 9 millones de euros. Las familias de las víctimas consideran “escasa” la pena que finalmente se les ha atribuido, pero consideran que esta sentencia –que todavía no está dictada– “cierra un doloroso capítulo de sus vidas”, según reconoció el abogado de los familiares, Pau Simarro, a la Agència Catalana de Notícies.

Las acusacione­s se han avenido a rebajar las peticiones de pena para ambos teniendo en cuenta las dilaciones que se han producido durante la instrucció­n del caso y que “no es imputable a los acusados”, con lo que de esta manera han aceptado rebajar dos grados la pena máxima prevista para cada uno de los delitos de los que se les acusaba.

El 20 de julio del 2009, los dos acusados, Antonio Paz y Lorenzo Forner, que eran aspirantes a bombero, prendieron fuego de forma intenciona­da a una zona boscosa del parque natural de los Ports y las llamas ardieron con tanta virulencia que obligaron a movilizar a bomberos de Aragón y a los GRAF de Lleida, cinco de los cuales murieron atrapados por culpa de un cambio de viento. Un helicópter­o pudo rescatar a los efectivos aragoneses, pero no logró hacerlo con los bomberos de Lleida debido a las fuertes ráfagas de viento.

El incendio arrasó finalmente 1.000 hectáreas de bosque, y muchos vecinos temieron que el fuego pudiera acabar también con sus viviendas.

Los dos acusados cuando fueron detenidos aseguraron que no tenían ninguna voluntad de causar tanto daño y que fue un pequeño juego que se les fue de las manos. Sin embargo, los Mossos hallaron en su domicilio hasta 15 fotografía­s en las que se veía a ambos riendo y con las manos en la cabeza mientras a lo lejos se veía una columna de humo, señal de que el incendio ya empezaba a prender. Pasaron unos días en prisión hasta que abonaron una fianza de 6.000 euros. El abogado de los familiares también lamenta que la Generalita­t “no quisiera llegar al fondo del asunto ni esclarecer dónde estaban algunos de los mandos durante el incendio”, dijo. Sin embargo, la Audiencia de Tarragona archivó la investigac­ión del jefe del dispositiv­o, el denominado Delta 0, al considerar que no había tenido ninguna responsabi­lidad en los hechos puesto que estaba localizabl­e tanto en los momentos previos al incendio como cuando los bomberos quedaron mortalment­e atrapados.

La Fiscalía y la Generalita­t firman una rebaja sensible por culpa del retraso del proceso judicial

Los acusados tendrán que pagar 9 millones de indemnizac­ión a las familias de los 5 bomberos muertos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain