La Voz de Almería

El okupa moreno del chalecito

- Manuel león Redactor jefe

Es moreno. No se sabe si por el sol que toma de balde en la terraza o por que vino algún día del Senegal. De él se sabe que a veces está acompañado de otros inquilinos gorrones con los que departe por las mañanas mirando al mar latino, fumando un pitillo con el brazo extendido sobre la celosía. Quizá el okupa del chalecito de La Marina se haya comprado una cafetera Nespresso o quizá tome té verde hervido sobre un infiernill­o. Lo que también se sabe es que probableme­nte no pague IBI, ni agua ni basura. El okupa de esa atractiva casa de los años 20, obra de López Rull, no lleva un mes viviendo gratis, no, lleva más de un año, bloqueando un proyecto municipal de recuperaci­ón del edificio como centro, recreativo-marítimo o como merendero; o, por qué no, como pequeño museo de la arquitectu­ra burguesa o de la historia del Zapillo. Es un tipo, al parecer, intocable, como los gases nobles, que un día le pegó una patada a la puerta, echó un colchón en el suelo -quizá haya comprado ya un canapé- y se ha hecho indestruct­ible como Rambo en Vietnam, como aquel otro inquilino gorrón que durante cinco años vivió de gratis en la Casa Siret de Cuevas del Almanzora. De vez en cuando, en la terraza, cuando la gente pasa haciendo footting o bicicleta, se ven sábanas tendidas y algún calzoncill­o secándose al viento. El moreno, sin embargó, no ha reparado ninguno de los cristales rotos. Cómo sobrevivir­á cuando arrecia el Poniente. La gente corriente no entiende muy bien que pasen estas cosas: cómo puede un tipo colarse en una casa ajena y hacerla suya durante meses y meses, hasta que salga un papel de la Ciudad de la Justicia que diga que hay que desalojarl­o. ¿Tendrá abogado que lo defienda? mientras tanto , el okupa moreno es el kalifa de esa casita de color tabaco en el confín de la Almería de Acá que perteneció a la familia de Juan Martínez Herrerías, un veterinari­o cuyos descendien­tes se la vendieron al Ayuntamien­to. Es, además, una casona protegida y fue la Asociación de Amigos del Alcazaba quien más luchó por su superviven­cia, para que ahora un tipo tomé el café de George Clooney en la terraza.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain