«Xa era ho­ra de que fi­xe­ran al­go así»

Una­ni­mi­dad en la pa­ra­da pa­ra ala­bar la me­jo­ra que su­pu­so lle­var el trans­por­te más allá de la es­ta­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - E. EIROA

Vier­nes por la ma­ña­na en los jar­di­nes de Mén­dez Nú­ñez. Se per­ci­be cier­to tra­sie­go de gen­te, so­bre to­do ma­yo­res, ca­mi­nan­do ha­cia o des­de En­tre­jar­di­nes. Flu­jos más o me­nos con­ti­nuos de ca­mi­nan­tes, pe­ro tam­bién de bu­ses por el as­fal­to, y no de los ro­jos, sino de los que lle­gan de fue­ra.

Des­de ha­ce un año En­tre­jar­di­nes se ha con­ver­ti­do en una su­cur­sal de la es­ta­ción de au­to­bu­ses, y su im­pac­to en la mo­vi­li­dad de la ciu­dad no es me­nor. For­ma par­te de las nue­vas pa­ra­das al cen­tro de los bu­ses me­tro­po­li­ta­nos —que tam­bién se de­tie­nen en la Pa­llo­za, pla­za de Ourense y pla­za de Pon­te­ve­dra—, sien­do la más fre­cuen­ta­da de ellas. Por la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril pa­san ca­da año 1,4 mi­llo­nes de via­je­ros. Por las nue­vas pa­ra­das del bus, 1,3 mi­llo­nes, ca­si los mis­mos, aun­que con mu­cho me­nos apa­ra­ta­je.

De he­cho, bas­ta con una línea ama­ri­lla y una am­plia mar­que­si­na. Ba­jo ella se re­fu­gian pre­ven­ti­va­men­te me­dia do­ce­na de per­so­nas de la ame­na­za de llu­via.

«Dis­cul­pen, me gus­ta­ría saber qué les pa­re­ce que el bus lle­gue has­ta aquí en vez de que­dar­se en la es­ta­ción». Hay ab­so­lu­ta una­ni­mi­dad en la res­pues­ta, y en al­gu­na de ellas, ca­si vehe­men­cia pa­ra de­fen­der el cam­bio. «É un­ha ma­ra­bi­lla po­der che­gar até aquí», cuen­ta Ju­lia Es­mo­rís, que es­pe­ra el trans­por­te pú­bli­co pa­ra re­gre­sar a A La­ra­cha, de don­de ha lle­ga­do ho­ras an­tes. El via­je a A Coruña, in­di­ca, lo ha­ce con fre­cuen­cia, el vier­nes, en con­cre­to, pa­ra acu­dir a una con­sul­ta en el Aben­te y La­go. Tam­po­co le im­por­ta que no le de­je en la puer­ta del hos­pi­tal, por­que des­de En­tre­jar­di­nes, in­di­ca, se lle­ga dan­do un pa­seo.

Más se ex­pla­ya so­bre las me­jo­ras que ha su­pues­to el cam­bio de re­co­rri­dos Bal­bi­na Rey, que des­de Pe­ri­llo acu­de con mu­cha fre­cuen­cia a A Coruña. «Xa era ho­ra de que fi­xe­ran al­go así», di­ce re­cor­dan­do el en­go­rro que pa­ra ella su­po­nía te­ner que ir a la es­ta­ción de au­to­bu­ses y ha­cer trans­bor­dos. Re­cuer­da que ade­más de de­te­ner­se en En­tre­jar­di­nes aho­ra exis­te la op­ción de ha­cer­lo en la Pa­llo­za y la pla­za de Pon­te­ve­dra. «Pa­rar no cen­tro es­tá moi ben, non hai quen di­ga o con­tra­rio, me­nos mal que o pu­xe­ron», abun­da, y con­clu­ye: «Is­to é o me­llor que pui­de­ron fa­cer».

A su la­do Jo­sé An­to­nio Arias, que tam­bién re­gre­sa a Pe­ri­llo, se su­ma a las apre­cia­cio­nes po­si­ti­vas so­bre el ser­vi­cio que lle­va un año pres­tán­do­se en la ciu­dad. «Es­tou moi con­ten­to, e si non o co­bra­ran aín­da es­ta­ría máis, ve­ño to­dos os días a vi­si­tar á fa­mi­lia», di­ce con iro­nía.

Fa­ci­li­da­des

Con pa­so rá­pi­do en­fi­la Ma­nuel Pe­rei­ra, a sus 80 años, ha­cia los jar­di­nes tras ba­jar­se del bus que ha­ce la ru­ta des­de Ar­tei­xo. Él se sube a dia­rio en Vi­la­rro­dís, don­de vi­ve, y des­cien­de en En­tre­jar­di­nes pa­ra ha­cer ho­ras des­pués el ca­mino in­ver­so.

«Ve­ño to­dos os días a pa­sear, aquí te­ño os meus amigos, non é na­da com­pli­ca­do, e é máis prác­ti­co pa­ra aquí pa­ra to­do», in­di­ca Pe­rei­ra, sa­tis­fe­cho con la reor­de­na­ción del trans­por­te.

La no­ve­dad que su­pu­so la lle­ga­da de los bu­ses al cen­tro el año pa­sa­do no era, real­men­te, tal no­ve­dad. Los más ve­te­ra­nos re­cor­da­rán que has­ta los años se­ten­ta bu­ses y tro­les lle­ga­ban el cen­tro a dia­rio. Fue en esa dé­ca­da cuan­do se de­ci­dió cons­truir una es­ta­ción de au­to­bu­ses y re­ti­rar esos vehícu­los de las ca­lles, pre­ci­sa­men­te pa­ra no in­ter­fe­rir en un trá­fi­co ca­da vez más in­ten­so.

La es­ta­ción se abrió en el año 1975 en su ubi­ca­ción ac­tual, y aque­lla paz de trá­fi­co que se bus­ca­ba te­nía tam­bién sus da­ños co­la­te­ra­les con lo que su­pon­dría pa­ra los usua­rios te­ner que ha­cer trans­bor­dos a las lí­neas ur­ba­nas. Po­co an­tes de su aper­tu­ra, los obre­ros de Vi­la­boa se que­ja­ban de que el via­je dia­rio, que an­tes pa­ga­ban a sie­te pe­se­tas, se les iba a po­ner en el do­ble de pre­cio pre­ci­sa­men­te por la ne­ce­si­dad de co­ger des­de Cua­tro Ca­mi­nos otros bus pa­ra su des­tino.

Pe­ro la es­ta­ción lle­gó y se que­dó y si­guió fun­cio­nan­do ba­jo la pre­mi­sa del trans­bor­do has­ta el año pa­sa­do. Ló­gi­ca­men­te, quien lle­ga­se des­de O Bur­go o des­de San­ta Cristina se te­nía que ar­mar de pa­cien­cia si op­ta­ba por el trans­por­te pú­bli­co pa­ra al­can­zar el cen­tro de A Coruña. De he­cho, se­gu­ra­men­te se lo­gró ali­viar el trá­fi­co qui­tan­do los bu­ses de las ca­lles, pe­ro en pa­ra­le­lo subió el trán­si­to de co­ches, que per­mi­tían lle­gar mu­cho más rá­pi­do al des­tino ele­gi­do.

Pa­sa­dos 43 años des­de la aper­tu­ra de la es­ta­ción pa­re­ce ha­ber­se de­mos­tra­do, con 350 bu­ses cir­cu­lan­do ca­da día por el cen­tro de la ciu­dad, que las pre­mi­sas que ani­ma­ron la cons­truc­ción de aque­lla in­fraes­truc­tu­ra —des­con­ges­tio­nar el trá­fi­co— es­ta­ban equi­vo­ca­das en lo to­can­te a los me­tro­po­li­ta­nos, por­que no hay más re­ten­cio­nes. Quién sa­be, al fi­nal has­ta es po­si­ble que vuel­van a cir­cu­lar los vie­jos tro­les.

«Ve­ño to­dos os días a pa­sear e ver aos amigos, e pa­rar aquí é máis prác­ti­co que na es­ta­ción» Ma­nuel Pe­rei­ra Usua­rio de Vi­la­rro­dís

«Pa­rar no cen­tro es­tá moi ben, non hai quen di­ga o con­tra­rio, me­nos mal que o pu­xe­ron» Bal­bi­na Rey Usua­ria de Pe­ri­llo

«Es­tou moi con­ten­to, e si non o co­bra­ran, aín­da es­ta­ría máis, ve­ño to­dos os días a vi­si­tar á fa­mi­lia» Jo­sé An­to­nio Arias Usua­rio de Pe­ri­llo

FO­TOS: EDUAR­DO PÉ­REZ

Usua­rios su­bien­do al bus el vier­nes en la pa­ra­da in­ter­ur­ba­na de En­tre­jar­di­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.