Una his­to­ria de amor en un eco­sis­te­ma lleno de co­lor

El Cir­co del Sol pre­sen­ta en el mes de di­ciem­bre en A Co­ru­ña su es­pec­tácu­lo «OVO», en el que unos in­sec­tos se de­ba­ten en­tre el ro­man­ce y la en­vi­dia mien­tras desafían a la ley de la gra­ve­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ESCENA . EL CIRCO DEL SOL -

Cual­quier eco­sis­te­ma pue­de ser per­ver­ti­do por un ele­men­to ex­tra­ño. Has­ta el más bu­có­li­co ve ro­ta su ar­mo­nía por la lle­ga­da de al­go tan apa­ren­te­men­te ino­cuo co­mo un hue­vo. Es el ca­so del mi­cro­mun­do fan­tás­ti­co que nos pro­po­ne el Cir­co del Sol en su es­pec­tácu­lo OVO, que es­tre­na­rá en A Co­ru­ña es­ta na­vi­dad. Una so­cie­dad per­fec­ta, po­bla­da por in­sec­tos lle­nos de co­lor, ve tur­ba­da su paz cuan­do una mos­ca y un hue­vo se cue­lan en su di­cho­sa mo­no­to­nía. Y to­do es­to, cla­ro, desafian­do las le­yes de la gra­ve­dad en­tre tra­pe­cios, pi­rue­tas y con­tor­sio­nes, co­mo man­dan las nor­mas que ri­gen en es­ta com­pa­ñía.

«Es co­mo mi­rar a tra­vés de un mi­cros­co­pio, de ma­ne­ra que se des­cu­bre un nue­vo uni­ver­so mi­núscu­lo, pe­ro vis­to a lo gran­de», ex­pli­ca Gerry Re­gitsch­nig, que in­ter­pre­ta a Más­ter Fli­po, el jefe de es­ta co­mu­ni­dad de bi­chos, y que de­fi­ne es­te es­pec­tácu­lo co­mo «una his­to­ria de amor con un hue­vo en me­dio». El hue­vo de la dis­cor­dia lo trae una mos­ca que ter­mi­na en­ta­blan­do re­la­cio­nes con una ma­ri­qui­ta y des­per­tan­do así los ce­los del jefe del gru­po. Una suer­te de Romeo y Ju­lie­ta en cla­ve en­to­mo­ló­gi­ca don­de pre­do­mi­na el co­lor, y no so­lo en el ves­tua­rio y los de­co­ra­dos: «Hay co­lor in­clu­so en la mú­si­ca, que tie­ne mu­chos to­ques bra­si­le­ños», ase­gu­ra Re­gitsch­nig, aus­tría­co re­si­den­te en Bil­bao que lle­va des­de 1992 tra­ba­jan­do con el Cir­co del Sol.

Pe­ro con­se­guir to­do ese co­lor y es­pec­ta­cu­la­ri­dad re­quie­re una de­di­ca­ción to­tal: «To­das nues­tras ac­tua­cio­nes son muy exi­gen­tes. Es­ta en par­ti­cu­lar tie­ne un nú­me­ro de tra­pe­cio es­pec­ta­cu­lar. Pa­ra eso en­sa­ya­mos y en­tre­na­mos to­dos los días en­tre cin­co y sie­te ho­ras. Es que son mu­chos nú­me­ros den­tro del mis­mo es­pec­tácu­lo. Aquí es­ta­mos to­dos en un estado fí­si­co ex­ce­len­te. Te­ne­mos que cui­dar­nos, in­clu­so en la ali­men­ta­ción», cuen­ta Más­ter Fli­po. Y quien se en­car­ga de cui­dar a los ar­tis­tas en es­te es­pec­tácu­lo es Vic­to­ria Váz­quez, sta­ge má­na­ger de OVO: «Soy la que ad­mi­nis­tra los en­tre­na­mien­tos dia­rios e in­ten­ta agi­li­zar la car­ga de tra­ba­jo que tie­nen du­ran­te el es­pec­tácu­lo de la no­che», cuen­ta des­de Las Ve­gas. Unos cui­da­dos en los que in­ten­tan dar­le a los ar­tis­tas «to­do lo que ne­ce­si­tan pa­ra es­tar en for­ma fí­si­ca y men­tal­men­te. Son gi­ras muy lar­gas, de dos me­ses o dos me­ses y me­dio, y no pue­den ago­tar­se. Tie­nen que es­tar muy pre­pa­ra­dos, in­clu­so men­tal­men­te, por­que no es fá­cil es­tar mo­vién­do­se cons­tan­te­men­te de ciu­dad ca­da se­ma­na. Dor­mir siem­pre en una ca­ma di­fe­ren­te es ago­ta­dor», ex­pli­ca. Eso sí, tan­to es­fuer­zo tie­ne su re­com­pen­sa: «Cuan­do lle­ga la no­che del es­treno y sa­le to­do bien ves que to­do ha me­re­ci­do la pe­na».

Pe­ro la com­ple­ji­dad de un es­pec­tácu­lo de es­tas di­men­sio­nes va mu­cho más allá de lo que se ve en el es­ce­na­rio, tal y co­mo ex­pli­ca la sta­ge má­na­ger: «No hay que coor­di­nar so­lo a los ar­tis­tas, sino tam­bién to­do el apar­ta­do téc­ni­co, por­que el es­ce­na­rio es muy com­ple­jo. Los téc­ni­cos lo mon­tan dos días an­tes de ca­da re­pre­sen­ta­ción pa­ra que los ar­tis­tas pue­dan en­tre­nar allí mis­mo an­tes del es­pec­tácu­lo. Son al­re­de­dor de cin­cuen­ta ar­tis­tas los que se ven so­bre el es­ce­na­rio, pe­ro hay más de cien téc­ni­cos y 23 au­to­bu­ses pa­ra tras­la­dar to­da la in­fra­es­truc­tu­ra del es­pec­tácu­lo. Son más los que no se ven, los que es­tán de­trás del es­ce­na­rio, que los que ve el pú­bli­co». Así lo re­la­ta Vic­to­ria Váz­quez, que co­no­ce bien los en­tre­si­jos y se­cre­tos del Cir­co del Sol, por­que an­tes de dirigir la es­ce­na pa­só por ella: «Em­pe­cé en el 2008 con el Cir­co del Sol co­mo ar­tis­ta, pe­ro ya an­tes era tra­pe­cis­ta. Tra­ba­jé con mi fa­mi­lia en va­rios cir­cos por to­da Eu­ro­pa y EE. UU.. Con el Cir­co del Sol hi­ce show fi­jo, no de gi­ra, y la ex­pe­rien­cia es muy di­fe­ren­te. Es­tu­ve así cin­co años, pe­ro des­pués pa­sé a sta­ge má­na­ger, se­gu­ra­men­te por­que al ha­ber estado en el otro la­do en­tien­do me­jor que na­die las ne­ce­si­da­des de los ar­tis­tas. Co­noz­co muy bien có­mo se can­sa el cuer­po de un tra­pe­cis­ta», ase­gu­ra. Aun­que des­pués, en es­ce­na, to­do des­apa­re­ce y sur­ge la ma­gia.

TEX­TO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.