Adi­vi­na quién to­ca es­ta no­che

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . CONCIERTOS SECRETOS - TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

ace ya un ra­to que la luz ar­ti­fi­cial ilu­mi­na la cén­tri­ca ca­lle To­rrei­ro de A Co­ru­ña; es vier­nes, 26 de oc­tu­bre, no son ni las ocho y me­dia y la no­che es­tá ce­rra­da y ha­ce frío ya. Una pi­ña de gen­te se amon­to­na in­quie­ta, en­co­gi­da —ca­la­da va, ca­la­da vie­ne—, a las puer­tas del Bris­tol, pe­ro aun­que la ins­truc­ción del co­rreo era cla­ra, nú­me­ro 11, no pue­de ser aquí, de­ma­sia­do ob­vio, tre­men­da­men­te de­cep­cio­nan­te por tan mí­ti­co el lo­cal. Y en­ton­ces los co­rri­llos se po­nen en mar­cha, se aden­tran en el por­tal con­se­cu­ti­vo y en­fi­lan es­ca­le­ras arri­ba. Les si­go. 1ºD. Ta­ller de Marieta y Ma­no­lo Cre­ma­lle­ra, ar­tis­tas y ar­te­sa­nos, lu­gar de re­fe­ren­cia en crea­ción de mo­da jo­ven en piel y hoy, tam­bién sa­la de con­cier­tos, es­ce­na­rio del pri­mer So­far ga­lle­go. De Songs From a Room vie­ne el pa­la­bro, que de­sig­na se­sio­nes mu­si­ca­les clan­des­ti­nas, ín­ti­mas, con fe­chas se­ña­la­das, que arran­ca­ron en Lon­dres ha­ce ya diez años y que ate­rri­za­ron en Ma­drid en el 2014 con me­dio mun­do ya con­quis­ta­do. El res­to va a cie­gas: el car­tel y el lu­gar, es­pa­cios ori­gi­na­les —azo­teas, ofi­ci­nas, igle­sias, jar­di­nes in­te­rio­res, dor­mi­to­rios de des­co­no­ci­dos— de los que el pú­bli­co so­lo tie­ne san­to y se­ña ho­ras pre­vias al día en cues­tión. ¿Có­mo? Es­tan­do aten­tos a sus re­des y a su web pa­ra, de­pri­sa, apun­tar­se a las pró­xi­mas ci­tas, don­de quie­ra y cuan­do quie­ra. Lue­go, a es­pe­rar: si hay suer­te, la con­vo­ca­to­ria lle­ga­rá vía email.

En la puer­ta, Ca­ro­li­na son­ríe tra­vie­sa con ner­vios de de­bu­tan­te. Des­do­bla un pa­pel arru­ga­do, re­cla­ma nom­bres y to­ma no­ta: ade­lan­te pues. Den­tro, unas 20 per­so­nas se aco­mo­dan, cu­rio­sas, en­tre má­qui­nas de co­ser, me­tros de te­la en­ro­lla­dos en ro­di­llos ma­yúscu­los y chis­pean­tes ma­ni­quíes. En­tre bam­ba­li­nas, un ti­po con fle­qui­llo, cor­ba­ta y de­por­ti­vas ama­ri­llas dis­po­ne las gui­ta­rras y a dos me­tros otro le co­men­ta a su co­le­ga que le sa­que dis­cre­ta­men­te un fo­to con un apai­sa­do mu­ral de fon­do ali­men­ta­do de co­lo­ri­dos re­cor­tes de te­beos; se­rá el úni­co te­lé­fono, al bol­si­llo tras el clic, que aso­me en to­da la no­che. No ha­brá pan­ta­lla al­gu­na ilu­mi­na­da cuan­do arran­que el es­pec­tácu­lo, na­die sen­ti­rá la ne­ce­si­dad de des­en­fun­dar el mó­vil y po­ner­se a gra­bar, por­que es­tán, en el más li­te­ral sen­ti­do de la pa­la­bra. No ha­brá tam­po­co mur­mu­llos, ni ape­nas mo­vi­mien­to: los cer­ca de 40 asis­ten­tes que fi­nal­men­te aca­ba­rán lle­nan­do el obra­dor co­ru­ñés se acu­rru­ca­rán en el sue­lo aten­tí­si­mos a lo que su­ce­de­rá al fren­te, cuan­do las tres ban­das es­co­gi­das pa­ra la inau­gu­ra­ción —The Oafs, Ma­nei­da y Moun­qup— arran­quen sus res­pec­ti­vas fun­cio­nes. Pe­ro an­tes, dos que se en­cuen­tran, tú por aquí, va­ya, qué sor­pre­sa, y uno se acer­ca a un mos­tra­dor que hoy es ba­rra y pi­de un par de cer­ve­zas bien frías. Sa­ca por pri­me­ra vez la cartera, por­que no se pa­sa por ca­ja a la en­tra­da, na­die po­ne pre­cio al So­far; al fi­nal, pro­ce­sión del ce­pi­llo: quien quie­ra, si quie­re, des­li­za­rá lo que quie­ra en el fon­do de un som­bre­ro que pa­sea Ca­ro­li­na.

Mi­chel —co­mo siem­pre des­pei­na­do, pe­ro hoy to­da­vía más con­ten­to, ca­si his­té­ri­co por­que ade­más coin­ci­de que so­pla ve­las— se pre­sen­ta, ho­la cha­va­les, y pre­sen­ta el te­ma que tan­tos me­ses lle­va mi­man­do: a Afon­so Car­val­hi­do, a Eva Go­mes, a João Dias y a Raul Carvalho, re­cién lle­ga­dos de Via­na do Cas­te­lo; a Nel­son, a Ju­lian a Ja­vier y a Edu, des­de Na­rón; y a la bru­tal Ca­mi­lle Hè­douin. Ha­bla de la dinámica, de la fi­lo­so­fía So­far: con­cier­tos fa­mi­lia­res en es­ce­na­rios úni­cos (con afo­ros va­ria­bles, hoy de 20, ma­ña­na de 300), tres gru­pos y cua­tro can­cio­nes ca­da uno, me­jor si no se pa­re­cen en na­da. Pi­de si­len­cio y aten­ción. Nos in­vi­ta a to­mar asien­to y em­pie­za la fies­ta.

Rit­mos folk y un to­rren­te de voz de mu­jer, per­cu­sión fre­né­ti­ca, di­ver­ti­da, y el des­con­cier­to de un cla­ri­ne­te per­fec­ta­men­te en­ca­ja­do. Una cuer­da de gui­ta­rra ro­ta, una son­ri­sa de la­do y qué bue­na la im­pro­vi­sa­ción. Un te­ma en ex­clu­si­va, tan tí­mi­do, tan má­gi­co. Y el ner­vio elec­tró­ni­co, el mo­vi­mien­to, ra­za pu­ra, so­ni­dos con tex­tu­ra, es­ca­lo­fríos. Vein­te mi­nu­tos y otros vein­te y otros vein­te. Ra­pi­dí­si­mos. Y ya apun­ta­dos en la lis­ta del si­guien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.